El Kyocera Stadion se tiñe de rojo y blanco
El partido no cumplió las expectativas. Foto: ajax.nl

La actividad dominical daba comienzo con uno de los partidos más esperados de la jornada (con permiso del Zwolle - Heerenveen y del tan esperado Feyenoord - PSV). ADO Den Haag y Ajax se daban cita para dar comienzo a la segunda vuelta de la Eredivisie en casa de los de La Haya, en el Kyocera Stadion, que hasta la fecha solo ha visto ganar a su equipo en una ocasión; ni más ni menos que contra el Feyenoord. 

Es sabido por jugadores y aficionados de ambos conjuntos que un Den Haag - Ajax no es un partido más; para los de La Haya el enfrentamiento contra los de Ámsterdam es el partido del año. Además, la victoria contra el Feyenoord en la primera vuelta y el empate logrado en la primera jornada del campeonato contra el PSV les daban aún más motivos para seguir soñando con sacar al menos un punto en el choque. 

Como viene siendo habitual, los aficionados del ADO acudieron en masa al estadio para apoyar a los suyos. Poco importaba el frío (aproximadamente unos 3º C) y las malas condiciones del campo; tan encharcado de agua que pasar un balón raso era tan ardua misión como adelantarse en el marcador. Pero la ocasión lo requería. A pesar del monólogo del Ajax durante la primera media hora, el público no se vino abajo, y estuvo a punto de ver a su equipo marcar hasta en dos ocasiones en jugadas muy similares, protagonizadas por Duplan y Schaken, que probaron suerte tratando de sorprender a Cillessen cruzando un balón raso hacia su derecha, pero ambos tiros acabaron marchándose fuera.  

De como tener toda la suerte del mundo... 

El primer y único gol del encuentro se comenzó a gestar alcanzados los primeros veinte minutos, cuando Joël Veltman lanzaba un pase largo que no lograba recibir ningún jugador local y acababa interceptando Amin Younes. El alemán lograba tumbar a Wormgoor y sorprender a Hansen, que rozó el balón con su pierna izquierda pero que nada pudo hacer para detener el gol del Ajax. 

... y perderla progresivamente 

Triste espectáculo fue el que dieron casi desde el comienzo del partido los aficionados locales con cánticos racistas dirigidos al centrocampista ajacied Bazoer, quien recibió una amarilla al filo del descanso en una jugada que bien pudo haber acabado en roja por la violencia de la entrada. Sin embargo la acción no fue a más y los aficionados fueron llamados a la tranquilidad por megafonía al menos hasta en dos ocasiones, además de abrírseles expediente por parte de la KNVB.  

El suceso más crítico del partido, además del anteriormente mencionado, tuvo lugar en el minuto 56 cuando Schaken trataba de robarle el balón a Gudelj para poner las tablas en el marcador pero caía cuando el portero visitante Cillessen lograba controlar el balón. El jugador local inconscientemente le propinó una patada en la cara dejándole en el suelo durante algunos minutos. En un primer momento se pensó en una hemorragia nasal, pero las imágenes solo mostraban sangre en la boca del portero, que afortunadamente no tuvo que pedir el cambio. 

Los jugadores del Den Haag se estaban viniendo arriba. Estaban dejando ver a un Ajax muy pobre y muy gris que ya no intentaba nada y parecía estar conforme con el apretado marcador. Sin embargo, el ADO Den Haag se encontraba rebosante de vitalidad e ideas y confió hasta el último instante en un muy correcto Havenaar y un aún mejor Duplan

Con la esperanza de lograr incrementar la ventaja de los visitantes, el técnico Frank de Boer decidía sentar a van de Beek, a Milik y al autor del gol, Younes para sacar al campo a Sinkgraven, a El Ghazi y a Schöne, siendo estos dos últimos los protagonistas de la última gran jugada del partido. Schöne subió un balón por la banda derecha (tras haber intercambiado su posición con Fischer) y se lo entregaba tras centrar a El Ghazi, que a punto estuvo de sentenciar el partido, pero la mala fortuna y el larguero impidieron su cometido y las repeticiones mostraron que el balón quedó a solo centímetros de colarse en la portería. 

El partido prometía más de lo que dejó, pero el resultado fue suficiente para que el Ajax lograse salir victorioso de su visita al Kyocera Stadion. Conseguían llevarse a casa 3 puntos vitales que les hubieran hecho mucha falta visto el resultado del PSV, que no decepcionó y hunde aún más al Feyenoord, ahora a 8 puntos por detrás del Ajax. El ADO Den Haag, por su parte, mantiene su posición en la tabla, que le deja a 4 puntos por encima de la zona del descenso. 

VAVEL Logo