Tras Pelé y Romario, Túlio 'Maravilha' alcanza los mil goles
Imagen: Nana Lima | VAVEL.

La incansable búsqueda del milésimo gol, convirtió a Túlio Maravilha en parte viva del folclore futbolístico brasileño. A los 44 años de edad y después de pasar por 49 clubes diferentes, la espera finalmente ha terminado. Defendiendo la camiseta del modesto Araxá, de la Segunda División Mineira, Túlio anotó uno de los goles más importantes de su carrera: el gol que le hace inmortal en la historia del fútbol mundial. El partido contra el Mamoré, del pasado sábado 8 de febrero de 2014, será recordado como el día de la fiesta del gol mil. El gran objetivo de su carrera, por fin se cumplía.

Después de que el árbitro señalase penalti a favor del Araxá, Túlio Maravilha se posicionó, ejecutó y convirtió la pena máxima. El alboroto y el júbilo se apoderaron de las gradas. Los aficionados corrieron para abrazar al veterano, que les devolvió el cariño. Su familia, gran parte de la hinchada, los suplentes e incluso el presidente del club invadieron el campo en ese momento para celebrar el hito junto al autor del tan esperado gol mil. En medio de la vorágine, Túlio posó para los fotógrafos con su nueva camiseta: la camiseta número 1000, que inmortalizaba la conquista.

El partido se paró durante diez minutos debido a semejante fiesta. En el reinicio, Túlio Maravilha fue sustituido con la sensación del deber cumplido: “Me hace muy feliz ver a toda esta gente que vino hasta aquí en Araxá para apoyarme y trasladarme toda esa energía positiva. Solo puedo agradecérselo y devolverles el cariño con más alegrías y más goles. Estoy feliz por colocar Araxá en la Historia. La ciudad que vio el gol mil de Túlio”.

“Voy a hacer tantos goles que Felipão va a tener que fijarse en mí y quién sabe, quizá me llame para ir a la selección”, bromeó Túlio en su presentación con el Araxá. El modesto equipo mineiro no será responsable de que el veterano delantero pueda jugar un Mundial, pero sí será recordado como el club que creyó en él. Túlio Maravilha estaba desempleado, sin vínculos con ningún club profesional y entrenaba en una academia de Goiana para mantenerse en forma, cuando fue acogido por el equipo mineiro. En su presentación desveló que portaría la camiseta 999, el mismo número que los goles que había acumulado en su carrera.

El objetivo prioritario de la contratación de Túlio no era la búsqueda del ascenso a la élite del Campeonato Mineiro. A sus 44 años, la fuerza de voluntad ya no es suficiente para jugar con regularidad a buen nivel. En su presentación, el propio Túlio reconoció no estar para demasiados trotes y preferir jugar solo los partidos en casa para evitar los viajes.

El fichaje de Túlio Maravilha fue concebido como una forma de marketing. Su gol mil acaba de lanzar a la primera plana el nombre de Araxá en la escena brasileña, lo que ha hecho que muchos ojos se vuelquen hacia la Segunda División. Incluso aunque no consiga ascender, el delantero ya ha hecho historia en el club. A pesar de estar a punto de retirarse, su salario es digno de una estrella de Primera División. El patrocinador del futbolista se hace cargo de todos los gastos de hospedaje y alimentación, además de pagar el salario del jugador íntegramente.

Camiseta y botas personalizadas de Túlio en el Araxá. (Foto: @tmaravilha1000).

La saga: Botafogo y otros 21 equipos

El sueño de llegar al gol mil empezó en 1999, cuando Túlio Maravilha defendía la camiseta del Cruzeiro y anotó el gol 500 de su carrera en un partido contra el Demócrata de Governador Valadares. Desde entonces, jugó en 21 equipos, siendo el último antes del Araxá, el Vilavelhense, en el que consiguió llegar a la cifra de 999. Sin embargo, antes de lograr poner fin a su saga, el delantero dejó el club, debido al impago de su sueldo.

No fue la primera vez que Túlio se encontró con problemas en su búsqueda del gol 1000. El episodio más conocido en la trayectoria del siete, sucedió en el Botafogo, el equipo más representativo en la carrera del delantero. El sueño de alcanzar el milésimo gol llegó a oídos de la directiva del club, que no dudó en apoyar al jugador en su objetivo. Así nació el proyecto Túlio a 1000, para que el futbolista lograse la marca jugando en el Fogão.

El objetivo no se cumplió y el proyecto fue un fracaso. La temporada empezó en agosto de 2012 y Túlio apenas jugó cuatro partidos con el Alvinegro. El artillero criticó a la directiva, que se defendió afirmando que no le había prometido una plaza en el primer equipo, ni la participación asegurada en el Brasileirão ni en el Campeonato Carioca. El delantero usó constantemente las redes sociales para criticar al presidente Mauricio Assumpção a la institución, contribuyendo a crear un clima muy tenso en el seno del Botafogo.

El regreso de Túlio al Botafogo estuvo marcado por polémicas. (Foto: Fernando Soutello | AGIF).

La relación entre club y jugador terminó un año después sin éxito. El detonante fue una demanda contra el Botafogo, interpuesta por el delantero: “Recientemente el departamento jurídico de Túlio informó que pidió 1 millón y medio de reales, alegando una serie de cuestiones en las que se sintió perjudicado. Dice que el proyecto ha fallado y mete al club en disputas en los tribunales. Creo que es complicado para el Botafogo manetener esta alianza·, dijo Mauricio Assumpção, presidente del Fogão, cuando selló el fin de la relación contractual.

Los goles polémicos tienen un sabor especial

Túlio Maravilha siempre ha destacado los goles que anotó en el equipo de su tierra, el Goiás. Sin embargo, cuando tiene elegir los más importantes de su carrera, curiosamente se queda con dos ilegales, que nunca debieron subir al marcador. Por una parte, el que dio el título nacional al Botafogo en 1995, en fuera de juego. Por otra, el que llevó a Brasil a la final de la Copa América del 95 y contra el eterno rival, Argentina, tras controlar un balón con la mano.

“El gol en la final contra el Santos en el Estadio Pacaembú es el más importante de mi carrera. También está entre los más importantes del club, ya que valió su único título nacional”, afirmó refiriéndose al gol con el Botafogo. La hazaña dio al Glorioso su primer y único título nacional, y significó el punto álgido de Túlio Maravilha. Aquel año terminó pichichi de la competición y se convirtió en ídolo albinegro.

El gol contra Argentina fue todavía más polémico. La selección brasileña perdía 2-1 y la albiceleste se cerró atrás para mantener el resultado. Sin embargo la canarinha le dio la vuelta al marcador y acabó ganando gracias a un gol de Túlio tras un control irregular. Para el árbitro, el delantero controló con el pecho, pero la verdad es que el brasileño bajó la pelota con la mano para poder marcar. Túlio no solo no se avergüenza de la ilegalidad de su gol, sino que además bromea con la situación: “Un gol con la mano contra Argentina es espectacular. Acostumbro a bromear que un gol de esta importancia debería valer cinco”.

Túlio después del gol mil

Una epopeya llegó a su fin y ahora Túlio Maravilha tiene que prepararse para la repercusión del hito. Los mil goles son la consecuencia de una cuenta llevada por el delantero, por lo que los números seguro que van a ser cuestionados. El recuento incluye absolutamente todos los goles de Túlio y no solo los marcados en encuentros oficiales. Partidos de entrenamiento, amistosos, apariciones especiales y partidos conmemorativos también entran en las cuentas del artillero, que ya tiene el discurso preparado para hacer frente a las preguntas.

“Puede preguntárselo a Pelé o a Romario. Hacer mil goles solo en partidos oficiales sería humanamente imposible hoy en día. Habría que estar jugando 50 o 60 años. Hay partidos de pretemporada y amistosos, pero si te poner las camiseta del equipo ya vale la pena. Para ellos puede que sea como un entrenamiento, pero para mí no, Para mí es un partido más, como si fuera oficial”, explicó.

Algunos clubes ya han cuestionado públicamente las cuentas del delantero. Cuando jugó en el Sion, Túlio afirma haber marcado 64 goles; sin embargo los registros apuntan solamente 19. El Ujpest de Hungría, tampoco reconoce todos los goles que el futbolista afirma haber marcado. Sin embargo, por otra parte, en clubes como el Fluminense y el Tupsy, los registros muestran que el delantero marcó más veces de las que él anotó en su lista: “Es como una encuesta electoral: 2% arriba o 2% abajo”, define el jugador.

Túlio todavía tiene cinco partidos por delante con el Araxá antes del final de su contrato. ¿Seguirá jugando al fútbol? Todavía no se sabe. Pero incluso después de retirarse, Túlio asegura que su voluntad es seguir ligado al fútbol e iniciar carrera como comentarista. Lo importante es que, independientemente de que decisión tome con respecto a su carrera, su legado ya es inmortal.

VAVEL Logo