El Lobo madrugó a Caperucita
Lewandowski y Klose en acciones del encuentro. // (Foto de fcbayern.de)

Cuando ya se preparaba para cantar el alirón, el Bayern de Múnich vio como un gol de Bendtner empataba las acciones y como Xabi Alonso erraba su cobro desde los doce pasos para perder, por tercera vez consecutiva con Guardiola al mando, la Supercopa Alemana, ésta vez a manos del Wolfsburgo, equipo que nunca bajó los brazos y que siempre buscó el arco de Neuer. El partido, intenso y vibrante, marcó la nueva batalla hegemónica del fútbol alemán, donde entraron en escena las dos fuerzas más potentes del balompié teutón actualmente. Los lobos de Hecking le ganan así la primera partida de la temporada al Bayern de Guardiola, en algo que parece común para los bávaros con el ibérico al frente, recordando sus caídas ante el Dortmund de Klopp las pasadas dos temporadas. El encuentro marcó también el debut de Arturo Vidal con la camiseta del Bayern de Múnich.

Delirante arranque de partido

Con la orden de Fritz para el inicio el partido, lobos y bávaros salieron a por todas desde el primer minuto. Es así como en apenas el primer minuto de juego, un cambio de juego perfecto de Xabi Alonso encontró a Douglas Costa hecho una bala por la banda izquierda. El brasileño le ganó la espalda a Vieirinha, desbordó hasta línea final y sacó un centro que Lewandowski no alcanzaba a rematar ante el corte de Naldo. El balón moría botando en el área hasta que Xabi Alonso llegó para conectar un derechazo que se iba totalmente desviado de la puerta de Casteels.

Las acciones se ponían del lado bávaro desde el arranque

Luego, al 3', Robben encaraba a Perisic sobre la derecha, lo dejaba en diagonal y sacaba un centro al área para que Tim Klose llegara justo al corte dentro del área. Las acciones se ponían del lado bávaro desde el arranque, sin embargo, la peligrosidad de los lobos seguía latente en dos intentos de De Bruyne por conectar con Dost en contragolpe, pero que eran reducidos por el oportuno cierre de Boateng. El propio central muniqués tendría una oportunidad de oro al 7' cuando, tras un excelso cobro de esquina de Xabi Alonso, Thiago no remataba de la mejor forma de cabeza y el balón le llegaba a Boateng quien estrellaba en el larguero su disparo.

Pero, tras esta jugada, Ricardo Rodríguez pescaba el rebote y conectaba un envío largo para Arnold quien, a su vez, enviaba el balón saltando líneas para De Bruyne sobre la derecha. Sin embargo, en sus acostumbradas intervenciones al mejor estilo de líbero defensivo, Manuel Neuer despejaba de cabeza el balón cuando el belga se preparaba para correr solo hacia el área. Vieirinha ratificaría la reacción de los lobos tras esta jugada al 12', con un tremendo balazo de derecha que se terminaba marchando abierto y desviado de la puerta de Neuer.

Con esta acción, el Bayern entró en dosificación y comenzó a defenderse con la monopolización del esférico. Contrarrestándolo, el Wolfsburgo adelantó líneas y comenzó a buscar al Bayern desde su campo, entramando un auténtico muro defensivo sobre los tres cuartos de cancha de los bávaros. Estas acciones generaban pérdidas de balón como la de Xabi Alonso al 21', que acabó en una exquisita pared entre Perisic y De Bruyne, pero el remate del croata salía directo a manos de Neuer. De Bruyne lo intentaba al 23' con un derechazo desde fuera del área, pero la barrida de Boateng intervenía en la trayectoria del balón. Perisic tendría otra chance al 24' en tiro de esquina, pero su cabezazo se iba totalmente desviado.

El partido se volvía una sucesión intensa de ataques. Ambos equipos exhibían sus mejores armas

El Bayern reaccionaría al 26' cuando Lahm armaría una quirúrgica salida sobre costado derecho, abriendo con Müller pegado totalmente a la banda. El atacante alemán buscaría a Lewandowski al espacio tras el desmarque de Robben, dejando que el polaco se marchara solo ante Casteels. El relevo de Klose no se hizo esperar y, de forma astuta, Lewandowski asistió para la subida de Costa desde la izquierda, pero el brasileño, teniendo todo para rematar a puerta, decidió ceder para el polaco una vez más dejando que Naldo reaccionara para el rechace. El partido se volvía una sucesión intensa de ataques. Ambos equipos exhibían sus mejores armas y demostraban que la guerra por la dominiacón teutona comenzaba.

En dicha sucesión de golpes, el Wolfsburgo sería el que daría el más peligroso sobre el final del partido cuando, un pelotazo largo de Naldo encontraría una descoordinación total entre el cierre de Benatia y la salida de Neuer. Ninguno de los dos tocaba el balón y le quedaba todo para que De Bruyne definiera a puerta vacía, pero el disparo del belga se abría por completo ahogando el grito de gol de la grada. El susto hizo palidecer por completo a Guardiola y a todo Múnich, pero la inefectividad de De Bruyne terminaba por salvarlos. Tras esta acción, Fritz pitaba el final del primer tiempo con un merecido cero a cero en el pizarrón que pudo ser una igualdad con dividendos en el marcador.

Caperuza que se duerme se la lleva la corriente

Para la segunda parte, ambos entrenadores dejaban intactos sus planteles confiando abiertamente en sus directrices tácticas iniciales. Sin embargo, el Bayern carburaba de mejor forma y ya al 47' sorprendía con un pase filtrado al área de Xabi Alonso para Thiago, que el brasileño controlaba bien sobre Klose, pero fallaba en el segundo control ante el relevo de Naldo. Pero, al 48', Costa volvería a ejercer su rol de bala sobre la izquierda, desbordando por completo a Vieirinha y conectando un centro que Casteels no pudo contener tras el remate de Lewandowski y dejando que Robben inflara las redes tras el error del meta lobo. El Bayern abría la lata y ponía el partido bajo sus condiciones.

El gol dejó un cierto impacto anímico sobre el Wolfsburgo quien, al 50', veía como Costa entraba libremente por la izquierda y conectaba otro centro que ésta vez Casteels lograba contener antes de la llegada de Müller. La reacción de casa llegó hasta el 53', cuando en un cobro de esquina, Klose se anticipaba a Thiago y enviaba un cabezazo bombeado y sumamente colocado que solo la gran estirada de Neuer lograba evitar su transformación en gol. Luego, al 57', un pase mágico de De Bruyne entre líneas dejaba que Bas Dost se escapara solo, pero su remata salía hacia el centro de la portería donde Neuer lo rechazaba con ambas manos.

Era el Bayern el que comenzaba a tocar a su ritmo acostumbrado y dejaba sin posibilidades a la ofensiva de los lobos

El Bayern veía que los lobos reaccionaba y enviaba un mensaje de peligro a la puerta de Casteels con una gran jugada individual de Robben sobre derecha que terminaba en una cesión para Thiago quien remataba desde el área, pero su tiro se iba completamente desviado. Hecking hacía sus primeros movimientos enviando a Schürrle por Caligiuri y buscando mayor velocidad sobre las bandas, sin embargo era el Bayern el que comenzaba a tocar a su ritmo acostumbrado y dejaba sin posibilidades a la ofensiva de los lobos. Únicamente un centro tibio de Guilavogui era todo lo que ofrecía el Wolfsburgo que comenzaba a desesperarse lentamente en el terreno de juego.

Al 64', una genial pared entre Lewandowski y Müller dentro del área alcanzaba a ser cortada por Naldo cuando ya el alemán se preparaba para batir a Casteels. Tras esta jugada, Hecking hacía más movimientos ocn la llegada de Kruse y Bendtner, pero Guardiola respondía con el ingreso de Rafinha y el debut esperado de Arturo Vidal en la mediacancha bávara. Era el propio chileno quien, al 77', recogía una gran asistencia de Müller y enviaba un sólido derechazo a puerta, pero Klose se cruzaba en el giro del balón, enviándolo por línea final. Vieirinha volvía a inquietar a Neuer al 79' de larga distancia, pero el meta respondía de forma contundente al disparo.

El Wolfsburgo madrugaba por completo a un Bayern que se sentía demasiado ganador antes de tiempo

Con Vidal, el Bayern ganaba fuerza en su zona media y comenzaba a asfixiar aún más al Wolfsburgo. Las llegadas de Robben al 83' y 86' dejaban en claro que los bávaros podían definir el partido cerrándolo con un claro 0-2, pero el desacierto se presentaba a la orden del día en cada uno de esos intentos. Sin embargo, una gran habilitación de Schürrle hacia la derecha le permitía a De Bruyne ganarle la carrera a Alaba y conectar un centro a toda velocidad que Bendtner se anticipaba a Benatia y conectaba de zurda para vencer a Neuer y colocar el empate al 88'. La locura estalló en las gradas. El Wolfsburgo madrugaba por completo a un Bayern que se sentía demasiado ganador antes de tiempo. Fritz sancionaba el final y todo quedaba para decidirse desde los doce pasos.

El Wolfsburgo se corona así Campeón de la Supercopa Alemana por primera vez en su historia, firmando su segundo título de forma consecutiva

En la tanda de penales, Casteels reinvindicó su figura tras el error en el gol de Robben y se convirtió en la figura para su equipo. El marcador final fue de 5-4 en una tanda donde Rodríguez, De Bruyne, Schürrle, Kruse y Bendtner (en el penal final) convertían todos sus intentos batiendo sin problemas a Manuel Neuer que nada pudo hacer para evitar la caída de su equipo. Por su parte, Vidal, Robben, Lahm y Costa convirtieron por los bávaros, pero el error de Xabi Alonso, unido a la buena fortuna de Casteels, permitieron que el meta belga tapara con lo último de su bota el cobro del español que iba hacia el centro. El Wolfsburgo se corona así Campeón de la Supercopa Alemana por primera vez en su historia, firmando su segundo título de forma consecutiva y anunciándose como un rival duro y complicado para el posible Tetracampeonato del Bayern en esta temporada.

VAVEL Logo