Resumen temporada 2014/2015 del Bayern de Múnich: la ópera que desafinó al final
Fotomontaje: Gerard Faiges Llauradó / Redacción Alemania VAVEL.

La temporada 2014-2015 del Bayern de Múnich será recordada por los contrastes existentes entre el inicio y el final de la misma. Como un torbellino, los bávaros arrancaron el año futbolístico a tambor batiente. Victorias, goles, fútbol y la presentación de un proceso evolutivo táctico daban cuenta de un monstruo alemán que devoraría a todos en su propio feudo y en las escenas más importantes de Europa. Sin embargo, tras una especie de plaga de lesiones, los de Guardiola perdieron la brillantez y terminaron por ceder terreno en la DFB Pokal y en la UEFA Champions League, quedándose únicamente con la Bundesliga, en donde las últimas fechas dejaron en claro la vulnerabilidad con la que el Bayern de Múnich terminó su temporada.

Nuevos miembros en la orquesta

Para esta temporada, los bávaros buscaron reforzar su plantilla y procuraron que todas sus líneas estuvieran igual de fuertes para poder competir palmo a plamo en Alemania y, especialmente, en Europa. Para ello, el primer en llegar fue el sonado fichaje del polaco Robert Lewandowski, quien rápidamente se colocó la "9" del Bayern y ocupó el espacio dejado por Mandzúkic. Junto a "Lewa" llegó también la joven figura de Juan Bernat, lateral zurdo del Valencia que arribaba a Múnich en búsqueda de evolución y crecimiento y de un espacio dentro de las convocatorias de Guardiola.

Para esta temporada, los bávaros buscaron reforzar su plantilla y procuraron que todas sus líneas estuvieran igual de fuertes

Con la zona ofensiva y los costados reforzados, la prioridad fue la zona baja, donde las negociaciones bávaras llevaron a cabo la culminación del fichaje del central marroquí Medhi Benatia, quien llegó para ocupar un puesto dentro de la plantilla de centrales que contaba con un Badstuber aún en recuperación. Sin embargo, el que sin duda se transformó en el fichaje más sorpresivo y efectivo de la temporada fue el del español Xabi Alonso, procedente del Real Madrid, que llegó a Múnich el último día del mercado de fichajes y rápidamente se colocó en el centro del campo para orquestar la sinfónica guardiolista de los bávaros.

Xabi Alonso fue el último fichaje bávaro de la temporada. // (Foto de fcbayern.de)

Otro de los fichajes fue el del español Pepe Reina, procedente del Nápoles, quien llegaba a Múnich sabedor de sus pocas posibilidades de ocupar el espacio dentro del once titular ante la enorme actuación de Manuel Neuer en los últimos años. Estas altas llegaban para cubrir las bajas de Toni Kroos (Real Madrid), Mario Mandzúkic (Atlético de Madrid) y Emre Can (Liverpool), éste último vendido totalmente al club inglés luego de jugar cedido en el Leverkusen la temporada anterior. Julian Green era otro de los que emigraba a préstamo al Hamburgo y se completaba así la plantilla bávara.

Del golpe de la Supercopa al esplendor táctico

La temporada arrancó de forma gris para el Bayern de Múnich. Con un Aubameyang espléndido, Jürgen Klopp y el Borussia Dortmund volvían a ganarle la partida a Pep Guardiola derrotándolo 2-0 en la Supercopa Alemana. Tras esto, con la baja de Javi Martínez confirmada para casi toda la temporada, el Bayern logró sobreponerse y comenzó el camino hacia un punto excelso en su juego en Bundesliga y Europa. La liga arrancaba con una victoria de 2-1 ante el Wolfsburgo en Allianz Arena en un partido vibrante y vertical, donde ambos equipos mostraron las credenciales para ser los protagonistas principales dle circuito teutón.

La liga arrancaba con una victoria de 2-1 ante el Wolfsburgo en Allianz Arena en un partido vibrante y vertical

Sin embargo, en la segunda fecha del campeonato, un empate a un gol ante el Schalke 04 comenzaba a dejar ciertas dudas en el funcionamiento del equipo, el cual generaba buen fútbol por varios tramos del encuentro, pero terminaba por apagarse sobre el final. Este partido marcó también el debut de Xabi Alonso, quien apenas había llegado a Alemania el día anterior. Luego, una victoria sobre le Stuttgart de 2-0 y un empate sin goles ante el Hamburgo ampliaban el margen de duda, hasta que una aplastante victoria de 4-0 sobre el Paderborn en Allianz Arena y con un tremendo nivel futbolístico dieron paso al resurgir del equipo en el torneo local.

Para cerrar la primera parte de la liga sumando 45 puntos en 17 partidos, con apenas 4 goles en contra y 41 a favor

Tras este partido, el Bayern despegó en cuanto a resultados y comenzó a hilvanar una racha de 11 triunfos y apenas un empate sin goles ante el Borussia Mönchengladbach, para cerrar la primera parte de la liga sumando 45 puntos en 17 partidos, con apenas 4 goles en contra y 41 a favor para mostrar los números que confirmaban el imperio bávaro en toda Alemania. Dentro de estos triunfos destacan el de 2-1 sobre el Borussia Dortmund, en uno de los mejores partidos de la primera vuelta del torneo, la victoria sobre el Werder Bremen de 6-0, con un histórico doblete de Philipp Lahm, y el 0-4 con que arrollaron a un Augsburgo efervescente en Bundesliga pero que sucumbió ante el poderío del Bayern. La primera vuelta terminaba con un 1-2 sobre el Mainz con un gol 'in extremis' de Robben para sellar el momento espléndido que la Sinfónica Guardiolista vivía en Alemania.

El sube y baja del segundo tiempo

Para la segunda parte de la temporada, el Bayern seguía mostrando que la llegada de su 25° título de Bundesliga era solo cuestión de tiempo y de mantener el tren ganador que traían desde el comienzo. Sin embargo, la reapertura del campeonato tras el parón invernal traía consigo la primera gran caída del Bayern en Alemania. Sería un 4-1 humillante y lapidario propiciado por un Wolfsburgo en ascenso que aprovechó la oportunidad para posicionarse como el nuevo rival a vencer para el Bayern de Múnich de Pep Guardiola.

Tras este partido y con un empate ante el Schalke 04 por 1-1, el Bayern encontró el rumbo de la victoria al vencer 0-2 al Stuttgart. Pero, la ratificación de que el Bayern recuperaba su mejor forma tras el descalabro ante los lobos llegó en Allianz Arena con un histórico 8-0 ante el Hamburgo en el mejor partido del Bayern de Múnich de toda la temporada. Goles, buen fútbol y un resultado para los libros de la historia dle fútbo alemán dejaban al Bayern nuevamente a la espera de su título que no presentaba discusión alguna. Tras el 8-0 llego un 0-6 ante el Paderborn para sumar 16 goles en tres partidos consecutivos sin recibir ninguno en contra.

El Bayern sumaba su 25° título de Bundesliga de la historia

Con estas goleadas, el Bayern encaminó una racha de siete victorias y una derrota, sufrida ante el Borussia Mönchengladbach por 0-2 en Allianz Arena, que terminarían con un 1-0 ante el Hertha de Berlin, para que con el solitario gol de Schweinsteiger el Bayern confirmara su título en compañía de la derrota del Wolfbsurgo por 1-0 ante los potros, para volver inalcanzable a los lobos en su persecusión sobre el Bayern. El Bayern sumaba su 25° título de Bundesliga de la historia con una amplia ventaja de puntos al poseer un registro, hasta esa fecha 30, de 76 puntos tras 24 victorias, 4 empates y solo 2 derrotas, con 77 goles a favor y 13 en contra.

El contraste se reflejaba en los 4 tantos recibidos en la primera vuelta, contra los 14 sumados en contra en la segunda

Sin embargo, con la Bundesliga asegurada la gracia se perdió y el Bayern de Múnich tuvo un cierre de temporada para el olvido. Quedando fuera de la Pokal y la Champions League, los bávaros hilvanaron tres derrotas consecutivas tras sumar el triunfo que les dejó el título en sus manos. Esas derrotas fueron: 2-0 ante el Bayer Leverkusen, 0-1 ante el Augsburgo y 2-1 ante el Friburgo, cerrando la temporada liguera con un 2-0 a favor ante el Mainz 05 para festejar el título. La Bundesliga cerraba para el Bayern con 79 puntos sumados con 25 triunfos, 4 empates y 5 derrotas, con 80 goles a favor por 18 en contra. El contraste se reflejaba en los 4 tantos recibidos en la primera vuelta, contra los 14 sumados en contra en la segunda. El Bayern no terminó bien su temporada.

Las lesiones: un eterno calvario

El bajón final del Bayern de Múnich, más allá de una situación táctica, tuvo su énfasis y eje central en un aspecto propio del deporte, pero que puede condenar hasta al mejor equipo del mundo: las lesiones. La plaga de bajas y las incontables veces que Guardiola tuvo que reconstruir su equipo dejaron en claro que la falta de recursos principales mermó mucho la efectividad deportiva del equipo, que resintió, principalmente, la pérdida de Robben y Ribéry en el tramo final de la campaña. A continuación el detalle de lesiones del Bayern en esta temporada:

1.) Javi Martínez: desde la Supercopa
2.) Thiago Alcántara: recaída a inicios de temporada. regresó para la parte final.
3.) Philipp Lahm: lesionado en Noviembre en partido frente a la Roma
4.) Arjen Robben: lesionado en el partido de Cuartos de Final de Champions League ante el Porto
5.) Franck Ribéry: lesionado en el partido de Cuartos de Final de Champions League ante el Porto

6.) David Alaba: recaída de su lesión sufrida ante la Roma en Noviembre, tras fecha FIFA de Marzo.
7.) Holger Badstuber: lesionado en el partido de Cuartos de Final de Champions League ante el Porto
8.) Arjen Robben: lesionado nuevamente en el partido de Semifinales de Pokal ante el Borussia Dortmund
9.) Robert Lewandowski: lesionado en el partido de Semifinales de Pokal ante el Borussia Dortmund

A estas lesiones también deben sumarse las de Rafinha (Febrero y Marzo), Claudio Pizarro (Noviembre-Marzo), Bastian Schweinsteiger (arrancó lesionado la temporada y se reincorporó hasta Febrero) y algunas molestias leves en hombres como Thomas Müller, Mario Götze y Xabi Alonso. En total, las lesiones bávaras rondaron los once elementos en total, algo que mermó mucho la fluidez en su juego y los obligó a utilizar piezas en diferentes posiciones como último recurso ante la larga lista de bajas. Un equipo golpeado por las bajas, las cuales se coordinaban para llegar en grupo y al unísono.

Robben fue uno de los hombres que más extrañó el Bayern por lesión. // (Foto de vavel.com)

La imposibilidad del triplete

Otro de los aspectos fundamentales de la temporada del Bayern de Múnich fue la forma en cómo perdieron la posibilidad de sumar el segundo triplete de su historia, lo que si consiguió el Barcelona. Para el tramo final de la temporada, el Bayern apuntaba alto a la posibilidad de asistir a una "Boda Doble" en Berlín y a asegurar de forma temprana la Bundesliga, pudiendo obtener un histórico triplete para sus vitrinas. Sin embargo, la historia no terminó nada bien ni en la DFB Pokal ni en la UEFA Champions League.

Sin embargo, la historia no terminó nada bien ni en la DFB Pokal ni en la UEFA Champions League

En cuanto a la Pokal, el Bayern arrancó su camino a tambor batiente con una demolición a goles al Preusen Munster en la primera ronda. Luego, el Hamburgo no pudo poner oposición alguna y cayó 1-3 ante el Bayern que enfilaba su camino hacia Berlín. La siguiente pieza del rompecabezas se consiguió ante el Eintracht de Braunschweig, donde el Bayern se impuso 2-0 en Allianz Arena y se cruzaba contra el Bayer Leverkusen en ronda de Cuartos de Final donde, tras una apasionante carrera de 120 minutos sin goles, el partido cerraría con un 3-5 en la tanda de penales con Neuer y Thiago como los grandes protagonistas.

Pero, tras esta ronda, las semifinales serían el tope para el Bayern al no poder superar al Borussia Dortmund en el propio Allianz Arena. El partido acabó 1-1 en 120 minutos, pero, en la ronda de penales, increíblemente el Bayern falló todos sus disparos y vio como los dorados les vencían 0-2 desde los doce pasos, frustrando el primer título del Bayern en la temporada. Una vez más Allianz Arena era la tumba del omnipotente bávaro desde los doce pasos. Una vez más el Bayern quedaba fuera estando tan cerca de la gloria de Berlin.

El Bayern quedó fuera de la Pokal en semifinales. // (Foto de fcbayern.de)

En cuanto a la Champions League, el camino del Bayern fue de más a menos en Fase de Grupos, aunque se plagó de contrastes sobre las rondas de eliminación directa hasta llegar a su caída en semifinales ante el Barcelona. La fase de grupos arrancó con un 1-0 sufrido ante el Manchester City en casa y un frío 0-0 ante el CSKA Moscú en Rusia. Sin embargo, el despegue llegó en Italia, cuando el Bayern despedazó y masacró a la AS Roma con un 1-7 en el Olímpico de Roma y ante la mirada atónita de los aficionados de 'La Loba' que jamás imaginaron la forma arrolladora en que el Bayern los aplastaría.

Tras este partido, las victorias ante el CSKA y la Roma, en Alemania, el único punto negro lo puso la caída en Inglaterra por 3-2 ante el City. Sin embargo, ganando su sector, el Bayern de Múnich puso pie adentro en Octavos de Final, donde arrancó con un congelado empate de 0-0 ante el Shakhtar Donetsk, para después devorar al equipo ucraniano con un despiadado 7-0 en Allianz Arena. Desde este partido, la visión "geminista" de mostrar un rostro en casa y otro totalmente diferente de visita comenzaría a aparecer en la filosofía de juego bávara, lo cual, a la postre, terminaría por pasarles factura.

Desde este partido, la visión "geminista" de mostrar un rostro en casa y otro totalmente diferente de visita comenzaría a aparecer en la filosofía de juego bávara

Para la ronda de Cuartos de Final, le primero de los grandes sustos del Bayern llegó. Con un inicio trepidante que desconcertó al Campeón alemán, el Porto derrotó 3-1 al Bayern en 'O Dragao' y dejó al equipo teutón al borde de la eliminación europea. Sin embargo, una vez más, Allianz Arena sería testigo de un cambio radical en el Bayern y, con un contundente 6-1, los bávaros se encaminaban a Semifinales y dejaban fuera al Porto con un K.O. sin apelativos y con la contundencia tan mortífera que el Bayern era capaz de generar. Pero, para mala fortuna alemana, comenzaba a verse que la ausencia de Ribéry y Robben le pasaba factura al equipo y su próximo rival era el Barcelona.

La posibilidad del triplete se cerraría en esa serie de Semifinales. En la ida, el Bayern haría unos sensacionales 75 minutos, hasta que, en apenas dos jugadas, Lionel Messi sacaría toda su genialidad y dejaría el partido con un 3-0 lapidario y que sentenciaba al Bayern de Múnich a una eliminación más en esta etapa del torneo. La vuelta procedió sin mayores sobresaltos, aunque con toda la adrenalina que agregó un Bayern dispuesto a no dejarse morir con facilidad. Un 3-2 peleado y donde el Bayern puso en ciertos momentos un nivel de nerviosismo bastante perceptible al Barcelona, sería el cierre de la participación muniquesa en el torneo continental y cerraba así toda opción de triplete. El Bayern se quedaba sin viajar a Berlín.

El Bayern no pudo coronar una final en Berlin. // (Foto de vavel.com)

Jugador del Año: Manuel Neuer y Arjen Robben

Foto de goal.com

Difícil sería determinar cuál de los dos jugadores destacó por encima del otro. Lo de Manuel Neuer, el portero menos vencido de la temporada y estableciendo el récord histórico de 19 imbatibilidades en la temporada, Neuer mostró sus condiciones como nuevo arquero alemán y mostrando el prototipo de la innovación en la demarcación bajo palos. Su gran actuación fue un valuarte para el Bayern y una de las claves para lograr todo lo que consiguieron en esta temporada.

Foto de taringa.net

Por su parte, Arjen Robben, con 17 goles, registró su temporada más goleadora de toda su carrera y marcó la tendencia ofensiva del Bayern. Sus cambios de ritmo, sus diagonales mortales, la versatilidad que mostró para arrancar como lateral derecho o casi un interior por ese sector y todo el aporte ofensivo desde su prodigiosa zurda lo ubican como uno de los mejores jugadores de la temporada. El holandés se irguió como un bastión firme en el ataque bávaro a tal punto que, con su lesión en la parte final, el Bayern perdió todo el gas que le era posible y disminuyó considerablemente su capacidad goleadora.

Jugador Revelación: Mitchell Weiser

Foto de fm-base.co.uk

Al borde de caer en el mercado de verano e invernal, Mitchell Weiser se quedó en el Bayern y decidió despuntar a fuerza de juventud, velocidad y desborde. Junto a Gaudino, encabezaron la lista de nuevos valores en la plantilla bávara, siendo Weiser el que más logró destacar una vez terminado el curso. Su velocidad, la profundidad que generó en base a sus movimientos inteligentes y las asistencias claves, sobre todo a Schweinsteiger, en los últimos partidos de la temporada le posicionan como un valor a futuro para el Bayern y una opción seria para ocupar la plaza de extremo por los costados, sobre todo, por la derecha.

Jugador Decepción: Dante

La temporada terminó y dejó algo en claro: Dante ya no está para el nivel que exige un equipo como el Bayern de Múnich. Flojo en la marca, lento en los relevos y totalmente fuera de tiempo en la marcación al espacio, Dante se convirtió en una garantía de inseguridad en la zona baja. De todas las derrotas bávaras sus errores fueron las jugadas claves y nunca supo ser una opción seria ante el buen rendimiento de Benatia, Boateng y de Rafinha o Alaba como centrales en línea de tres. Dante parece haber cerrado su ciclo como jugador élite y no muestra más la solvencia característica de su juego en el pasado.

Foto de goal.com
VAVEL Logo