El 'Teatro de los sueños': La casa del diablo
Old Trafford (Foto: Patricia González/VAVEL)

Con más de 100 años de historia, Old Trafford es uno de los estadios con más magia e historia del fútbol inglés. Apodado el Teatro de los sueños por uno de los mejores jugadores de la historia del club, Sir Bobby Charlton, el mítico estadio de los red devils ha sido testigo de como algunos de los mejores jugadores del mundo dejaban su huella en la historia, no sólo del club sino también del mundo del fútbol.

Antes de que existiera Old Trafford, el Manchester United disputaba sus encuentros en los campos locales de North Road (1878-1893) y luego de Bank Street (1893-1910). Durante gran parte de esos años, hasta 1902, el Manchester United fue conocido como el Newton Heath. Después del rescate del equipo del borde de la bancarrota y del cambio de nombre, el nuevo presidente, John Henry Davies, decidió en 1909 que los terrenos de Bank Street no eran adecuados para un equipo que había ganado recientemente la liga de Inglaterra y la Copa de la FA, de modo que donó fondos para la construcción de un estadio nuevo en Old Trafford.

El actual estadio de los diablos rojos comenzó a construirse en 1908, y fue en 1910 cuando ya pasó a ser considerado la nueva casa del Manchester United. El primer encuentro que se disputó en el Teatro de los sueños fue, nada más y nada menos, que contra el gran rival en cuanto a ligas inglesas se refiere, el Liverpool.

El United cayó derrotado en ese partido por 4-3 ante una afición que llenó el estadio por completo, 80.000 localidades. Ese día, el grandioso estadio del Manchester United fue descrito por un periodista como "el más hermoso, el más espacioso y el más asombroso estadio que alguna vez haya visto. Como campo de fútbol no tiene rival en el mundo; es un honor para Manchester y el hogar de un equipo que puede hacer maravillas cuando se lo propone".

Desde ese día, Old Trafford, se ha convertido en la casa de todo aficionado red devil. Sin embargo, desde 1941 hasta 1949, el Manchester United y sus aficionados tuvieron que mudarse de casa, pero no de ciudad, debido a los graves daños que sufrió el estadio como consecuencia de un bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial. El Manchester United disputó sus encuentros como local durante esos años en Maine Road, la casa de su vecino, el Manchester City.

Para el año 1959 ya se habían reconstruido las cuatro gradas a nivel del suelo, y también se instaló iluminación artificial para, de esta manera, poder utilizar el estadio para disputar encuentros de la Copa de Europa entre semana en vez de tener que jugarlos en Maine Road. Por esa misma fecha, el equipo también había rediseñado las gradas norte y este a fin de prepararse para la Copa Mundial de 1966. Las columnas de los techos se reemplazaron en 1965 por otras de un diseño más moderno en voladizo en la parte superior del techo, lo que le daba a todos los espectadores una visión sin obstáculos.

Old Trafford 1965 (Foto: Unitedsredarmy.com)

Con cada mejora hecha al estadio desde la Segunda Guerra Mundial, la capacidad se redujo de manera continua. Para la década de los '80, la capacidad se había reducido desde 80.000 hasta una cifra de 60.000 aficionados aproximadamente. La capacidad se redujo aún más en 1990, y llegó a la cifra más baja de la historia de 44.000, cuando el gobierno exigió, después del desastre de Hillsborough ,que todos los estadios debían tener sillas para todos los asistentes.

Sin embargo, el resurgimiento del equipo en los años 90 y el aumento de su popularidad determinaron que era necesario aumentar el número de asientos. En 1995, comenzó la construcción de una grada norte totalmente nueva que debía estar lista para la disputa de la Eurocopa de 1996. Con la construcción de esta grada, la capacidad del estadio pasó a ser de unos 55.000 espectadores aproximadamente.

Las reformas no se detuvieron ahí, ya que los éxitos alcanzados por los red devils durante los siguientes años llevaron a la incorporación de segundos niveles para las gradas este y oeste. Una vez terminada la expansión de los cuadrantes noroeste y noreste, en el verano de 2006, Old Trafford pasó a disponer de una capacidad de 76.000 espectadores aproximadamente.

Old Trafford en la actualidad (Foto: Unitedsredarmy.com)

Partícipe de grandes eventos

El Teatro de los sueños fue, además, un anfitrión frecuente de los encuentros de la semifinal de la Copa de la FA en situación de terreno neutral, y también de encuentros internacionales de la selección inglesa en la época en que el nuevo Wembley Stadium estaba en construcción, entre los años 2001-2007. También fue anfitrión de partidos de la Copa del Mundo de 1966 y de la Eurocopa de 1996, así como de la final de la Liga de Campeones de 2003 entre los equipos AC Milán y Juventus.

El récord de asistencia de Old Trafford, como estadio neutral, se produjo en 1939, cuando 76.962 aficionados asistieron a la semifinal de la Copa de la FA entre los equipos Wolverhampton Wanderers y Grimsby Town.

Reconocimientos

El último cambio que sufrió el Teatro de los sueños fue un simple, pero importante, cambio de nombre en una de sus gradas. La grada norte de Old Trafford pasó a denominarse The Sir Alex Ferguson Stand, la grada de Sir Alex Ferguson, en reconocimiento a los 25 años de trabajo y logros que el entrenador escocés había dado al club hasta la fecha. Además, también se instaló en las afueras del estadio, al lado de su grada, una estatua de bronce del entrenador escocés de tres metros de altura aproximadamente.

Pero la de Ferguson no es la única estatua que se encuentra en las inmediaciones del estadio, ya que, en la entrada principal, se encuentra la del también entrenador Matt Busby, uno de los supervivientes de la tragedia de Munich junto a Bobby Charlton, que se hizo cargo del equipo desde 1945 hasta 1969, ganando la primera Copa de Europa del club en 1968.

Foto: Manchester United

En esa Copa de Europa, Busby tuvo a su disposición a tres leyendas del club y del fútbol británico como son el fallecido norirlandés George Best, el escocés Denis Law y el inglés Bobby Charlton, quienes también poseen una estatua en las cercanías de Old Trafford: la trinidad del United.

Foto: Manchester United
VAVEL Logo