Portimão sueña con la Taça de Portugal

Ni los más ilusos del lugar podían imaginar este desenlace. Portimonense y Belenenses abrían la cuarta ronda de la Taça de Portugal en uno de los duelos más igualados de esta eliminatoria, pues los locales ocupan la zona alta de la Segunda Liga y Belenenses, de la Liga NOS, no pasa por su mejor momento. Al final, los de Portimão han conseguido una victoria 'in extremis' (3-2) gracias a un gol de Ewerton en el descuento, lo que hace que el equipo local se clasifique para los octavos de final de la 'prova rainha'.

Ningún entrenador se guardó nada. Sabían que el pase a los octavos de final de la competición más antigua de Portugal estaba en juego y salieron con todo. José Augusto, con su habitual 4-4-2, solo introdujo la novedad de Carlos Henriques en portería, sustituyendo a Ricardo Ferreira, y a Ivo Nicolau, quien volvía de una lesión. Por su parte, Sá Pinto también sacó al campo a jugadores titulares como Kuca, Sturgeon o André Sousa, demostrando que se tomaba en serio este partido ante un rival de categoría inferior.

Comenzaba el partido con un Portimonense volcado hacia el campo rival. Los del Algarve, con una presión asfixiante, encerraron a los de Belém y estos sufrieron mucho en la salida de balón. Eso provocó que en cinco minutos ya tuviera dos llegadas importantes el equipo local, una de ellas muy clara con un pase de Fabrício al que Pires no pudo llegar en boca de gol. La respuesta de Belenenses no se hizo esperar. Un cabezazo de Tiago Caiero tras un saque de falta a punto estuvo de poner por delante a los de Sá Pinto.

La lógica de los primeros quince minutos se acabó imponiendo. Tras varias llegadas peligrosas, Zambujo envió a la red, con la ayuda de un defensa rival que desvió la trayectoria, un balón que le cayó tras un rechace de córner. Belenenses debía reaccionar, pues su salida de vestuarios no fue la mejor. Con el 1-0 reflejado en el marcador, los de Lisboa intentaron dar un paso al frente, algo lógico al ser el equipo de categoría superior, y comenzaron a tener más controlado el juego a pesar de las malas condiciones del terreno de juego.

Tras el arreón previsible de Belenenses después de encajar el gol, el partido entró en un momento donde el balón no salía del centro del campo salvo contadas ocasiones y ningún equipo estaba cómodo sobre el maltrecho césped. Esto le venía bien a Portimonense, que a pesar de estar en la primera mitad jugaba con el tiempo a favor. La movilidad de Jorge Pires en ataque hacía mucho daño a la zaga azul. El encuentro comenzó a calentarse y los entrenadores de ambos equipos entraron en una fuerte discusión verbal sin que llegara más lejos. Quizás Belenenses no estaba realizando un buen partido porque su mejor jugador, Kuca, estaba totalmente desaparecido.

Las llegadas locales seguían inquietando al equipo visitante. Un centro de Mamadu fue cabeceado por Déner y a punto estuvo de llegar el 2-0. Hasta que llegó. En un robo de Ewerton, el mediocentro brasileño condujo el balón hasta la frontal seguido por un rival, disparó, y batió a Ricardo Ribeiro. De nuevo, como en el primer gol, el balón entró al tocar en un jugador rival que cambió la trayectoria. Sá Pinto seguía enfurecido y volvió a protestar al árbitro una falta previa. Con este resultado favorable a los locales el partido se iba al descanso. Los locales estaban bastante mejor que Belenenses y el resultado lo demostraba.

A la vuelta de vestuarios ningún entrenador introdujo cambios, ambos confiaban en sus onces titulares. El partido, como era lógico con el 2-0, comenzó a romperse y a ser un correcalles. Kuca tuvo de cabeza el 2-1, pero demostró que no estaba siendo su partido. Zambujo respondió con un remate con la zurda que se fue alto. Así estaba el partido, con llegadas constantes y sin pausa. Sá Pinto no estaba contento con lo que veía tras la reanudación y movió el banquillo dando entrada a Betinho y Rúben Pinto por Tiago Silva y André Sousa.

La presión local a la salida de balón de Belenenses estaba siendo la clave del partido. Los jugadores de Restelo siempre tenían al lado a un jugador local impidiéndoles relajarse. Pero en una jugada donde los pasteles supieron esquivar la presión, Rúben Pinto encontró un balón en la frontal y mandó un zurdazo a la escuadra de Carlos Henriques para recortar distancias en el marcador. Este gol insufló de energía a los del barrio lisboeta, que se quitaron un buen peso de encima y se metieron en el partido. Y vaya si se metieron. Siete minutos después, Gonçalo Silva recortó distancias al rematar un mal despeje local tras un córner botado por Kuca. Los fantasmas comenzaron a aparecer en Portimão al ver que el rival empató un 2-0 adverso y estaba mejor sobre el campo, además de que era el equipo de categoría superior.

José Augusto decidió recuperar el centro del campo y quitó a Zambujo, extremo, para dar entrada a André Carvalhas, un centrocampista muy técnico. Fabrício tuvo el tercer gol muy cerca, pero su cabezazo rozó el larguero de la portería tras un magnífico centro de Pires. De nuevo parecía que Portimonense recuperaba el control del partido, pero a falta de diez minutos el cansancio ya hacía acto de presencia y la velocidad de Betinho y de Kuca cada vez era más peligrosa en los ataques visitantes. Carvalhas templó el juego de los algarvios y eso hizo que volvieran a rondar el área de los pasteles. Pero este intenso partido no se iba a quedar aquí.

André Carvalhas, pieza clave desde que entró, recogió un balón suelto en el centro del campo, levantó la cabeza y abrió a banda derecha, donde Déner abrió las piernas y la dejó pasar para que Ricardo Pessoa la recogiera entrando desde detrás. El capitán puso un centro raso, Ewerton la controló en la frontal del área pequeña y, con la puntera, batió por bajo al guardameta llevando el éxtasis al Municipal de Portimão, que estalló de alegría en una muy buena noche de viernes.

Sin tiempo para más, el colegiado indicó el final del partido y la machada algarvia se cumplió: habían eliminado a un equipo de la Liga NOS y estaban en los octavos de final de la Taça de Portugal, algo que no conseguían desde la temporada 2008/09. Por su parte, Belenenses no cumplía los objetivos al caer eliminado en el campo de un equipo de inferior categoría, demostrando que quizás la cantidad de partidos este año le puede pasar factura a su plantilla.

Puntuaciones VAVEL

Portimonense SC (3) Belenenses (2)

Carlos Henriques 6 Ricardo Ribeiro 4
Ricardo Pessoa 7 João Amorim 5
Ivo Nicolau 6 Gonçalo Brandão 4
Lucas 7 Gonçalo Silva 6
Mamadu 5 Filipe Ferreira 5
Marcel 6 André Sousa 4
Ewerton 8 Ricardo Dias 5
Dener 5 Sturgeon 5
Zambujo 5 Kuca 3
Fabrício 6 Tiago Silva 4
Pires 6 Tiago Caeiro 4
Sustituciones
André Carvalhas 6 Rúben Pinto 7
- - Betinho 5
- - - -
VAVEL Logo