Sporting Kansas City, campeón de la US Open Cup 2015
Sporting Kansas City. Campeón Lamar Hunt U.S. Open Cup 2015 || Imagen: sportingkc.com

Sporting Kansas City logró su tercera U.S. Open Cup al superar en los penaltis a Philadelphia Union.El partido estuvo muy disputado desde el principio a fin, llegando al final con empate a uno en el marcador. Philadelphia Union se adelantó en la primera parte, en la cual realizó un gran juego. Los visitantes fueron superiores en la segunda parte, (consiguiendo un gol), pero el miedo a perder la final, les llevó a ser muy cautos en la prorroga.

Grandes primeros 45 minutos para ‘Philly’

Los locales tuvieron un gran inicio del encuentro ya que en apenas tres minutos tuvieron una gran ocasión para adelantarse, en un remate desde el punto de penalti que Melia tuvo que despejar con una parada llena de reflejos.

Pero esta llegada tan temprana solo fue un espejismo, ya que a partir de ese momento, todo el peso y la iniciativa en el juego, caía del lado de los de Kansas City. Aunque lejos de lo que se podía esperar, esta superioridad solo era en posesión de balón, ya que los acercamientos sobre la portería de Blake eran escasos. Estas pocas llegadas, como por ejemplo una de Németh, eran fáciles de detener para el portero de Philadelphia Union.

En el minuto 11 llegó la ocasión más peligrosa para los locales, cuando Zusi recibió un balón en la frontal del área, y de primeras disparó a puerta. La buena suerte se alió con el equipo local ya que la pelota golpeó en el palo y cayó en las manos de Andre Blake.

Poco a poco y tras estos minutos de control visitante, los Philadelphia Union parecieron volver a entrar en el encuentro y aprovechaban los contraataques para llevar peligro sobre la portería rival, haciendo así que estos tuvieran que retrasar levemente su línea defensiva. Y en una de esas acciones, los locales lograron adelantarse en el marcador. Un balón en largo de Nogueira para Le Toux a la espalda de la defensa le dejó con posibilidades de superar en carrera a su rival, y ante la salida de Melia, logró superarle con un disparo cruzado. Con este gol, el franco-estadounidense se situaba como el máximo goleador histórico de la U.S. Open Cup.

Este gol pareció tener un efecto soporífero para Sporting Kansas City, ya que no conseguían demostrar en ataque la superioridad de los primeros minutos y su rival continuaba jugando con mucha comodidad al contra.

En una de esas acciones los visitantes estuvieron a punto de ampliar la ventaja en el marcador. Una jugada igual que a la del gol, volvió a dejar solo a Le Toux frente a Melia, pero esta vez el portero visitante estuvo más acertado y logró detener el disparo del delantero.

Los últimos minutos del encuentro estuvieron marcados por un dominio absoluto del conjunto de Philadelphia Union que en escasas ocasiones dejaba a su rival llegar sobre campo propio o crear peligro. Sólo alguna acción a balón parado llevó a los visitantes a molestar al Blake.

Melia manda el partido a la prórroga

La segunda mitad tuvo un inicio muy igualado. Los Sporting Kansas City empezaron con otra mentalidad diferente al final de la primera parte. Se estaban pareciendo a cada minuto que pasaba, al equipo que dominó en la primera parte del partido. Los locales continuaban con su buen fútbol, buscando siempre sorprender al contrario, tratando de aprovechar sus espacios.

A los diez minutos de esta segunda parte, Myers logró empatar el encuentro, pero su gol fue anulado ya que hubo una falta previa al portero de Phialdephia, que tuvo que estar varios minutos siendo atendido por el golpe. Tres minutos después, Le Toux consiguió anotar otro gol, pero el juez de línea lo anuló por fuera de juego.

Mediada la segunda parte y con los visitantes volviendo a tener mayor protagonismo en el partido y acercándose con más peligro a la portería, lograron anotar el gol del empate, que mandaba momentáneamente el partido a la prórroga. Una jugada por banda derecha de Myers, finalizó con un centro para Zusi que cedió el balón a Németh, para que el delantero húngaro anotara con un disparo al palo más alejado.

Philadelphia Union parecía haber sucumbido al juego de sus rivales y sólo alguna contra le ayudaba a llegar a las inmediaciones de Melia, que estaba deteniendo con solvencia todos los balones que se acercaban a su territorio.

Los dos entrenadores empezaron a dar refresco a sus jugadores de campo y las sustituciones llegaban. Vermes dio entrada al español Quintillà para darle mayor presencia ofensiva a su equipo con el balón. Jim Curtin dio entrada a Conor Casey, que en el primer balón que tocó, se plantó solo frente a Melia, pero el portero visitante volvió a sacar otra mano prodigiosa.

En los minutos finales el balón estuvo en posesión de Sporting Kansas City, pero las llegadas de mayor peligro fueron para los locales que a punto estuvieron de conseguir el trofeo. Pero la mala suerte y las buenas actuaciones de Melia llevaron el partido a la prórroga.

Sin riesgos

El partido llegó a la prórroga y los locales continuaron teniendo acercamientos peligrosos sobre la portería rival, llegando incluso a hacer que Melia volviera a esforzarse para detener el balón.

A partir de ese momento, mucho juego en el centro del campo, pero sobre todo las defensas tenían mayor protagonismo. El miedo a perder la final en estos minutos adicionales, hacía a los equipos acumular mayor cantidad de jugadores en esta zona del campo, que buscar el gol con ahínco.

Durante la prórroga, ningún equipo corrió riesgos

La segunda parte llevó un juego muy similar al de la primera en el que ninguno de os equipos quería correr riesgo. Aunque si hubo un par de ocasiones en las que ambos equipos estuvieron a punto de adelantarse. Casey remató un saque de esquina que Melia sacó en la línea de gol.

Mientras que por parte de Sporting Kansas City tuvo una oportunidad con un disparo de Dwyer que Blake detuvo sin dificultades. En los últimos minutos del partido, Curtin realizó un cambio de cara a la tanda de penaltis, que sorprendió a todos. Sacó del campo a Blake para dar entrada a McCarthy.

El partido llegó al final de los 120 minutos con el marcador de 1-1, por lo que el campeón se decidiría en los penaltis. Un total de ocho penaltis lanzó cada equipo, incluido un fallo para cada equipo. En el octavo lanzamiento para Philadelphia, Wenger fue el encargado de lanzar, pero su golpeo no fue bueno, provocando que Melia lo detuviera. En ese momento llegó Jordi Quntillà, el español asumió la responsabilidad de lanzar el penalti decisivo y anotarlo, dando su tercera Lamar Hunt U.S. Open Cup a Sporting Kansas City

VAVEL Logo