Nigeria: una revolución para regresar a los orígenes
Nigeria

La selección que dirige Stephen Keshi se encuentra en la más pura tradición africana en cuanto a fútbol se refiere. Muy potente y rápida en cuanto a su capacidad física, no tan relevante y notable cuando se trata del dominio de la técnica. Una selección joven, renovada tras completar un pésimo Mundial en Sudáfrica, en el que sólo fue capaz de sumar un punto en tres encuentros. Los Odenwingie, Martins, Uche, Yakubu, Yobo, o el mejor jugador nigeriano de la historia, Nwanko Kanu, presente en Sudáfrica, ya no están. Ahora es el turno de Moses, Emenike, Musa, Ambrose, Omeruo o Azeez, liderados por Obi Mikel, Obinna o Enyeama, que le dan el toque de veteranía a este bloque.

Sin embargo, las águilas verdes añoran a Jay Jay Okocha, posiblemente uno de los pocos futbolistas africanos que tanto ha marcado un estilo en una selección del continente africano. Sin esa figura, Nigeria y Keshi se encomiendan a la velocidad de sus atacantes. Musa, Emenike, Moses, Imoh Ezekiel o Ameobi son las puntas de lanza de una selección que no da tregua ni respiro. España sufrió en la Confederaciones, pero supo ganar a un equipo correoso, aunque escaso de orden, con las líneas muy separadas y la presión por todo el campo. Italia, que empató a dos en un amistoso en noviembre de 2013, o Uruguay, que venció 1-2 a los nigerianos en la Confederaciones, también saben de la dificultad de los africanos. Un equipo trampa si el partido entra en el ida y vuelta, muy dócil si se juega con pausa y sin precipitación.

Buscando un renacer

Keshi cogió a una selección intentando renacer y la hizo campeona de África

La selección nigeriana de fútbol se ha convertido en una habitual en estas citas mundialistas contando con cuatro participaciones en las últimas cinco ediciones. Su única ausencia se produjo en el año 2006 cuando no pudo ganarse el privilegio de viajar a Alemania. El combinado dirigido por el también nigeriano Stephen Keshi, quien tras una etapa de dificultad a las órdenes de Lars Lagerbäck -las ‘Águilas Verdes’ cayeron en primera ronda en el pasado Mundial de Sudáfrica-, fue nombrado seleccionador en noviembre de 2011. Los logros de Keshi están muy a la vista. Cogió a una selección intentando renacer y hoy la ha convertido en Campeona de África tras alzarse con el título en el Soccer City el pasado año y le ha permitido disputar una Copa Confederaciones además de llevarla a disputar el Mundial de Brasil 2014, una cita con la historia.

Foto: By Oluwashina OkelejiBBC Sport, Lagos.


De sus cuatro participaciones, la selección nigeriana consiguió deslumbrar al mundo en sus dos primeras, las ediciones de 1994 en Estados Unidos y la de Francia 1998. El fútbol africano se abrió paso gracias a un equipo atrevido y alimentado de ilusiones. Las mismas que hoy inundan al país más poblado de toda África. El objetivo está claro: conseguir pasar de fase como se hizo en aquellos dos Mundiales y por supuesto, recuperar el orgullo y el prestigio ya perdido hace 20 años.

Una selección renovada rebosante de juventud y calidad a partes iguales, combinada con una dosis de experiencia y con futbolistas forjados en grandes clubes de Europa aunque estos aún sean minoría. Muchos otros conocidos de grandes ligas y grandes clubes se han quedado sin sitio debido a esta camada de jóvenes sobradamente cualificados.

La ilusión por bandera

El grupo invita a pensar en que esta generación de jugadores podrá rememora el éxito de sus predecesores y conseguir pasar de ronda. Argentina, Bosnia e Irán serán sus rivales en el grupo F el próximo verano. La albiceleste es la máxima favorita, y el combinado africano se hará fuerte en los encuentros ante Bosnia e Irán; a priori son favoritos a hacerse con la segunda plaza, aunque en fútbol, como ya se sabe, los pronósticos rara vez se cumplen.

Un Mundial que ilusiona, ya que la clasificación para octavos de final no sería una locura. Lo complicado llegaría en el hipótetico cruce de octavos por un motivo fundamental. El grupo E será su rival en esta ronda, un grupo formado por Francia, Ecuador, Suiza y Honduras. Aunque como ya se ha dicho, los pronósticos en fútbol no cuentan.

Con paso firme hacia el Mundial

La victoria por 1-0 ante Burkina Faso en la final de la Copa África dota de una confianza y un respeto especial a los rivales. Nigeria es una selección a tener en cuentaM; más si cabe si se observa el elenco de futbolistas y el nivel de selecciones africanas en los últimos torneos mundialistas. Los cinco mejores combinados de 52 posibles son los elegidos para representar al continente africano en Brasil, la ‘créme de la créme’, entre los que está Nigeria.

El sistema de clasificación africano consta de tres fases. Una primera en la que entran las 24 selecciones más débiles según la clasificación FIFA. Eliminatorias a ida y vuelta por sorteo, donde las vencedoras pasan a una segunda fase en la que entran las mejores según el mismo ranking. Se forman entonces 10 grupos con 4 equipos cada uno, donde Nigeria avanzó sin problemas a la tercera quema como líder del grupo F superando a Malaui, Kenia y Namibia.

Nigeria brilló venciendo a Etiopía en las eliminatorias de clasificación para el Mundial

La tercera fase es la más difícil, eliminatorias a ida y vuelta, 10 cruces donde las 5 vencedoras obtendrían en billete para Brasil 2014. Cinco vencedoras de 52 candidatas, las mejores del continente. Nigeria brilló como pocas veces lo había hecho. Venció a Etiopía en ambos encuentros por 1-2 y 2-0 sellando su clasificación para el Mundial acompañada por Costa de Marfil, Ghana, Camerún y Argelia.

Características de juego

La esencia de aquella selección de 1994 y 1998 nunca se ha perdido. Verticalidad y velocidad en ataque, apoyados en bandas extremadamente potentes y sustentados por un centro del campo y una defensa puntera físicamente. Un equipo de contrastes, exhibiendo músculo y rocosidad en la retaguardia y velocidad de tres cuartos de campo en adelante, todo ello combinado con una dosis de trabajo de cada uno de sus jugadores.

El punto débil fundamental de esta selección son los despistes, generalmente producidos por la inexperiencia en grandes citas y en competiciones de mayor exigencia que ligas menores de Europa o del resto del mundo, principales proveedores de futbolistas a esta selección. Mucho trabajo el que tiene por delante Stephen Keshi en el aspecto defensivo, jugadores hay. Como ya se ha dicho anteriormente la selección nigeriana se encuentra en un proceso de renovación. Jugadores jóvenes que apenas superan los 23 años, una edad media que ronda los 25 años y un país que cada vez exporta más jugadores a grandes clubes europeos.

La portería es uno de los puestos mejor cubiertos con Vincent Enyeama

Eso sí, la portería sigue siendo hoy uno de los puestos mejor cubiertos y en lo que debe apoyarse cualquier equipo ganador. Vincent Enyeama, actual jugador del LOSC Lille francés y uno de los pocos porteros goleadores que hay en la actualidad. Además de goleador, Enyeama ofrece garantías bajo palos, habiendo llegado a ser elegido mejor jugador del partido en varias ocasiones y destacando por encima de todas una actuación memorable ante la Argentina de Leo Messi el 12 de junio de 2010 por aquel entonces en Sudáfrica.

La línea defensiva es uno de los puestos que ha sufrido una mayor reconversión. Taye Taiwo era además del lateral izquierdo indiscutible, uno de los mejores futbolistas de la selección nigeriana. Hoy se ha visto superado por un Elderson con un recorrido muy semejante al de Taye. Actual jugador del AS Monaco, 26 años, Elderson se ha convertido en el lateral izquierdo titular.

Es un equipo joven como ya saben, ahora toca demostrarlo. Lateral derecho, Kenneth Omeruo, con tan sólo 20 añitos el Chelsea ya ha puesto sus ojos en él aunque José Mourinho aún considerarse que el joven africano debe desarrollar sus cualidades y controlar sus impulsos. Actualmente se encuentra cedido en el Middlesbrough de Aitor Karanka. La pareja de centrales en la que confiará Keshi parece que será la formada por Godfrey Oboabona, central, 23 años y actual jugador del Çaykur Rizespor; y por Efe Ambrose, actual jugador del Celtic, 25 años. Ambos serán y han sido aleccionados por el hombre con más internacionalidades en Nigeria, Joseph Yobo, quien posiblemente acudirá a la que será su última cita mundialista al figurar en su pasaporte la edad de 33 años.

El centro del campo es puro músculo. El 4-4-2 utilizado por Keshi hace que el doble pivote esté encabezado por el líder de esta selección, John Obi Mikel. El futbolista del Chelsea ya es todo un veterano y está curtido en mil batallas a pesar de tener solamente 27 años. Por su parte, su acompañante en el centro del campo es otra de las jóvenes promesas nigerianas y por qué no decirlo, del fútbol mundial. Con tan sólo 21 años, Ogenyi Onazi es indiscutible tanto en el combinado nacional como en su club, SS Lazio. Mezcla de juventud y sutil veteranía para forjar a un futbolista llamado a ser importante dentro del panorama europeo.


Las bandas son innegociables. Sus dueños están claros. La izquierda es para Brown Ideye. Futbolista del Dynamo de Kiev, veloz corpulento y en plenitud de condiciones físicas a la edad de 25 años. La otra es para Viktor Moses, más conocido entre el público popular al haberse paseado por la Premier League. El Chelsea puso sus ojos en él como es constumbre en la entidad de Roman Abramovich, expertos en cazar talentos africanos. Tras una etapa complicada donde no llegó a explotar fue cedido al Liverpool donde aún hoy milita aunque sin mayor éxito que en el conjunto ‘blue’.

Dos cuchillos en banda, preservando la esencia de aquella selección del 94’. Arriba las opciones aumentan. Previsiblemente la dupla elegida por Stephen Keshi será la formada por Ahmed Musa y Emmanuel Emenike. Juventud y futuro más que prometedor el del primero. Con tan sólo 21 años sus oídos ya saben lo que es escuchar en varias ocasiones el himno de la Champions desde el césped. En el CSKA de Moscú están más que contentos con su rendimiento el cual rara vez ha flaqueado. Jugador veloz y escurridizo que se compenetra a la perfección con la mayor corpulencia y potencia de Emenike.

Así pues, Nigeria es un claro ejemplo de la fuerza más reciente del fútbol africano. Jugadores jóvenes y de nivel que poco a poco van asomando la cabeza en Europa sin perder la esencia de lo que fueron las ‘Superáguilas’ en su día, sin olvidar a aquel combinado que inundó de alegría a un país en 1994. Velocidad y fuerza física mezcladas a la perfección; en contra, juventud e inexperiencia en grandes citas, pero ante todo, el poder de la ilusión, la magia de África.

Datos de la selección

Asociación: Federación Nigeriana de Fútbol

Fundación: 1945

Participación en Mundiales: Cuatro (Estados Unidos 94, Francia 98, Corea del Sur y Japón 2002, Sudáfrica 2010.

Títulos: Tres copas africanas de naciones (1980, 1994 y 2013).

Convocatoria

Nombre Equipo Posición Internacionalidades / Goles
Enyeama Lille Portero 53/0
Austin Ejide Hapoel Be'er Sheva Portero 17/0
Chigozie Agbim Gombe United Portero 10/0
Elderson Echiejile AS Mónaco Defensa 16/0
Efe Ambrose Celtic Defensa 18/1
Godfrey Oboabona Rizespor Defensa 19/2
Azubuike Egwuekwe Warri Wolves Defensa 22/1
Kenneth Omeruo Middlesbrough Defensa 16/0
Juwon Oshaniwa Ashdos FC Defensa 10/0
Joseph Yobo Norwich City Defensa 94/7
Kunle Odunlami Sunshine Stars Defensa 8/0
John Obi Mikel Chelsea Centrocampista 51/4
Ogenyi Onazi Lazio Centrocampista 19/1
Ramón Azeez Almería Centrocampista 1/0
Reuben Gabriel Bereven Centrocampista 10/1
Michael Uchebo Brujas Centrocampista 2/1
Ahmed Musa CSKA Moscú Delantero 37/5
Shola Ameobi Newcastle Delantero 6/2
Victor Moses Liverpool Delantero 17/6
Emmanuel Emenike Fenerbahce Delantero 21/10
Odemwingie Stoke City Delantero 55/9
Michael Babatunde Volyn Delantero 2/0
Nwofor Heerenven Delantero 5/3

VAVEL Logo