Guardametas empeñados en un empate a cero
Fotografía: Stoke City

El último partido del fin de semana en la Premier League se iba a disputar en Stoke-on-Trent entre el equipo de Mark Hughes y el de Arsène Wenger. El Stoke City, colocado en la séptima posición, intentaba no perder de vista los puestos europeos, mientras que el Arsenal, segundo, quería sumar tres puntos para aprovechar el tropiezo del Leicester y volver a comandar la tabla clasificatoria en solitario. Con una diferencia de once puntos entre ambos conjuntos, el partido prometía emociones fuertes.

Las primeras no tardaron en llegar y es que el técnico francés dejó fuera de la convocatoria al máximo asistente del Arsenal y de la Premier League. El mediapunta alemán, Mesut Özil, no iba a saltar al Britannia Stadium por un problema en el pie. Giroud se quedaba sin su mejor compañero dentro del terreno de juego. Era Oxlade-Chamberlain el que ocuparía su lugar. Por su parte, en las filas de los potters no había sorpresas iniciales y los once hombres que derrotaron al Norwich serían los que intentarían lo mismo ante su público frente al cuadro gunner.

Imprecisiones constantes y poco ritmo

Con los 22 protagonistas sobre el terreno de juego, Craig Pawson, árbitro designado para este encuentro, señaló el inicio del partido. Durante los primeros minutos, este fue el mayor protagonista, ya que las faltas eran constantes y las interrupciones en el juego no dejaban coger ritmo. El Stoke City estaba consiguiendo imponer su intensidad al encuentro, mientras que el Arsenal, principal perjudicado, tenía que buscar otras alternativas. Poco a poco, era el equipo local el que se adueñaba de la pelota, aunque no fue hasta el minuto 20 cuando iba a llegar la primera ocasión peligrosa. Fue Afellay el que disparó desde la frontal tras ganarse un hueco con un buen recorte ante la zaga gunner.

Butland frenó al Arsenal durante la primera mitad

De esta forma se empezó a abrir el partido y, en la siguiente jugada, Campbell filtraba un gran balón para Giroud que, intentando superar por alto a Butland, se encontró con la mano del guardameta inglés. Diez minutos más tarde, de nuevo el portero local tuvo que aparecer realizando una parada espectacular tras un gran disparo desde la frontal de Oxlade-Chamberlain, que estaba empezando a coger protagonismo en la creación ofensiva del Arsenal. Aunque era el equipo de Londres el que dominaba más el esférico sobre la media hora de juego, lo cierto es que el partido seguía tan intenso que la imprecisión se apoderaba de los jugadores más técnicos de ambos equipos. Pelotazos, balones en largo y pases erróneos fueron la tónica de los primeros 30 minutos de partido.

Walcott pierde un balón ante la presión del Stoke | Fotografía: Stoke City
Walcott pierde un balón ante la presión del Stoke | Fotografía: Stoke City

Poco cambió el guión en los últimos 15 minutos y con el mismo marcador del inicio del encuentro se llegó al descanso. Sosa primera mitad en la que solo se contabilizaron tres ocasiones claras: dos para el Arsenal y una para el Stoke City. Las imprecisiones fueron las grandes protagonistas y ambos equipos se retiraban al túnel de vestuarios con todo por decidir.

La segunda mitad comenzó sin cambios. Lo que sí cambió fue la intensidad el Arsenal, que tuvo la oportunidad de adelantarse en el minuto 46 gracias a un buen remate de Giroud tras un saque de esquina de Ramsey. De nuevo Butland, que ya se estaba convirtiendo en el héroe de su equipo, mantenía el empate en el marcador. Poco a poco, a medida que pasaban los minutos del segundo tiempo, el partido se iba convirtiendo en un ida y vuelta que solo gustaba a los presentes en el Britannia Stadium. No había pausa, ni ideas. Los jugadores solo se dedicaban a correr de un área a otra sin crear oportunidades claras para romper el empate inicial.

La actuación de Butland dejó paso a Cech

Petr Cech salvó al Arsenal a la hora de encuentro con tres paradas increíbles

La mejor oportunidad para el Stoke llegó en el minuto 56. Joselu, que recibió un gran pase en profundidad, se encontró con una mano espectacular de Petr Cech mientras que Bojan, que intentaba aprovechar el rechace, volvió a toparse con el guardameta checo. Dos paradas increíbles que, al igual que hizo Butland, mantenían el empate en el marcador. Los dos porteros eran los grandes protagonistas durante la primera hora de encuentro. Para continuar por este camino, Mark Hughes movía el banquillo. Retiraba a Bojan, que había tenido un partido discreto, y daba entrada a Diouf, en busca de más físico en la punta de ataque de los potters. Solo un minuto más tarde, de nuevo Joselu, puso a prueba a Cech, que volvió a estirarse para enviar a córner el gran disparo desde la frontal del español. Eran los mejores momentos del Stoke City y su afición vibraba con cada acercamiento.

Petr Cech desvía un lanzamiento de Joselu | Fotografía: Canal+
Petr Cech desvía un lanzamiento de Joselu | Fotografía: Canal+

Arsène Wenger tenía que cambiar la dinámica y, para ello, decidió dar entrada al joven Iwobi. Era Walcott el que dejaba el terreno de juego tras una pobre actuación. Tuvo su efecto esta sustitución y el equipo gunner empezó a triangular rápidamente acosando el área rival. También tuvo su efecto el desgaste de los jugadores de Mark Hughes. De esta forma se llegaba al último cuarto de hora del encuentro. Emoción máxima en un encuentro que podía caer hacia cualquier lado. Joel Campbell, que no estaba teniendo mucha participación en el segundo tiempo, tuvo una clara oportunidad a cinco para el final. Con su jugada típica, en la que recorta hacia el interior del área y dispara con su pierna izquierda, mandó alto el balón. Se desesperaban sus compañeros de un Arsenal muy ambicioso.

Con esta dinámica, Mark Hughes hizo un doble cambio. Dio entrada a Adam y van Ginkel y retiró a Arnautovic, que fue de más a menos en el encuentro, y a Afellay, que había dejado de aparecer cuando su equipo no tenía el balón. De nuevo, una sustitución alteró el partido y fue el Stoke el que tuvo la oportunidad de adelantarse en el último minuto. Cech salvó a su equipo tras un disparo en el área grande de Joselu. Wenger también siguió las premisas de su homólogo y dio entrada a Chambers, que sustituyó a Oxlade-Chamberlain, muy errático. Con este carrusel de cambios, no se jugó nada de los tres minutos de añadido que dio Craig Pawson y el encuentro acabó de la misma forma en la que comenzó.

Tras este partido, en el que los dos porteros brillaron con luz propia, el Stoke City se queda séptimo con 33 puntos, a cuatro de puestos europeos. Por su parte, el Arsenal sigue líder de la Premier League con los mismos puntos que el Leicester de Ranieri, con el que comparte liderazgo. Reparto de puntos justo en un encuentro trabado e intenso en el Britannia Stadium.

VAVEL Logo