CSKA de Moscú: un fantasma del pasado

El conjunto moscovita será el bache que tendrá el Sporting Club de Portugal en su camino a la fase de grupos de la UEFA Champions League. Los de Jorge Jesús son favoritos a pasar la ronda, pero el conjunto ruso tratará de dar la sorpresa ante los portugueses, que en este mercado estival se han reforzado muy bien con vistas a este enfrentamiento de Champions.

Será un enfrentamiento especial para la hinchada del Sporting, que vio como el CSKA les arrebataba la Copa de la UEFA en su propio estadio allá por 2005, donde, contra todo pronóstico y en apenas 20 minutos, los moscovitas hicieron un maracanazo en Lisboa. Akinfeev y Berezutski son los únicos supervivientes de aquella final, que de seguro, volver al José Alvalade será especial para ellos, pues un jugador no olvida esos momentos de gloria.

Así juega el CSKA

Los de Leonid Slutsky tienen un estilo de fútbol duro, rocoso, buscando siempre el choque. Les gusta jugar rápido, moviendo la pelota de lado a lado y buscando los contragolpes con velocidad. Si bien en ataque tienen su mejor arma y son de lo mejor de su liga a pesar de la baja de Doumbia, en defensa flojean y mucho. En cuanto al ataque, el CSKA tiene mucho peligro en la zona de tres cuartos donde Dzagoev, Nathko y Eremenko hacen mucho daño tanto entrando desde segunda línea como nutriendo de balones a Musa.

Sus inseguridades en defensa y su inestabilidad en campo propio servirán a los de Jorge Jesús de arma principal para aprovechar el desparpajo de Slimani, Teófilo Gutiérrez o Fredy Montero para hacer daño en la portería moscovita.

El conjunto ruso tiene en su ataque, pese a haber perdido a Doumbia, su delantero referencia la pasada campaña, la clave de sus éxitos. Con Dzagoev como jugador referencia del equipo, escoltado por Nathko y Eremenko, construyen un juego rápido y directo muy difícil de detener para las defensas rivales.

Un partido, una victoria

Portugueses y rusos tan solo se han enfrentado una vez en su historia. Los leones disputaban en su casa la final de la actual Europa League, por aquel entonces, Copa de la UEFA. Eran favoritos, por lo que nadie se esperaba que el CSKA acabara venciendo.

El 18 de Mayo de 2005, ante 46.500 espectadores, prácticamente lleno el Alvalade, los leones comenzaron ganando la final y todo apuntaba a que los lisboetas iban a alzar el título al cielo de su casa. Pero, tras el descanso, el CSKA salió a morder, comenzó a dominar el encuentro y, en apenas 10 minutos, ya habían conseguido el gol de la igualada. El desconcierto y los fantasmas del temido maracanazo se presentaban ante la afición verdiblanca. Así fue, tras el gol de Berezutski, Zhirkov primero y Vágner Love después, hicieron los goles que confirmaron la remontada rusa y que dieron el título de campeones a los caballos.

Foto: UEFA

Este se convirtió en uno de los partidos más nefastos de la historia del Sporting, que desde entonces tiene la 'espinita' clavada y buscará vengarse del CSKA dejando a los rusos sin Champions, una venganza que, de lograrse, sabrá a poco para los aficionados, pero que, para algunos, será la justicia del fútbol.

Empezando con buen pie en su liga

Debido al clima, la Premier League rusa ya ha dado el pistoletazo de salida. En la competición doméstica, el CSKA ha conseguido tres victorias en tres jornadas, lo que les ha llevado al coliderato, que comparten con el Zenit de San Petersburgo.

No saben lo que es perder esta temporada, pues su bagaje es de cuatro victorias y un empate. Además, en liga aún no han recibido gol. En la fase previa de UEFA Champions League, consiguieron la clasificación en Praga ante el Sparta tras vencer por 2-3 remontando un 2-0 inicial. En la ida en Moscú empataron 2-2.

VAVEL Logo