De Guzmán es suficiente
De Guzmán lucha por el balón| Foto: UEFA

El Nápoles se llevó la victoria ante el Young Boys en un partido clave en el devenir del Grupo I. Con los goles de De Guzmán, los locales se aseguraron la victoria. Con esta, el Nápoles se coloca con nueve puntos, mientras que el Young Boys se queda con seis.

Comienzo rocoso

Ambos conjuntos se presentaron al encuentro con la necesidad de una victoria que les acercara al liderato o a la clasificación. Los dos equipos llegaban al partido con seis puntos, tras dos victorias y una derrota en los tres partidos anteriores. El Nápoles quiso llevar el dominio desde el inicio del partido, pero el Young Boys no se lo puso nada fácil durante los primeros compases de partido. Se tuvo que esperar 15 minutos para ver la primera ocasión clara del partido. Vino de la mano del Nápoles, de Lorenzo Insigne exactamente. El extremo italiano recibió un pase, recortó hacia dentro y probó a Mvogo, que consiguió desviar el balón gracias a una buena estirada. Los locales se hacían al partido.

Insigne remata a portería|Foto: Napoli

En el minuto 18, Miguel Britos recibió un golpe y tuvo que solicitar la asistencias médicas. Se consiguió recuperar momentánemente y continuó en el encuentro. Empezó a aparecer Jonathan de Guzmán, que ya avisó en el minuto 20 con un remate que se le fue por encima de la meta del Young Boys. Pocos minutos después, lo volvió a intentar con un remate de cabeza que se le fue desviado. El partido entró en un tramo en el que ninguno de los dos equipos era capaz de crear ocasiones claras y todo el juego se concentraba en el centro del campo. Mertens y De Guzmán llevaban el peligro en ataque del conjunto local.

Gol psicológico

Finalmente, en el minuto 38, Britos se retiró del terreno de juego tras no poder continuar debido al golpe que se dio al principio del partido. En su lugar, entró Ghoulam. El partido parecía encaminado al empate a nada al descanso, pero Lorenzo Insigne estuvo a punto de abrir la lata en el minuto 44 gracias a un gran disparo que se le marchó desviado. Cuando moría la primera parte, De Guzmán apareció para hacer el primero tras un disparo que se coló por la escuadra para quitar las telarañas. Gol de De Guzmán, que adelantaba a los suyos. Al descanso, se llegaba con 1-0.

Zapata lucha por el balón| Foto: AFP

El Nápoles sale lanzado

La segunda parte comenzó con un Nápoles con la moral alta tras el gol sobre la bocina que les había puesto por delante en el tiempo de descuento de la primera mitad. En el minuto 47, Dries Mertens pudo hacer el segundo, pero falló un gol cantado en el área pequeña. El conjunto local era dueño del partido y buscaba ocasiones. Minutos más tarde, De Guzmán lo volvió a intentar desde fuera del área, pero Mvogo atrapó sin problemas. Estaba más cerca la sentencia que el empate. El Young Boys no podía llegar a posiciones adelatandas y se antojaba complicado el empate. Los visitantes intentaban hacer el partido más físico, algo que les favorecía, pero el Nápoles lo tenía todo a su favor para llevarse la victoria.

Los locales cada vez creaban más, ocasiones y en el minuto 56 Zapata pudo sentenciar. Tras un centro desde la banda, el delantero napolitano no fue capaz de introducir el balón en la red con el portero casi batido. Inexplicable ocasión desperdiciada. Lorenzo Insgine tuvo dos oportunidades clarísimas para el conjunto local, que, cada vez, jugaba mejor. Los visitantes tuvieron dos acercamientos antes de que llegara el segundo del Nápoles. Tras una gran jugada de Zapata, en la que se fue por fuerza, le dio el balón a De Guzmán, que no perdonó e hizo el 2-0. Segundo del Nápoles, segundo del canadiense. El partido se calentó, y Koulibaly hizo una entrada muy fea sobre un rival. Se salvó de la amarilla.

Walter Gargano jugó con la máscara| Foto: UEFA

De Guzman é basta

El Young Boys seguía achicando balones de su área y el partido era de color napolitano. El canadiense De Guzmán volvió a probar fortuna desde más allá del área, pero el disparo se le marchó alto. En el minuto 73, Rafa Benitez movió el banquillo. Se retiró Insigne y entró el español Callejón. Algo más de 15 minutos para el de Motril. El Nápoles seguía dominando y Zapata y Callejón, en doble ocasión, tuvieron dos oportunidades para incrementar aún más la ventaja.

En el minuto 79, se produjo el primer cambio en el Nápoles. Se marchó el titular Zapata y entró el argentino Gonzalo Higuaín. El partido estaba encarillado para los locales. A raíz de la superioridad, el Nápoles creaba cada vez más ocasiones. Y llegó el tercero. Tras un centro despejado muy mal por la defensa suiza, De Guzmán llegó desde segunda línea y definió a la perfección para hacer el 3-0. Hat trick del canadiense. Partidazo. El partido murió en ese instante y los minutos finales fueron de descanso para ambos equipos. El Nápoles pensaba en la Serie A. Cuando el partido moría, en el minuto 88, el Young Boys pudo hacer el gol de la honra, pero Rafael Cabral le hizo un paradón a Nicki, que había realizado una gran jugada. El colegiado añadió tres minutos en los que ambos equipos dieron por bueno el resultado. Finalmente, victoria local por 3-0 gracias a los goles de De Guzmán.

De Guzmán celebra el hat-trick con Laurentis| Foto: Napoli

Puntuaciones VAVEL UEFA Europa League

Nápoles (3) Young Boys (0)
Rafael 6 Mvogo 7
Mesto 5 Hadergjonaj 5
Henrique 6 von Berger 5
Koulibaly 5 Vilotic 4
Britos (38') 4 Rochat 5
Gargano 5 Sanogo Junior 5
Inler 6 Nuzzolo (60') 4
Insigne (73') 7 Bertone 6
De Guzmán 9 Gajic (60') 6
Mertens 6 Steffen 6
Zapata (79') 6 Hoarau (68') 4
Suplentes
Ghoulam (38') 6 Yubo (60') 5
Callejón (73') 6 Nikci (60') 5
Higuaín (79') 5 Afum (68') 4
VAVEL Logo