Lulic evita la debacle 'laziale'
Parolo y Hiljemark bregan por el balón. Foto: Lazio

Cuatro partidos lleva la Lazio sin conseguir la victoria en esta Serie A 2015/16. Tres derrotas y el empate a uno de hoy ante el Palermo dejan al equipo de Stefano Pioli en una octava posición que, en este momento de temporada, no ilusiona a nadie. 

El Palermo por su parte, tras la victoria en casa ante el Chievo y el empate de hoy se queda decimocuarto con quince puntos, cuatro por encima del descenso. Ya se verá si la progresión de los palermitanos es buena tras la llegada de Ballardini al banquillo del equipo siciliano hace tan solo dos jornadas.

Demasiado castigo para los locales

Arrancó el partido en un Olímpico desangelado en una fría tarde de domingo en Roma. Menos de 25.000 espectadores que dejaban una triste estampa, acorde al momento de forma de una Lazio a la que le cuesta horrores crear oportunidades claras de gol, y mucho más transformar esas pocas ocasiones. 

Pese a todo ello, comenzaron los locales dominando el encuentro, con Milinkovic, Savic y Felipe Anderson como jugadores más destacados. Mucho ojo al jovencísimo mediapunta serbio que tiene mucho fútbol en sus botas. Fue Sergej precisamente el que tuvo la primera clara para los locales. Disparó desde la frontal obligando a Sorrentino a emplearse a fondo para desviar el lanzamiento a saque de esquina.

De todas formas, tras estas tímidas ocasiones para los locales, el Palermo se desperezó, a partir, sobre todo de Lazaar. El marroquí fue un peligro constante para Marchetti, que, una vez más fue el mejor de su equipo. Al final, el esfuerzo del equipo palermitano dio el fruto del gol en el minuto 22. Un córner botado desde la esquina izquierda, unido a una multitud de rechaces en el área local, provocó un disparo de Lazaar que Goldaniga rescató anotando el tanto.

Tras el jarro de agua fría que supuso el gol del central palermitano, el equipo laziale se rehizo y dispuso de dos claras ocasiones por parte de Milinkovic- Savic, primero, que disparó desde la frontal cerca del travesaño de la meta visitante y de Hoedt, después, tras la ejecución de un saque de esquina. Pese a ello, el marcador no se movió y el 0-1 se mantuvo como resultado tras la primera mitad.

Pitos en el Olímpico y empate final

La segunda mitad comenzó como terminó la primera: con una Lazio que trataba de empatar aunque dejando multitud de espacios atrás. El creciente runrún en el Olímpico provocó probablemente precipitación en la escuadra laziale. Pioli reaccionó con un doble cambio en el minuto 57, cuando entraron Candreva y Matri por Felipe Anderson, que había desaparecido del partido, y Djordevic.

Los pitidos en el recinto romano llegaron a su máxima expresión tras las clarísimas ocasiones de las que dispuso el Palermo con una falta lateral que salvó Marchetti con los puños, primero; y con una doble ocasión por parte de Chochev y Gilardino, quien perdonó una sangrante ocasión dentro del área pequeña que bien pudo significar el segundo gol visitante.

Pero Lulic, siempre activo por la izquierda, provocó un claro penalti cometido por Hiljemark en el minuto 68. Fue Candreva el encargado de transformarlo lanzando al palo derecho de la portería de Sorrentino, que adivinó el sentido del disparo pero no logró atajarlo. El tanto levantó al poco público del Olímpico que confió por primera vez en todo el encuentro en la remontada de su equipo.

Y aunque la Lazio ejercía un claro dominio sobre el balón, los espacios libres atrás bien pudieron significar el segundo del Palermo. El guardameta laziale, Marchetti, escenificó su enorme enfado con sus compañeros dándole una patada al poste, tras la enésima ocasión de los sicilianos. Fue sin duda el mejor del partido por parte de los locales.

Finalmente, el equipo capitolino, que intentó la consecución de la victoria hasta el final del encuentro con claras ocasiones por parte de Kishna o Candreva, se tuvo que conformar con un empate que no sabe a nada y que deja a los laziali con 19 puntos en trece jornadas, prácticamente en la misma situación que la temporada pasada por estas fechas. Se podrá ver si los de Pioli consiguen encadenar una racha como la de la campaña pasada, cuando encadenaron nada menos que ocho victorias consecutivas.

El Palermo volverá a la competición en Sicilia el próximo fin de semana ante una Juventus en racha, mientras que la Lazio disputará el quinto partido de la fase de grupos de la Europa League en Roma ante el Dnipro, para viajar a Empoli, el domingo siguiente, con la obligación de ganar para no perder definivamente el tren de los de arriba.

VAVEL Logo