Lukaku presenta la candidatura del Everton para la Europa League
Young Boys - Everton / Foto: everton.com

A veces algo tan sencillo como una solitaria victoria puede significar un fuerte soplo de oxígeno para levantar el ánimo a un equipo que parecía estar hundiéndose jornada tras jornada sin capacidad de reaccionar. Young Boys y Everton se citaban esta tarde del jueves 29 en la ida de dieciseisavos de la Europa League en la que había algo más en juego que encaminar la eliminatoria a favor para el pase de ronda, sobre todo para los toffes. El conjunto suizo, marcados por la ilusión de continuar con este momento tan dulce, fueron de más a menos con una leve mejoría en los minutos finales.

Y es que el partido no podía comenzar mejor para los locales ya que, tras una peligrosa ocasión protagonizada por Oviedo quien se convertiría en uno de los mejores del partido cumpliendo su papel de lateral y llegando a actuar como un centrocampista más, una buena contra conducida por Nuzzolo acabaría en el primer tanto del encuentro con un disparo espectacular de Hoarau directo a la escuadra desatando la locura en el Stad de Suisse Wankdorf.

El duro golpe sufrido a los 10 minutos no amuermaría al Everton que aumentaría su intensidad en ataque conscientes de la enorma importancia que poseía una victoria en el enfrentamiento. Primero serían Lukaku y Barkley con dos jugadas consecutivas que hicieron lucirse a Mvogo evitando el empate; sin embargo solo sirvió para animar mucho más a los ingleses por medio de una constante y perfecta conexión entre el canterano toffe y el delantero belga que se convirtió en un verdadero puñal para la defensa amarilla. De esta forma, el gol visitante no tardaría en llegar, en el minuto 24 Lukaku abriría si cuenta particular rematando con la cabeza un buen centro de Barry. Comenzaba el 'show' Lukaku.

El Everton quería más, obtener la victoria era primordial. Pasado los 4 minutos del empate una genialidad de jugada de toque entre McCarthy, Naismth y finalmente Coleman que remataba a placer, daba la vuelta al marcador para la alegría de los pocos aficionados que se habían desplazado a Berna y de un Roberto Martínez que al fin veía como su equipo realizaba un juego soberbio y efectivo además de disfrutar haciéndolo. El Young Boys reaccionó disponiendo de dos oporunidades claras, primero un remate de Nuzzolo que detuvo de manera providencial Howard y después un cabeceo de Hoarau que se marchó rozando el palo derecho.

El juego del conjunto suizo se recuperaba por momentos incentivados por una afición que veía la posibilidad de volver a igualar la balanza. Sin embargo, Romelu Lukaku tenía otros planes y en el minuto 39 cerraría prácticamente el partido. Otra bonita jugada en la que Oviedo dejó de tacon un gran pase para que Barry realizara su segunda asistencia de la tarde tras el remate de Lukaku a puerta vacía, el delantero se encontraba en un claro fuera de juego pero el colegiado dio por válido el tercer tanto de los toffes. Los jugadores se retiraban a los vestuarios con un resultado muy a favor de los visitantes de cara a la vuelta-

De la tranquilidad al susto

La segunda parte comenzó de la misma manera que había acabado la primera; un Everton superior controlaba las riendas del encuentro y por ello disponía de las mejores ocasiones. Mirallas fue el primero que tuvo en sus botas el cuarto gol pero falló cuando lo tenía todo a su favor. Sin embargo, Lukaku no lo haría aprovechándose de un preciso pase entre líneas de Barkley para plantarse en un mano a mano ante Mvogo firmando así su primer hat trick en competición europea. El partido y la eliminatoria, estaban prácticamente cerrados.

Pese a ello, no todo sería un camino de flores en lo que restraba el enfrentamiento ya que una expulsión de Stones en el minuto 63 por una entrada dentro del área de Howard sobre Hoarau volvía a animar al Young Boys. Para desgracia de unos y fortuna de otros, sería el propio delantero francés quien lanzaría el penalti enviándola por encima del laguero; se alejaba la posibilidad de recortar distancias.

Los minutos finales transcurrirían con poco peligro, el Everton aguantaba atrás con un jugador menos mientras que los locales intentaban sin eficacia llegar a la portería del guardameta estadounidense. Mientras tanto, Lukaku buscaba su póker de goles con las pocas contras de las que pudo disfrutar hasta su sustitución en el minuto 85 marchándose ovacionado por la afición toffee y sus propios compañeros.

El partido llegaba a su fin y el Everton cumplía con creces el objetivo en esta eliminatoria que sirve además como una inyección de moral para la plantilla de cara a esta vuelta de liga. El Young Boys por su parte deberá conseguir un 0-4 en el Goodison Park, un tarea bastante complicada.

Young Boys (1) Everton (4)
Mvogo 8 Howard 8
Hadergjonaj (min. 90) 7 Coleman (min. 28) 8
Vilotic 6 Jagielka 7
Bergen 6 Stones (min. 63) 6
Lecjacks 6 (min. 58) Oviedo 8
(min. 90) Sanogo (min. 49) 7 (min. 69) McCarthy 7
(min. 70) Gajic 6 Barry 7
(min. 77) Steffen 8 Naismith (min. 36) 7
Nuzzulo 7 Mirallas 8
Kubo 7 Barkley (min. 49) 8
Hoarau (min. 10) 8 (min. 85) Lukaku (min. 24)(min. 39) (min. 58) (min. 79) 9
Sustituciones
(min. 70) Gerndt 7 (min. 58) Garbutt 7
(min. 77) Seferi 7 (min. 69) Alcaraz 6
(min. 90) Bertone - (min. 85) Atsu -
VAVEL Logo