Benfica: la consagración de una generación
Alineación del Benfica en la Copa de Europa de 1962. | Foto: elfutbloglin

El SL Benfica se enfrentará este miércoles al Sevilla FC en la final de la UEFA Europa League. Será la décima final europea para el equipo encarnado, siendo siete finales de la Champions League (antes llamada Copa de Europa) y tres de la Europa League (la antigua Copa de la UEFA). De las nueve finales disputadas, el equipo lisboeta ha perdido siete de ellas, cinco de la Copa de Europa y dos de la UEFA. Todo ello, coincidencia o no, debido a la "maldición de Bela Guttmann", el entrenador con el que el Benfica ganó sus dos únicos títulos europeos.

Analizaremos como fueron esas dos Copas de Europa que el SL Benfica ganó en los años 1961 y 1962. Los equipos que perdieron esa final eran, ni más ni menos, que el Real Madrid y el FC Barcelona. Gracias a estos dos trofeos, el Benfica es uno de los clubes más grandes del viejo continente.

Benfica campeón de la Copa Europa 1961. | Foto: uefa.com

Copa de Europa 1961: SL Benfica 3-2 FC Barcelona

Era el primer título europeo de la historia del Benfica. Comenzó su andadura en la máxima competición europea eliminando en la ronda previa al Hearts, venciendo 1-2 en Escocia y 3-0 en Portugal. La siguiente ronda serían los octavos de final, ya que en estos años no existía la fase de grupos que existe actualmente. En esta ronda le tocó el Újpest, de Hungría, que por aquellos años era un gran equipo del este europeo. El Benfica le endosó un 6-2 al equipo húngaro en Portugal. En el este de Europa sería un puro trámite, pero el Benfica se llevó de Hungria la única derrota que sufrió en todo el torneo. Ya en cuartos de final le tocó otro equipo que actualmente no es una potencia europea como lo podría ser en esos momentos. Ese equipo era el Aarhus, de Dinamarca. Los de Bela Guttmann vencieron 3-1 en Lisboa y 1-4 en Dinamarca, lo que les llevó a las semifinales.

En las semifinales les tocó el Rapid Viena, equipo más laureado de Austria con 32 títulos de liga. Pero sería otra eliminatoria sin problemas para los encarnados, ya que vencieron 3-0 la ida y en la vuelta, en tierras austriacas, les valió el empate a uno para pasar a la gran final. Esa final sería ante un equipo español, el FC Barcelona, el cual era el favorito. Además, en los octavos de final había eliminado a su gran rival, el Real Madrid. La final se disputó en el Estadio Wankdorfstadion, en Berna, Suiza, ante 33.000 espectadores. La alineación del Benfica estaba compuesta por Alberto da Costa; Mário João, Germano de Figueiredo, Angelo Martins, José Neto; Fernando Cruz, José Augusto, Joaquim Santana; José Águas, Mário Coluna y Domiciano Cavém. En el bando contrario había jugadores como Ramallets, Kubala o Luis Suárez, el único balón de oro español.

El partido comenzó con el favorito poniéndose por delante. Un centro de Luis Suárez fue cabeceado por el húngaro Kocsis a la red. A los pocos minutos, José Aguas, capitán benfiquista, empujó a la red un pase de un compañero poniendo la igualada en el marcador. Un minuto después, un mal despeje catalán acaba en Ramallets, que no acierta a despejar y envía el balón a la red. Al comienzo de la segunda parte sería el Benfica el que consiguiera otro gol, el 3-1, obra de Mario Coluna. Ante esto, el Barcelona solo pudo anotar el 3-2 en el minuto 75 gracias a un golazo desde fuera del área de Czibor, pero de nada valdría. El Benfica conseguía su primera Copa de Europa, y todavía no tenía en su plantilla al mejor jugador de su historia, la "pantera negra", Eusebio, que llegó meses antes al Benfica pero que no entró a jugar con el primer equipo hasta ese verano. La figura del Benfica era José Aguas, delantero que acabó como máximo goleador de la Copa de Europa con 11 tantos.

Esta final siempre estará guardada en la historia, ya que cambió una parte de nuestro fútbol. Fue el último partido donde se vieron los palos de las porterías cuadrados. Debido al asedio barcelonista contra los palos, se decidió que los postes deberían ser redondos y no cuadrados, para así cambiar la trayectoria del balón cuando se estrellara en ellos.

Eusebio, Guttmann y Coluna con la Copa de Europa de 1962. | Foto: calciostoricorhl

Copa de Europa 1962: SL Benfica 5-3 Real Madrid

Un año más tarde, el SL Benfica volvió a ganar la Copa de Europa, venciendo ante todo pronóstico a un Real Madrid que entre los años 1956 y 1960 había ganado 5 Copas de Europa consecutivas. En 1961, en busca de su sexta copa, cayó frente al FC Barcelona. El Benfica, en esta participación, jugó una ronda menos que el año anterior. Comenzó su andadura en la competición en los octavos de final. Se enfrentó al Austria Viena. En tierras austriacas consiguió un empate a uno, mientras que en Lisboa goleó a su rival por 5-1 y pasó a la siguiente fase.

Ya en cuartos de final su rival era el FC Nürnberg, de Alemania. El Benfica cayó derrotado 3-1 en la ciudad alemana. El Benfica se adelantó en el marcador, pero tres goles del Nürnberg le complicaron la vida. En Portugal, el Benfica tenía que remontar un resultado adverso, y vaya si lo hizo. Al descanso ya iba 3-0 ganando a los alemanes en un partido que acabaría con un 6-0, con goles de Eusebio (2), José Augusto (2), Mario Coluna y Aguas. Los de Bela Guttmann pasaron otra ronda hasta llegar a semifinales. Allí se enfrentarían al Tottenham inglés. Esta vez la ida sería en casa. Los lisboetas ganaron 3-1 en casa, con goles de José Augusto (2) y Simoes. En Londres, los benfiquistas supieron aguantar el resultado de la ida, aunque no pudieron evitar la derrota por 2-1.

La segunda final consecutiva de la Copa de Europa le enfrentaba al todopoderoso Real Madrid de Miguel Muñoz. La final se jugaba en el Estadio Olympisch, de Ámsterdam (Holanda). El equipo español tenía a jugadores como Luis del Sol, Di Stefano, Puskas o Gento. Los portugueses a Simoes, Augusto, Aguas, Coluna o Eusebio. La final no podía empezar peor para los portugueses. Al cuarto de hora un pase por alto de Di Stefano le cae a Puskas, que conduce hacia la meta y bate a da Costa. Cinco minutos más tarde, el húngaro de nacimiento también anotó el 0-2 con un disparo desde lejos que se cuela ajustado al palo.

El Benfica fue capaz de empatar el partido 2-2 con goles de Águas, pillando un rechace del poste, y Cávem, con un disparo alto y ajustado. Antes del descanso el Real Madrid hizo el 2-3 por medio de Puskas, que anotó un hat-trick con un gol "a lo Messi". A la vuelta del descanso el Benfica superó al equipo blanco (aunque en la final era azul) y le endosó tres goles más, uno de Mario Coluna y dos de Eusebio, ambos fallecidos en este 2014. El conjunto encarnado vencía a los pronósticos y se llevaba su segunda, y hasta ahora última Copa de Europa. Después de esta final, Bela Guttmann pidió un aumento de sueldo, el cual fue rechazado, lo que provocó que el entrenador dijera la famosa frase: "Sin mi, el Benfica no volverá a ganar una final europea en los próximos 100 años".

Estatua de Bela Guttmann en da Luz con las dos Copas de Europa | Foto: mundodeportivo

Desde 1962 hasta hoy, maldición o no, el SL Benfica ha perdido 7 finales europeas. En Copa de Europa, cayó derrotado en 1963 ante el AC Milan, en 1965 ante el FC Inter, en 1968 ante el Manchester United, en 1988 ante el PSV Eindhoven y en 1990 ante el AC Milan. En cuanto a la Copa de la UEFA ha perdido dos finales, en 1983 ante el Anderlecht y en 2013 ante el Chelsea FC. Habrá que ver si el equipo suma este 2014 su octava final perdida o su tercer título europeo.

VAVEL Logo