Berlin deja helado al Hoffenheim
El Hertha logra una victoria importante || Imagen: morgenpost.de

El Hertha de Berlín consiguió la victoria gracias a un gol de Polanksi en propia puerta, en un partido en el que ninguno de los equipos fue superior al otro. La primera mitad estuvo disputada, pero fueron los locales los que contaron con mayor número de ocasiones. La nieve caída en estos primeros minutos dejó helado al conjunto visitante. La segunda mitad fue de claro dominio del Hoffenheim, pero sus delanteros no consiguieron llevar peligro sobre la portería de su rival, lo que hizo que el encuentro finalizara con la victoria de estos.

Hoffenheim se hiela

Los locales tuvieron unos primeros minutos muy buenos en los que Regäsel estuvo a punto de inaugurar el marcador antes de que se cumpliera el primer minuto. Minutos más tarde, volvieron a contar con otra ocasión de anotar, pero Baumann consiguió despejar el balón sin mucha dificultad.

A partir de ese momento se vio un Hoffenheim que le dio la pelota a su rival para ellos aprovechar los contraataques. Esto provocó que el juego alternativo que apareció durante unos minutos ya no se diera y los locales tuvieran mucha comodidad en el planteamiento del encuentro.

La nieve comenzó hacer acto de presencia en el partido, lo que obligó al colegiado a cambiar de balón a causa de las dificultades que estaba teniendo los jugadores para jugar. Los visitantes, llamados por la urgencia de conseguir la victoria, era el equipo que trataba de mantener la posesión del balón y buscar la portería contraria con jugadas elaboradas. Pero esto no estaba teniendo resultado ya que la gran presión realizada por el Hertha en el centro del campo, no les daba oportunidad a conseguir profundizar en el ataque.

El Hertha de Berlin, poco a poco estaba teniendo mayor presencia en el ataque, aunque la mayoría de partido se desarrollara en el centro del campo. Salomon Kalou tuvo dos oportunidades peligrosas, pero fueron desbaratadas por la defensa visitante. Y fruto de esa mayor presencia en el ataque, los locales lograron el gol que les adelantaba en el marcador. Un saque de falta lateral de Plattenhardt que Polanski trató de despejar, se introdujo en la portería, haciendo imposible la estirada del portero del Hoffenheim.

Instantes después Kalou tuvo en sus botas la oportunidad de ampliar la ventaja en el marcador, pero no fue capaz de rematar el centro desde la banda derecha. Las llegadas de los locales estaban siendo cada vez más peligrosas, sobre todo por la banda derecha, en donde el coreano Jin-Su Kim, estaba siendo superado constantemente por Haraguchi.

En los últimos minutos de la primera parte el Hoffenheim aumentó levemente la intensidad, lo que le llevó a tener algún acercamiento sobre la portería rival. Pero el gran sistema defensivo de estos y su presión en la zona de creación de los visitantes, hacía que estos tuvieran muy difícil el acercarse a portería rival.

Sin ideas

La segunda mitad comenzó muy fría por parte de ambos equipos, algo extraño ya que los visitantes se encontraban muy necesitados de conseguir un gol. Los dos equipos se disputaban la posesión del balón, sin que uno fuera superior a su rival. En lugar de buscar un juego elaborado o la posesión del balón, los dos equipos abusaban demasiado de los balones en largo a la espalda de la defensa.

El Hoffenheim cambió con el pase de los minutos esa alternancia en el juego, y se hizo con la posesión del balón. A partir de ese momento contó con mayor número de llegadas peligrosas en apenas cinco minutos que en lo que se había jugado hasta el momento.

El conjunto visitante comenzó hacer los primeros cambios en el encuentro, que le dieran mayor agilidad y frescura en el ataque. Estas sustituciones tuvieron un gran efecto ya que ayudaron a su equipo a tener mayor profundidad en el ataque, aquella que le había faltado en la primera mitad.

El Hoffenheim mejoró en la segunda parte, pero no pudo anotar el gol del empate

El Hoffenheim se estaba encontrando más cómodo a cada minuto que pasada, lo que unido al retraso varios metros de la línea defensiva del Hertha, hacía que las ocasiones fueran más peligrosas. Vargas tuvo un balón franco en el punto de penalti tras un centro de Zuber, pero su disparo se marchó alto.

El Hertha de Berlin se estaba viendo superado una vez tras otra por su rival, por lo que el entrenador dio entrada a varios jugadores defensivos, que reforzaran esa zona del campo. Pero estos cambios no tuvieron el mismo efecto que los de su rival, ya que pese a la superioridad en esa zona del campo, eran superados en muchas ocasiones.

En los minutos finales del encuentro el equipo visitante se lanzó al ataque a la desesperada para conseguir el gol que les diera el empate, pero no lo consiguieron, pese a que Brooks estuvo a punto de introducirse el balón en propia puerta en la última jugada. Esto dejó el marcador a favor de los berlineses que conseguían así una nueva victoria.

VAVEL Logo