Sorpresa en el Emirates Stadium
Foto: Jugadores celebran el gol de Zarate. Fuente: @premierleague

Tras una jornada de sábado con alguna sorpresa y dónde quedaba inaugurada la Premier League 2015-2016, arrancaba el domingo con el partido que enfrentaba a Arsenal y West Ham en el Emirates Stadium de Londres. Los de Ársene Wenger iniciaban la temporada como candidatos al título tras su victoria frente al Chelsea de Mourinho en la Community Shield. Los de Bilic, con las dudas de lo que les espera este año, cuando sin empezar la liga, han caído eliminados de la Europa League en la fase previa. La primera parte siguió el guión establecido, con el Arsenal como dueño de la posesión del balón y de las ocasiones del partido. Hasta el final de la primera parte donde Kouyate, tras rematar un centro lateral y una mala salida de Cech, adelantó al West Ham en el marcador. La segunda parte comenzó de la misma manera y con el Arsenal buscando el gol del empate, pero tras un despiste en la salida del balón, Zárate robó y desde fuera del área batió a Cech. Tras el 0-2, los gunners siguieron volcados pero la buena defensa del West Ham y un gran Adrián bajo palos, consiguieron mantener la portería a cero.

Dominio local y gol visitante

El partido comenzó con intensidad por parte de los visitantes y con control del balón por parte de los locales. Una intensidad que se vio plasmada en forma de tarjetas amarillas para Noble y Ogbonna cuando a penas se habían disputado diez minutos de partido, con el objetivo de marcar territorio ante el juego de largas posesiones del Arsenal. Pero los gunners supieron mantener la calma e intentaron fabricar el gol mediante el estilo de juego que les caracteriza. Fueron varias ocasiones claras por parte de Oxlade, Cazorla o Giroud las que hacían presagiar una victoria local.

El West Ham se mantenía ordenado en defensa y se encontraban cómodos sin tener la posesión del balón, con cada uno de los jugadores concentrado en lo que debía hacer para contrarrestar al rival. Por su parte, el Arsenal combinaba entre sus jugadores de ataque, pero la falta de espacios provocaba que no pudieran llegar al área para finalizar jugadas y tan sólo pudieran hacerlo mediante chutes lejanos que se marchaban directamente fuera o bien, un gran Adrián lograba atajarlas.

Pero al filo del descanso, una falta de lateral que sacó Payet al punto de penalti, encontró a Kouyate como rematador para poner el 0-1 en el marcador. El resultado al descanso no parecía preocupar en el estadio por el juego y las ocasiones que estaban viendo, pero a su vez, tampoco parecían preocupados los jugadores del West Ham. Acababan la primera parte por delante del marcador y con una gran seriedad y firmeza en la zona defensiva que les hacía estar tranquilos por el resultado.

Esta vez no hubo remontada

La temporada pasada fueron varios los partidos que el Arsenal remontó tras irse al descanso por detrás en el marcador y jugando como local. Este era otro motivo por el que no había nervios en el estadio. Tras la charla de Wenger en el vestuario, y la respectiva de Bilic a los suyos, se reanudó la segunda parte que transcurrió con un guión similar al de la primera hasta el minuto 15 de la misma. Aquí, un error en la salida de balón por parte de la defensa del Arsenal, lo aprovechó Zárate, que robó el balón al borde del área, y tras orientarse el balón para que éste le quedara a su pie bueno, golpeó hacia portería y Cech no logró detener la pelota, aunque pudo hacer más.

Este segundo gol del West Ham iba a provocar que la defensa la tuvieran más sería y cerrada que en la primera parte y que a penas probaran de atacar e inquietar de nuevo al portero gunner. Se mantuvieron ordenados y juntos en su campo ante los continuos ataques locales. Faltaba media hora para que terminara el partido pero éste se veía sentenciado. Los visitantes no daban ninguna posibilidad a Cazorla y sus compañeros de que crearan espacios y con ello, ocasiones claras de gol. Seguían con chutes lejanos a la portería, dónde Adrián lo paraba todo. Llegó algún disparo tímido entre todas las jugadas de ataque que inquietó al guardameta español, entre ellos Walcott, que entró en la segunda mitad, y también Alexis, que salió a falta de 20 minutos.

El susto del partido lo dieron Giroud y Tomkins cuando el saltaron de cabeza a rematar un balón dentro del área con la mala suerte que sus cabezas chocaron entre sí. Por suerte, se pudieron levantar tras la actuación de las asistencias y continuar el partido. Más tarde, el joven de 16 años Reece Oxford era substituido por Nolan entre una tímida ovación de la afición visitante por el buen partido que había realizado pese a su corta edad. Para poco más quedaría tiempo, pese a los cinco minutos de añadido que dio un Martin Atknison que pasó desapercibido, lo que es un gran detalle para un árbitro.

La victoria refuerza moralmente a un West Ham que días atrás había caído eliminado en la fase previa de la Europa League ante el Astra rumano por un global del 4-3. En cambio, la derrota sufrida por el Arsenal, les hará tocar tierra tras las grandes expectativas generadas por la victoria frente al Chelsea de Mourinho en la Community Shield. En cualquier caso, este ha sido el resultado de la primera jornada de Premier League para ambos equipos pero todavía quedan 37 partidos y más de dos semanas con el mercado de fichajes abierto.

VAVEL Logo