Empate que sabe a derrota
Ninguno de los entrenadores encontró la tecla para lograr la victoria. | Foto: kicker.de

Empate sin goles entre Bayer Leverkusen y Borussia de Dortmund que les sirve para poco a ambos conjuntos. A los primeros porque sus rivales directos por lograr la clasificación para puestos de Champions han vencido, por lo que se colocan en quinta posición; y a los segundos porque un solo punto es muy poco para un equipo que arrancó la jornada como colista, y que la terminará de la misma forma.

El encuentro comenzó con un tanteo mutuo. Poco fútbol en la primera media hora de juego entre dos equipos que acostumbran a generar numerosas ocasiones debido a su juego vertical, pero que hoy eran incapaces de superar la última línea de su rival.

El primero en asustar fue el conjunto de Dortmund con una falta lateral botada por Reus que se envenenó y terminó en córner, y posteriormente con un disparo a la salida del saque de esquina de Sahin que salió desviado. El Leverkusen respondía con un golpe franco que Calhanoglu tiró por el palo del portero son consecuencias y con una peligrosa internada de Bellarabi por banda derecha que cedía para que Castro, a un toque, rematara. Con el portero ya vencido, Hummels sacó de cabeza antes de que el balón terminara en gol.

Los de Schmidt seguían intentándolo con Bellarabi, el más activo de su equipo en la primera mitad, que poco antes del pitido del árbitro sacaba un centro que tras tocar en un rival, por poco entra si no fuera porque Weidenfeller estaba atento. Y así finalizaron los primeros 45 minutos, con menos ocasiones de las esperadas y a la espera de una segunda parte mejor.

Kampl rindió a gran nivel en su debut. | Foto: kicker.de

La reanudación se tiñó de amarillo, con un Borussia mejor plantado, lanzando contras rápidas, con un buen Kampl en su debut liguero con el equipo, y con Sokratis bastante activo actuando como lateral derecho tras la salida de Piszczek por lesión.

La primera ocasión se produjo en un error en la salida de balón del Bayer Leverkusen. El balón terminó en pies de Immobile que se quedaba solo frente a Leno en posición escorada. Su disparo fue magistralmente desviado a córner por el meta. Paradón.

El propio Immobile intentó más tarde sacar un pase de la muerte hacia Reus, que tras llegar mordido fue despejado a córner por la defensa. El córner lo remató alto Hummels. Eran los mejores minutos del Borussia hasta el momento, y en el ambiente se generaba una sensación de clara mejoría, y se esperaba que el gol llegara en cualquier momento, aunque nunca ocurriría tal cosa.

Roger Schmidt reaccionó a la superioridad de su rival con un cambio que frenó las acometidas visitantes. Renunció a la pegada de Calhanoglu, pero reforzó el centro del campo con el veterano Rolfes. A partir de este momento, a falta de un cuarto de hora para el final, el encuentro fue totalmente plano, con una única ocasión más hasta el final: Un intento de vaselina de Castro que se iba alto.

A pesar de ser dos de los equipos más verticales de la competición, ninguno supo gestionar sus ocasiones para lograr los tres puntos. La remontada del Borussia tendrá que esperar, mientras que el Leverkusen deberá seguir sumando si quiere que su afición disfrute de partidos de Champions un año más.

VAVEL Logo