Pizarro pone la diferencia ante Guadalajara
Jugadores del Bayern celebran la victoria. // (Foto de fcbayern.de)

El primer amistoso del Bayern de Múnich en territonrio estadounidense dejó una victoria de 1 por 0 ante un valiente equipo de las Chivas de Guadalajara que complicó defensivamente en algún momento los circuitos ofensivos de los bávaros. Pizarro, sobre minuto 10, colocó la diferencia en el marcador, en un encuentro donde Gaudino y Hjojberg volvieron a mostrar buenas condiciones y donde Pep apostó por una curiosa línea de 3 en defensa con Alaba y Rafinha como stoppers por los costados y Javi Martínez como líbero. El joven Scholl y Badstuber también vieron minutos.

Inicio fulminante de parte de los bávaros

El partido comenzó con un equipo mexicano dispuesto a dar pelea a su rival. El carácter amistoso, algo que el conjunto latino dejó en el camerino, fue meramente un formalismo y los del "Rebaño Sagrado" salieron a presionar al Bayern en la salida. Sin embargo, Gaudino y Rode se posicionaron a la perfección y lograron contener el ímpetu del rival y disponer del control del balón para su equipo. De igual forma, Javi Martínez se acomodó rápidamente junto a Alaba y Rafinha en el fondo y el Bayern encontró equilibrio en medio del vendaval que los mexicanos intentaron ser en los primeros minutos.

Fue en esos primeros instantes, cuando Guadalajara era mejor, que el Bayern encontraría el gol que definiría el partido.

Fue en esos primeros instantes, cuando Guadalajara era mejor, que el Bayern encontraría el gol que definiría el partido. Fue en un tiro de esquina tras una gran combinación entre Ribéry, Rode y Gaudino. El cobro desde la esquina del francés encontró a un vivo y suspicaz Claudio Pizarro que anticipó a Araujo sobre primer poste y, de cabeza, colocó el gol para los alemanes. El gol fue el mérito para un jugador que esta mostrando una nueva faceta en su juego, retrasándose a zona de creación y transformándose en un auténtico nexo creativo, sin perder su olfato goleador.

Con la ventaja, Guadalajara entendió que no podía volcarse totalmente sobre terreno contrario y comenzo a replegarse y a sumar elementos en defensa para contener la maquinaria teutona. El Bayern, por su parte, soltó presión y comenzó a tocar y dominar el balón, monopolizando las acciones. Rode y Gaudino ejercían absoluto dominio en zona media, mientras Hjojberg y Bernat se desplazaban por los costados para abrir la cancha. Lewandowski, Pizarro y Ribéry rotaban en punta y Alaba y Rafinha se incorporaban en ataque para absorber al rival en la salida. El 3-5-2 se está solidifcando como una alternativa táctica para Guardiola.

El 3-5-2 se está solidifcando como una alternativa táctica para Guardiola.

Pero, mientras el Bayern comenzó a ejercer el toque en velocidad y despliegue ofensivo ya característico de su parte, las Chivas de Guadalajara comenzaron a utilizar el juego físico y a desplegar rudeza dentro del campo. Lewandowski y Ribéry eran las principales víctimas y las primeras amarillas no se hicieron esperar. Ante eso, el propio Guardiola levantó el reclamo sobre el cuarto árbitro debido al ímpetu en la marca de sus rivales. Con ese panorama, Rode y Gaudino, tomando una postura ya de jugadores experimentados, comenzaron a pasear el balón de lado a lado y a buscar tocar de primera para evitar el contacto físico. Sin embargo, aún así, las oportunidades para el Bayern seguían llegando.

Un desborde perfecto de Ribéry que Lewandowski no alcanzó a rematar y Pizarro mandó afuera. Un derechazo seco de Hjojberg que se elevó por pocos centímetros sobre la puerta rival y una gran combinación entre Bernat y Gaudino que dejó solo a Lewandowski sobre el centro pero su remate se fue suave a portería, fueron algunas muestras del poder ofensivo que los bávaros mostraban cuando ponían el pie el acelerador. El primer tiempo acabaría con el control absoluto de un equipo que se mostraba cómodo en la cancha a pesar de la marca fuerte y la presión asfixiante de su rival.

Segunda parte de control y contensión

Los segundos 45 minutos Guardiola cambió la orden en el vestuario. Ahora, el equipo saldría a controlar la ventaja y evitar el desgaste físico. Para eso, El 3-5-2 comenzó a mutar en el típico 4-3-3 en los primeros minutos, algo que se consolidó con el ingreso de Badstuber, quien pasó a pararse con Javi Martínez en la central y con Alaba y Rafinha como laterales. La salida de Rode obligó a Hjojberg a hacer pareja con Gaudino, dejando a Bernat como escudero de ambos volantes. Pizarro continuó como mediapunta, abriéndose más por derecha o, incluso, llegando a jugar como "falso 9" con Lewandowski, algo que comienza a ser considerado por Guardiola como su as bajo la manga.

La posesión seguía siendo del Bayern, sin embargo, la velocidad de su rival le ponía cierto nervio a su zona baja.

Por su parte, las Chivas aumentaron el ímpetu y comenzaron a tapar líneas en el fondo. Salcido, gran figura de la selección de México, se convirtió en el líbero de su equipo y comenzó a cerrar a la perfección las penetraciones de los muniqueses. En ataque, el ingreso de Fierro por De Nigris, cambiando a un jugador alto y potente por uno más técnico y con buen dominio de balón, significó un reto para Badstuber y Javi Martínez en defensa, algo que lograron superar aunque no sin ciertos problemas por lo inquieto del mexicano en ataque. La posesión seguía siendo del Bayern, sin embargo, la velocidad de su rival le ponía cierto nervio a su zona baja.

Lewandowski asustaba la puerta rival pero su disparo fue contenido por Salcido. Luego, Fierro se colaba en velocidad pero Javi Martínez lo bajaba a tiempo aunque a costa de llevarse la amarilla. El partido aumentaba en dinámica e intensidad y las oportunidades eran para ambos. Shaqiri ingresaba para verticalizar más el ataque y los resultados comenzaban a verse. Sus internadas dejaban mal parado a Sánchez por izquierda, pero Salcido volvía al rescate. Pero, sobre minuto 65, Starke salvaba la más clara de las Chivas en un centor pasado de Reyna que encontró a Fierro en punto penal. El mexicano acomodó con el pecho, conectó de zurda, pero el achique del meta bávaro envió el disparo a tiro de esquina.

Sobre minuto 70 comenzó la rueda de sustituciones, lo que le disminuyó la carga al partido y ambos equipos perdieron conexión entre líneas. Las Chivas de Guadalajara realizaron 7 movimientos de una sola vez, incluyendo al arquero Luis Michel. Por su parte, Guardiola dio paso al joven Scholl y a Diego Contento por Lewandowski y un ya más tonificado Frank Ribéry. Al 83', justo recién ingresado, Scholl conectaría de gran forma un centro de Contento, pero el tanto sería invalidado por fuera del lugar del joven canterano bávaro. Dos minutos después, un tiro libre de Shaqiri se iría apenas arriba de la puerta rival.

El partido acabó con el control del Bayern en la posesión y la sensación de haber dominado la formacióin 3-5-2 como una variante táctica. De igual forma, Pizarro como nexo, Gaudino en las veces de Kroos y Alaba y Rafinha como auténticos defensas centrales junto a Javi Martínez fueron aspectos que Guardiola se llevará en su libreta de apuntes para considerar de cara al inicio de la temporada y al partido del 13 de Agosto ante el Borussia Dortmund por la Supercopa Alemana. Las Chivas de Guadalajara, aunque con fuerza excesiva, fueron un rival digno y que respondió a las expectativas de una pretemporada seria. Por ahora, al Bayern le falta enfrentar al equipo de estrellas de la MLS este próximo 6 de agosto en Portland. Para ese partido, es probable que algunos de los mundialistas ya se hayan incorporado a la plantilla.

VAVEL Logo