Un avión francés sobrevuela Newcastle
Giroud rematando contra el Newcastle, vía mirror.

Después de disputar dos jornadas consecutivas lejos de upon Tyne, los seguidores urracas están sedientos de fútbol. Y nada mejor para saciarse que recibir al genial equipo londinense del Arsenal. El Newcastle United llega a la cita con ilusiones renovadas. Tras comenzar empatando en la primera jornada contra el Southampton dejando una buena impresión, cayeron en la segunda fecha con estrépito en el feudo galés del Swansea City, volviendo las dudas. La tercera jornada, previa a la actual, los de Tyneside consiguieron sumar un punto que, a priori, no entraba en los planes del equipo al conocerse el calendario. El empate en Old Trafford contra el Manchester United de Van Gaal elevó sobremanera los ánimos, llegando así, con dos puntos y nuevas esperanzas, al partido que se disputará este sábado, 29 de agosto de 2015, en St Jame´s Park. Por su parte, el conjunto blanquirojo de Londres comparecerá con siete puntos en su casillero, situado en las posiciones altas de la clasificación y dejando muestras de buen juego. Venció sus dos primeros partidos de manera imponente, cosechando en la tercera jornada un empate sin goles contra un rival directo, el Liverpool de Brendan Rodgers.

Antecedentes con claro tono colorado

Los enfrentamientos entre ambos contendientes son poco menos que innumerables, tratándose ya de tradición una cita como ésta cada año en la máxima competición inglesa. El pasado inmediato favorece indudablemente al Arsenal, equipo que desde hace casi cinco años no da tregua a su rival, arrebatándole los puntos allá donde le toca enfrentarse a él. La última vez que el Newcastle consiguió sacar algo de su duelo contra el Arsenal data del 13 de agosto de 2011, cuando un empate a cero goles en casa le permitió sumar el mínimo. Para observar la victoria más reciente del Toon tenemos que remontarnos un año antes, a noviembre del 2010, cuando vencieron por 0-1, como visitantes.

Por parte del Arsenal, la historia es, por lo tanto, radicalmente opuesta, siendo últimamente una alegría para ellos saber que llega el momento de medirse al equipo rayado. Desde la última vez que empataran, en la fecha antedicha, los gunners han conseguido seis victorias, la mayoría cómodamente. En la temporada 2012/13 se produjo una de las más contundentes, cuando el Arsenal venció por siete goles a tres en el Emirates Stadium. En dicho partido los locales bordaron su juego, consigiendo penetrar en el área rival por todas las zonas posibes. Walcott, que no dejó de percutir por banda derecha y consiguió un hat trick, y Giroud, que anotó los dos tantos que asentaron la victoria, fueron las estrellas aquel diciembre del año 2012.

Últimos cara a cara entre estos viejos conocidos

La pasada temporada la tónica fue la habitual; dos partidos jugados, ambos ganados por el Arsenal y seis puntos en su Haber. El primero de ellos se llevó a cabo en los dominios de Wenger, el 13 de diciembre del pasado año 2104, cuando los magpies aún eran entrenados por Alan Pardew, en la última etapa de aceptable juego que se les recuerda . 4-1 fue el resultado final, significando un dominio absoluto local y la supremacía atacante de su hombre gol, Olivier Giroud. El más actual de los enfrentamientos se jugó hace pocos meses, el 21 de marzo de 2015, y como el que se nos presenta, los equipos se vieron las caras en St Jame´s Park. El resultado final favoreció a los visitantes, quienes vencieron por dos goles a uno al conjunto dirigido en aquel entonces por John Carver. El técnico local alineó un 11, cuanto menos, extraño, con varios futbolistas ocupando posiciones que no les son habituales. Un 4-2-3-1 destinado al contragolpe fueron dibujo e idea que quiso plasmar el entrenador sobre el terreno de juego. Arsene Wenger alineó a once jugadores bastante habituales. Algunos de ellos partieron como suplentes durante la pasada temporada, pero fueron usados como recambios en sus mejores zonas de influencia. El dibujo 4-2-3-1 de posesión fue la proposicion del francés. De defensa a ataque y de derecha a izquierda, éstas fueron las alineaciones que se vieron en el último partido:

Newcastle: Krul/ R.Taylor - Janmaat - Williamson - Colback/ Sissoko - Anita/ Gouffran - Cabella - Ameobi/ Ayoze.

Arsenal: Ospina/ Chambers - Gabriel - Koscielny - Monreal/ Ramsey - Coquelin/ Alexis Sánchez - Cazorla - Wellbeck/ Giroud.

Hubo un actor principal en el encuentro, el autor de los goles visitantes. El 0-1 llegó mediada la primera mitad. En el minuto 24 una falta botada diagonalmente al arco de Krul por Santi Cazorla,fue prolongada en el área grande de cabeza, llegando en segunda instancia, a escasos metros de portería, Olivier Giroud, quien, tras adelantarse a su par defensivo, introdujo con el muslo el balón en la portería. El segundo de los goles, cuatro minutos después, también sería aéreo, y lo firmaría otra vez el delantero de la selección blue. Jugada ofensiva que acabó en centro lateral de Cazorla, para que Giroud, elevándose entre los centrales, conectara el testarazo que abría la brecha en el marcador. Pese a lo ajustado del resultado, en el césped se vio una supremacía gunner. El partido se puso cero a dos ya en el minuto 28, con los goles anotados en escaso margen de tiempo. La estrella local, Moussa Sissoko animaría a los aficionados en el minuto 48, pero realmente fue un espejismo, ya que los magpies se mostraron inoperantes en cuanto a fluidez de juego, y sólo un milagro pudiera haberles hecho empatar.

Victoria del Arsenal con gol de Giroud (foto:sportige)

El antídoto contra los peligros magpies es de origen galo

El Arsenal es un equipo peligrosísimo en cualquiera de sus zonas de ataque. Su juego es fluído, posesión y verticalidad arriba le definen. Pero si ante algo o alguien debe reforzarse Steve McClaren, teniendo delante a su próximo rival, es contra su delantero centro. Oliver Giroud, el "9" del conjunto londinense, ha sido una pesadilla para el conjunto de Tyneside desde que debutara contra ellos en el año 2012. Ya desde aquella victoria del Arsenal por siete goles a tres, y pese a saltar al verde en el minuto 74 de juego, el internacional francés dejó claro lo que podría producir ante los centrales blanquinegros, que por desgracia para el actual entrenador urraca, poco han variado en la actualidad. Taylor, Coloccini o Williamson han tenido que sufrir en multitud de ocasiones los vuelos de Giroud, mirándolo desde tierra y casi necesitando el uso de prismáticos. En diciembre del año 2012 el ariete anotó los goles que a la postre serían los dos primeros introducidos en un saco personal que, a día de hoy, sigue cargando. El primero de ellos, quinto en la victoria, lo consiguió, cómo no, de remate de cabeza en el área pequeña, el segundo, tras un fuerte derechazo. La temporada siguiente, la 2013/14, en el partido de vuelta, Giroud formó por primera vez en el 11 titular del Arsenal frente al Toon, y como era de esperar, no lo desaprovechó. El equipo londinense se impuso por un contundente 3-0, y el delantero dejó su sello, cerrando el marcador en el minuto 66. Pero sus aportaciones, si bien no tenían nada desechable hasta el momento, se multiplicaron la pasada temporada. Giroud fue el principal artífice de las dos victorias del Arsenal contra el Newcastle cosechadas ese año fubolístico, goleando en los dos partidos y cerrando la que a día de hoy es su cuenta anotadora contra el equipo de Tyneside: siete goles en cinco partidos. Dos balones introdujo en el arco del holandés Tim Krul en la ida, para colaborar en el 4-1 obtenido en Londres. Asimismo, los dos anotados en la vuelta fueron obra suya, en la victoria por la mínima en St Jame´s Park.

Taylor, Coloccini o Williamson han tenido que sufrir en multitud de ocasiones los vuelos de Giroud

Olivier Giroud es un delantero centro de área, rematador tradicional y "cazagoles" casi por castigo, al que no se le puede perder de vista ni un solo instante en los 90 minutos de partido. Su corpulencia no está, en absoluto, exenta de técnica y plasticidad de movimientos. El excelente disparo de zurda que le es propio no dista mucho de la potencia y precisión con la que maneja su cabeza, tanto para pensar como para actuar. Las jugadas a balón parado son caramelos para el francés, que degusta con la ansiedad de un niño, convirtiéndolas, por ende, en tormentos para los centrales rivales. Steve McClaren, en éste su primer año al frente del Newcastle United, bien debería prever una estretagia defensiva clara y definida para evitar el peligro o minimizar las virtudes de Giroud. Los informes de sus analistas no pueden dejar de ser detallados; las estadísticas están ahí, y en este caso no son, como otras veces, engañosas. Giroud ha sido y es la principal arma de Wenger contra las urracas; los centros laterales y el juego aéreo el medio prioritario para la consecución de su objetivo: encontrar a Olivier, y con ello, el gol.

Giroud alzando dos dedos, por sendos tantos (foto:skysports)
VAVEL Logo