La libreta de Sam Allardyce: cambio de táctica forzado
Foto: VAVEL.com

A falta de una hora para uno de los partidos de la jornada del sábado, se dio a conocer la lista de los 11 hombres que formarían para los hammers. Sorprendía la ausencia, tanto en el 'once' como en el banquillo de Downing, Song, Kouyate, Enner Valencia y Diafra Sakho, pilares del equipo en lo que va de temporada. Seguramente fuese debido a que jugaron con sus selecciones, y dado lo largo de su plantilla, Big Sam optó por darles descanso.

Nueva disposición: 5-3-2 con carrileros.

Pero la falta de los jugadores anteriormente nombrados no fue la única sorpresa que tenía preparada el mánager inglés. Jugaban de inicio tres centrales: Reid, Collins y Tomkins; los laterales fueron los habituales: Jenkinson y Cresswell. El centro del campo era un doble pivote con Noble y Nolan, los capitanes, y por delante de ellos Morgan Amalfitano. Completaban el once "las dos torres": Carlton Cole y Andy Carroll, dos delanteros con gran poderío en el juego aéreo.

El gran cambio no dio grandes resultados

La disposición de los jugadores evidenciaba que el juego del West Ham se iba a basar en buscar la llegada de los laterales, que en ataque serian carrileros, y poner centros para Cole y Carroll. Al fin y al cabo, ese estilo había sido el característico de Big Sam los últimos años y esperó obtener buenos resultados con ello.

Los primeros compases del partido la defensa estuvo muy firme, por el hecho de ser tres centrales. Ademas, Noble y Nolan sujetaron bien el medio pero Carroll, y sobre todo Cole, parecían algo desubicados pues no les llegaban balones. Con el paso de los minutos el Everton tuvo más presencia en campo clairet and blue, la defensa no estaba tan segura, y llegó el gol local. El West Ham adelanto algo la defensa y eso le permitió algo más de peligro al final del  primer tiempo, pero sin resultado.

La clave estuvo en buscar más el movimiento en ataque y desborde antes que el balón colgado. Esto se dio en el doble cambio Zárate por Cole y Jarvis por Noble; el West Ham a partir de entonces penetró en la firme defensa toffee y a la primera, tras una pared entre Zárate y Amalfitano, llegó el empate. No se conformaron los visitantes, que con desbordes por banda y centros para Carroll, con el equipo más adelantado, puso en peligro la portería local. Por otro lado, las llegadas del Everton, tanto en contraataques como jugadas rápidas, iban siendo más peligrosas para los visitantes. Finalmente, cuando mejor estaba el equipo de Allardyce, Osman puso el 2-1 culminando una buena contra. El West Ham subió arriba a aprovechar su poderío por alto para buscar un punto, pero sin premio.

VAVEL Logo