Resumen temporada del Bayern de Múnich 2013/2014: "La Filarmónica de Múnich" by Pep Guardiola
Foto Oficial del Bayern de Múnich en su duelo frente al Manchester City en Inglaterra. // (Foto de fcbayern.de)

El Bayern de Múnich ratificó su hegemonia en tierras alemanas durante el curso de esta temporada 2013-2014 de la Bundesliga. El Bayern se convirtió en el campeón con mayor anticipación de la Bundesliga, superándose a sí mismo por lo conseguido la campaña anterior. De igual forma, fueron muchos récords los que rompió (propios y generales) en una temporada en la que se irguió como el más poderoso de Alemania.

La temporada significó también la reaparición de Guardiola en el fútbol internacional luego del "año sabático" que se tomó posterior a su salida del FC Barcelona. En su primer año, Guardiola logró plasmar su idea futbolística a un equipo que ya daba muestras de tener buenas sensaciones con el balón en los pies y que sabía buscar espacios a través del toque corto.

Guardiola contó para esta temporada con la base de jugadores que hicieron historia de la mano de Jupp Heynckes. Las únicas bajas fueron las de Emre Can (Bayer Leverkusen), Luiz Gustavo (Wolfsburgo), Mario Gómez (Fiorentina) y Tymoshchuk (Zenit). Por otra parte, el Bayern incorporó en sus filas a Thiago Alcántara (FC Barcelona), Jan Kirchoff (Mainz 05) y el fichaje más sonado: Mario Götze (Borussia Dortmund) con lo que ampliaba así su arsenal ofensivo.

La eterna sinfonía de una orquesta de primer nivel

El Bayern de Múnich arrancó la temporada generando una enorme expectativa sobre sus posibilidades futbolísticas de la mano de Guardiola. La Bundesliga 2013-2014 arrancó con toda la expectación del primer duelo del Bayern de Pep contra el Borussia Mönchengladbach. Los goles de Robben y Mandzúkic, primeras anotaciones de la temporada, se sumaron al gol de Alaba en la segunda parte para darle la victoria de 3 por 1 al Bayern ante el equipo de Lucien Favre.

Una auténtica goleada y la primera gran demostración futbolística del equipo muniqués, hicieron que el 0 a 4 en Gelsenkirchen pusiera la fe en alto.

Los siguientes resultados de Pep tampoco serían las goleadas que la afición esperaba. Un 1 a 0 sobre el Eintracht de Fránkfurt, un 2 por 0 ante el Núremberg, el sorprendente 1 a 1 "in extremis" en terreno del Friburgo y un 2 por 0 ante el Hannover 96 comenzaban a sembrar cierta incertidumbre en cuanto a la adaptación de los jugadores a la idea de Guardiola.

Sin embargo, las dudas se disiparían en un partido importante contra un rival siempre incómodo como el Schalke 04. Una auténtica goleada y la primera gran demostración futbolística del equipo muniqués, hicieron que el 0 a 4 en Gelsenkirchen pusiera la fe en alto y la convicción en el proyecto futbolístico que recién empieza. El partido tuvo también como adhitivo la incorporación de Lahm como mediocentro, uno de los movimientos más comentados desde que Guardiola lo anunciara en la pretemporada. Lahm mostró todas sus virtudes con el balón en los pies y dio una cátedra de cómo anticipar la contra del rival y ganar la posesión en base a la posición en zona media.

En cuanto a goles, el Bayern cerró la primeras vuelta con 44 goles a favor por tan sólo 9 tantos en contra

A partir de este partido, el Bayern comenzaría su carrera goleadora y demoledora con el balón en sus pies y con Guardiola como Director de Orquesta. En cuanto a goles, el Bayern cerró la primera vuelta con 44 goles a favor por tan sólo 9 tantos en contra, números conseguidos en gran medida por el despliegue táctico de Lahm como mediocento y su talento para ordenar la salida y bloquear el juego del rival.

La mayor goleada del Bayern se registró en esta primera etapa de la temporada. Fue un 7 por 0 ante el Werder Bremen de visita. Un enorme partido Ribéry (de los pocos que tuvo en esta temporada) sumado a la gran demostración artística de Götze, Müller, Kroos y un ya incorporado Thiago Alcántara, fueron la base de la mayor goleada de la temporada 2013-2014 en Bundesliga. Las goleadas por fin llegaban y el Bayern de Múnich comenzaba a lucir imbatible en esta temporada.

Sin embargo, el buen juego del Bayern también era trasladado a Europa. Una enorme exhibición en Inglaterra ante el Manchester City y la cómoda clasificación que logró hacia Octavos de Final de la UEFA Champions League le pusieron como el gran favorito para revalidar la corona europea. El Bayern llegaba a la mitad de la temporada mucho más poderoso y temible de lo que había sido en la campaña anterior.

La sinfonía continua pero un despiste costó más de lo esperado

La segunda parte de la temporada continuó con el concierto de la sinfónica bávara. El Bayern, ahora flamante Campeón del Mundial de Clubes, tomaba un respiro en el parón invernal y recuperaba fuerzas para la parte más complicada de la temporada. La aventura en Marruecos dejó al equipo con el cetro del fútbol mundial, sin embargo, las bajas y cierta comodidad en su poder ofensivo estaban por llegar.

El Bayern arrancaba la segunda vuelta de la Bundesliga tal y como terminó la primera: demoliendo a sus rivales. Tras sacar un 1 a 2 "in extremis" en el juego pendiente de la Fecha 17 frente al Stuttgart, el Bayern sacó un 0 a 2 ante el Mönchengladbach, un 0 a 4 ante el Friburgo y el Hannover, para dar paso a una de las más tremendas exhibiciones del "Pep Team" en Bundesliga: el 5 por 1 ante el Schalke 04 y el 1 a 6 ante el Wolfsburgo, partido en el que comenzó perdiendo, pero resolvió con 5 goles en 20 minutos. Estas demostraciones lo dejaban claro: el Bayern de Múnich de Pep Guardiola era una orquesta que ejecutaba la más dulce sinfonía del fútbol internacional.

El Bayern de Múnich de Pep Guardiola era una orquesta que ejecutaba la más dulce sinfonía del fútbol internacional

En Europa, la orquesta seguía funcionando. El Bayern eliminó al Arsenal en Octavos de Final de la UEFA Champions League con una de sus mejores presentaciones en Londres y una más discreta en Allianz Arena. En Cuartos de Final, su rival sería el Manchester United, equipo que le crearía ciertos problemas. Un 1 a 1 en Old Trafford dejó todo por definir en Allianz Arena, donde viniendo desde atrás con un 0-1, el Bayern terminó arrollando 3-1 al equipo inglés y posicionándose como uno de los cuatro mejores clubes de Europa.

Mientras, en Bundesliga, el equipo bávaro encaminaba su bicampeonato. Las victorias ante el Leverkusen y el Mainz 05, dejaban todo para que en Olympiastadion de Berlin, el Bayern firmara su doblete liguero con una victoria ante el Hertha Berlin. Con goles de Kroos, Götze y Ribéry, el Bayern certificaba en la capital alemana su bicampeonato de Bundesliga, lográndolo en la fecha 27 y superando el récord, impuesto por ellos mismos, de la temporada anterior en cuanto a anticipación del título. El Bayern marcaba su supremacía local con goles, posesión y firmeza defensiva.

Sin embargo, la victoria liguera pareció ser el inicio de la derrota europea. Con el título de liga de forma anticipada y la noción de ser el mejor equipo en el mundo, el Bayern pareció acomodarse, bajando demasiado la intensidad de los compases de su orquesta. En apariencia, Guardiola intentó "dosificar" al equipo con miras de llegar frescos al objetivo más grande para un club como el Bayern: La Champions League. Sin embargo, esa dosificación pareció ser tomada como acomodo y displiscencia dentro de la plantilla.

El primer reflejo de dicho bajón vino una fecha después de conquistada la liga. Un primer tiempo brillante ante el Hoffenheim terminó en un 3 a 3 que dejó la impresión de un equipo cómodo en la segunda parte del encuentro. Pero esto solo sería el inicio del bajón de ritmo, ya que, la siguiente fecha, ante el Augsburgo, el Bayern vería mermada su imbatilibidad cayendo 1 a 0 con un equipo lleno de rotaciones. El Bayern dejaba así su marcha invicta en liga en 53 partidos, quedando a solo 5 del récord del Milan (58 invictos en liga)

La plaga liguera se extendería una fecha más, ésta vez ante el Borussia Dortmund. El equipo de Klopp, crecido por su victoria de 2 a 0 ante el Real Madrid con la que rozó el milagro de la remontada europea, tomó cuenta de un Bayern todavía tocado por su caída en liga y lo destrozó 3 por 0 en el propio Allianz Arena y mostrándose ampliamente superior sobre los bávaros. Dos derrotas consecutivas, dos partidos sin anotar gol, dos encuentros con 4 goles encajados y la noción de haber perdido el rumbo en 180 minutos. El mes de Abril fue el más gris para Guardiola en el Bayern y el período en el que la orquesta perdió ritmo, armonía y nitidez.

El bajón de ritmo tomó cuenta europea también. La dolorosa caída ante el Real Madrid en Semifinales de UEFA Champions League, con un 1 a 0 en el Bernabéu y un humillante 0 a 4 en Allianz Arena, significó la despedida del Bayern de Múnich de la posibilidad del título europeo y confirmaba las sospechas: el equipo se sintió ganador de tres trofeos con tan solo haber conquistado uno de ellos.

Eliminado de Europa y con la DFB Pokal como meta final, el Bayern cerró Bundesliga con una reacción notoria posterior a la debacle del mes de Abril. Un pleno de cuatro victorias consecutivas frente al Eintracht de Braunschweig, Werder Bremen, Hamburgo y Stuttgart (para festejar el título de liga), serían el cierre ideal de campaña y la recuperación previa a la definición de Pokal. Estas victorias le sirvieron de aliciente al Bayern que terminó conquistando la DFB Pokal ante el Borussia Dortmund por 2 a 0 en un partido definido en 120 minutos.

El Bayern de Múnich cerró Bundesliga con 94 goles a favor y 23 en contra. En promedio, el Bayern marcó 2.96 goles por partido, mientras que recibió apenas un promedio de 0.67 goles por encuentro. Con 29 victorias, tres empates y apenas dos derrotas, el Bayern finalizó con 90 puntos en primer lugar y con ventaja de 19 unidades sobre su más inmediato perseguidor: el Borussia Dortmund, en una liga donde estuvo como líder de la tabal general en 31 jornadas de 34 disputadas.

Philipp Lahm: la evolución del gran capitán

Tras una temporada llena de récords y buen fútbol, la gran figura del Bayern, un poco por encima de otros jugadores claves como Müller o Robben, fue el gran capitán: Philipp Lahm. Con la llegada de Guardiola, Lahm se convirtió en el líder de la sinfonía desde su reubicación como mediocentro. En un comienzo, las dudas sobre su posible desempeño en una zona clave de la cancha eran muchas, sin embargo, con su buena ubicación, sus enormes principios futbolísticos y su categoría para ubicarse dentro del campo, Lahm silenció a los detractores de su nueva demarcación.

El despliegue de Lahm en la Era Guardiola fue tal que el propio Joachim Löw tiene considerado ubicarlo como mediocentro para la Copa del Mundo Brasil 2014 con Alemania. Como mediocentro, Lahm aporta buena salida con balón dominado, anticipación de la contra del rival, buena ubicación en zona defensiva y ofensiva y la posibilidad de que los volantes de llegada jueguen más libres en funciones ofensivas. Sin duda alguna, Philipp Lahm se edificó como la gran figura de la Sinfónica de Múnich en base a evolución, crecimiento y voluntad a los cambios de su nuevo director. Gran temporada para "Der Kapitän".

Pierre-Emile Hojbjerg: el canterano de la Era Guardiola

Muy a su estilo, una de las primeras cosas que Guardiola hizo al aterrizar en Múnich fue observar a los chicos de la cantera bávara. Nombres como Mitchell Weisser, Julián Green, Patrick Weirauch y Lukas Raeder comenzaron a ser observados detenidamente por Pep. Sin embargo, hubo alguien que le llenó el ojo al catalán y fue la perla descubierta por Guardiola para esta temporada. Éste es el danés Pierre-Emile Hojbjerg.

Hojbjerg disputó apenas siete partidos en esta temporada. Sin embargo, en cada uno de los mostró un abanico de posibilidades que resultó grato a Guardiola. Dentro del campo, Hojbjerg se movió como medio centro, como interior, como volante de llegada e, incluso, disputó la final de Pokal como lateral derecho. La voluntad en su juego, la visión para crear espacios y generar jugadas, su despliegue físico en velocidad y resistencia y su capacidad de volverse polivalente según lo requieren las circunstancias le convierten en una pieza a seguir para las siguientes temporadas.

Hojbjerg dejó la cantera y se convirtió en un suplente confiable del primer equipo. // (Foto de www.bavarianfootballworks.com)

Frank Ribéry: la gran deuda de un Balón de Oro fallido

Tras un gran año en el que incluso fue tomado en cuenta para hacerse con el Balón de Oro, el francés Frank Ribéry pareció haber perdido la chispa futbolística que lo llevó al tercer lugar en las votaciones del máximo galardón individual del fútbol mundial. Sus números no fueron del todo malos. Diez goles en 22 partidos hablan de una temporada productiva para el francés. Sin embargo, su rendimiento a lo largo de la temporada no fue tan desbordante como en temporadas anteriores y perdió protagonismo en el club bávaro.

Su juego siempre fue desequilibrante y peligroso. Pero, en las grandes citas, Ribéry pareció diluirse de tal forma que rozó la desaparición en cada una de ellas. En los clásicos frente al Dortmund no brilló. En Champions, ante el Manchester United y Real Madrid le entregó el protagonismo a Robben y se escondió en el extremo izquierdo. En la Pokal ingresó por el lesionado Lahm pero su trabajo pasó desapecibido. Todo parece indicar que Ribéry perdió la magia con la desilusión de quedar fuera de los dos primeros lugares de la disputa por el Balón de Oro.

Sistema de Juego y Once Regular

Al igual que muchos grandes entrenadores, Pep Guardiola es fiel a su estilo de juego y su idea táctica. En el Bayern de Múnich no fue la excepción. Guardiola transformó al Bayern en un equipo de amplia posesión de balón, promediando un 67.5% por partido. De igual forma, Guardiola optó por manejar una duplicidad en la zona media del campo. Por un lado, el Bayern es capaz de jugar con un mediocentro fijo y dos interiores con proyección ofensiva. Pero, si las circunstancias del partido lo requieren, el equipo puede formar un paralelo en el centro del campo con dos mediocentros y un enganche que conecte con el centro delantero.

Con esta serie de movimientos, el Bayern genera diversidad de triángulos en el campo para facilitar el toque de balón

Sea como sea el dibujo táctico (4-3-3 ó 4-5-1), el Bayern suele encomendar la salida con balón dominado al mediocentro, optando por el toque corto desde su línea defensiva, la cual se expande con la subida de los lateral, la horizontalidad de sus centrales y el retraso del mediocentro como un auténtico tercer central. Este movimiento es el realizado por el Bayern como regla general en la salida.

En cuanto a ataque, Guardiola manda una subida total de sus laterales para que sus extremos hagan diagonales hacia al centro. El centrodelantero sale del área y se junta con los volantes ofensivos, respaldados por la llegada del mediocentro desde atrás. Con esta serie de movimientos, el Bayern genera diversidad de triángulos en el campo para facilitar el toque de balón y permite a sus jugadores moverse por todas las zonas de la cancha para desorientar las marcas del rival.

En cuanto a defensa, el Bayern, al ser un equipo volcado al ataque con multiplicidad de elementos, se ve obligado a utilizar el anticipo desde el terreno rival como estrategia defensiva. La premisa es clara: todos atacan, todos defienden. La idea de "Fútbol Total", propia de Guardiola, permite a sus jugadores convertirse en auténticos marcadores a partir de la pérdida del balón.

El Once más regular de la temporada para el Bayern de Múnich fue:

Once más regular del Bayern de Múnich

Apuntes Finales

El fútbol moderno posee un grado de dificultad que antes jamás hubiera sido tan siquiera imaginado. Además, en año mundialista, el calendario de partidos para los equipos de la oligarquí futbolística mundial se incrementa. Ganar un triplete consecutivo sonaba posible pero, en la práctica, es una misión prácticamente imposible. A pesar de no alzar la Champions League y de quedar fuera de la final, catalogar la temporada del Bayern de Múnich como "decepcionante" sería simplemente un error garrafal.

La cantidad de récords alcanzada, el imperio que edificó en Alemania a partir de su buen fútbol, su idea clara y la revolución de un equipo ganador por naturaleza, avalan el trabajo de Guardiola en su primer año al frente del equipo. El Bayern volvió a firmar un doblete Liga-Copa de forma consecutiva, tal como lo hiciera en 2004-2005 y 2005-2006. Sin embargo, el nivel de juego y el despliegue de fútbol mostrado por el equipo bávaro lo ubican como uno de los mejores del mundo en la actualidad. El Concierto de la Filarmónica de Múnich apenas comienza.

VAVEL Logo