Team America, con las barras y estrellas por bandera
Team Amrica, barras y estrellas por bandera || Imagen: mlssoccer,com

¿Qué pasaría si la selección española disputara una temporada de la Liga BBVA para preparar una competición internacional?

En 1983 la US Soccer llevó a cabo un proyecto muy ambicioso para tratar de rescatar a un deporte como es el soccer, que estaba comenzado a perderse. La única competición de fútbol a nivel nacional, la North American Soccer League (NASL), estaba viéndose abocada al ostracismo y a una desaparición que finalmente llegaría. Este involucraba también a una selección de fútbol que estaba pasando por un período de irrelevancia permanente, y tenía delante de ella unos Juegos Olímpicos en Los Angeles (1984), en los que necesitaban hacer un buen papel.

Este proyecto tuvo un nombre: Team America.

Ambición de las Barras y Estrellas

La North American Soccer League logró a finales de la década de los 70 una etapa en donde todo eran alegrías. Jugadores de calidad contrastada como Pelé, Carlos Alberto o Bekenbauer demostraban su calidad, los estadios agotaban sus entradas y 24 equipos disputaban la competición. Pero en 1983 la liga llegó a un punto en el que sólo se mantenían 12 franquicias y la asistencia a los estadios disminuyó de manera considerable.

nasljersey.com

Los USMNT estaban pasando también por una etapa llena de sombras. Llevaban más de 30 años sin clasificarse para una Copa del Mundo, y en los dos últimos años tan sólo habían logrado disputar un partido (amistoso).

El soccer en EEUU pasada por un momento crítico

El soccer en los Estados Unidos había llegado a tal límite, que todo pendía de un hilo. Pero un evento llamó la atención a los directivos de la US Soccer, los Juegos Olímpicos de Los Angeles 84. Como anfitriones, la selección estadounidense estaba clasificada automáticamente y estaban obligados a realizar un buen papel en la competición.

Fue entonces cuando Robert Lifton, un hombre de negocios adquirió uno de esos equipos de la NASL que estaba pasando por problemas financieros. La idea era la de crear una franquicia con jóvenes jugadores estadounidenses para que fuera un grupo con mucha proyección para el futuro. De esta mera se buscaría también el volver a atraer al aficionado norteamericano.

"Yo era muy escéptico de toda la idea", recuerda Lifton. "Con el tiempo llegué a pensar que podría tener sentido un equipo de Estados Unidos que se preparara para la Copa Mundial, así como la Juegos Olímpicos. Pensé que sería una forma de atraer a los estadounidenses más jóvenes que cada vez jugaban más al soccer, sobre todo en la escuela secundaria y la universidad".

¿Guión imperfecto?

Con la idea encima de la mesa, era el momento de darle forma al proyecto. Lo primero de todo era situar en el mapa a este equipo y como era de esperar, fue en Washington DC, la capital del país, en donde el Team America comenzaría a tomar forma. Para ser más concreto, el RFK Stadium (actual estadio de DC United), fue el estadio elegido en donde jugarían sus partidos como locales.

El siguiente paso en el guión, fue la elección de un entrenador, la cual no sería muy fácil. La idea inicial fue la de contar con un entrenador que conociera la competición y el significado del soccer estadounidense. La federación trató de desmarcarse con la idea de contar con un entrenador de nivel internacional, siendo el ex Barcelona, Rinus Mitchels, el elegido para ello. Pero el preparador belga declinó la oferta por no convencerle el proyecto.

wikipedia.org

Entonces la US Soccer se decidió por el candidato menos conocido: Alketas Panagoulias, entrenador griego, pero con nacionalidad estadounidense.

Alkis Panagoulis se hizo un nombre como entrenador en los New York Greek Americans, equipo que logró tres US Open Cup en la década de los 60. En la rueda de prensa de su presentación el entrenador se mostró muy optimista: “Creo que los Estados Unidos son, ahora mismo, un gigante dormido en el fútbol internacional pronto lograremos una posición más fuerte en el fútbol mundial”.

Muchos de los jugadores que entrenó en el Team America eran conscientes de su falta de conocimiento, de la táctica o el coaching, pero todo era contrarrestado con su entusiasmo y la capacidad de superación ante las adversidades.

No todo son alegrías

Entonces llegó el momento de seleccionar a los jugadores que formarían parte de este ambicioso proyecto. La idea principal era la de formar una plantilla con jugadores de primer nivel estadounidense, todos ellos jugadores de la NASL, pero la realidad fue otra. De la primera selección que se hizo, muchos de los jugadores declinaron la oferta de unirse a las filas del Team America, entre los que destacan los internacionales estadounidenses Ricky Davis o Jimmy McAllister entre otros.

Ricky Davis (mlssoccer.com)

De los jugadores que declinaron la oferta del Team America, el caso más llamativo fue el del jugador de los New York Cosmos, Ricky Davis, posiblemente el mejor delantero estadounidense de su tiempo. Una de las causas por las que Davis no aceptó fue al no entender la finalidad de esta franquicia, si era para ayudar al jugador estadounidense a crecer o para ayudar a una liga a añadir una franquicia que se pudiera colgar la bandera de las ‘barras y estrellas’.

"Cuando era niño, tuve este sueño de jugar fútbol profesional, y de repente estoy sentado en un vestuario con Pelé, Franz Beckenbauer, Giorgio Chinaglia, Johan Neeskens, Carlos Alberto", comentó Davis. "Cuando era niño, tuve que pelear para poder verles en las cadenas de pago, pero llegué a verlos jugar en Copas del Mundo. Ahora, estoy en el mismo equipo con ellos. Así que sentí que mi salida de los Cosmos sería una traición".

Finalmente Panagoulias convocó a jugadores procedentes de la NASL, la segunda división de la Liga Americana de Fútbol y de la Major Indoor Soccer League. Ante la imposibilidad de cerrar una plantilla, tuvieron que recurrir a la nacionalización de algún jugador, como por ejemplo Alan Green.

Se tuvo que recurrir a la nacionalización de jugadores

El caso del jugador británico fue muy protestado por el sindicato de jugadores, ya que se opusieron a que futbolistas extranjeros se unieran al Team America. Aunque esta oposición fue rápidamente contestada por Robert Lifton, argumentando que no había más jugadores estadounidenses con los que contar. Green también se plantó afirmando: “Quiero ser estadounidense, quiero jugar para el Team America”.

Entre los futbolistas estadounidenses que se unieron a este proyecto destacó Jeff Durgan. El defensa de 21 años había pasado los últimos tres jugando para los New York Cosmos. A los pocos días de involucrarse en el proyecto se erigió como auténtico líder del equipo, para más tarde ser nombrado capitán.

“Él era uno de los mejores centrales de la liga en su época”, comentó su compañero Alan Merrick. “Obviando la nacionalidad, era uno de los mejores jugadores que hay. Él era tan bueno como Nemanja Vidić”.

Team America (mlssoccer.com)

Otros que se unieron fueron Dan Carter que llegó desde Fort Lauderdale y Rudy Glenn de Chicago. Desde Tampa Bay llegó Perry Van der Beck, el primer jugador de Estados Unidos de fútbol que llegó directo de la Escuela Secundaria. Crescetelli llegó del San Jose Earthquakes, Sonny Askew se unió siendo un adolescente. Chico’ Borja y Boris Bandov fueron los últimos en incorporarse a la disciplina capitalina.

La temporada se acercaba rápidamente y el proyecto parecía hacer aguas. Apenas tres días antes de su primer partido de temporada regular ante Seattle Sounders, Team America tenía 12 jugadores disponibles y dos eran porteros.

Jugadores Team America

DORSAL POSICIÓN JUGADOR PROCEDENCIA
1 Portero Arnie Mausser Tampa Bay Rowdies (Indoor)
2 Defensa Bruce Savage Fort Lauderdale Strikers
3 Defensa Tony Bellinger St. Louis Steamers (Indoor)
4 Defensa Jeff Durgan New York Cosmos
5 Defensa Dan Carter Fort Lauderdale Strikers
6 Medio Alan Merrick Toronto Blizzard
7 Medio Perry Van der Berk Tampa Bay Rowdies
8 Medio Boris Bandov New York Cosmos
9 Delantero Andrew Parkinson Montreal Manic
10 Medio Rudy Glenn Chicago Stings
11 Medio Sonny Askew Georgia Generals
12 Delantero Ron Olson Georgia Generals
13 Defensa Tony Crescitelli San Jose Earthquakes
14 Medio Hernan ‘Chico’ Pérez New York Cosmos
15 Delantero Mark Peterson Seattle Sounders
16 Defensa Pedro DeBrito Tampa Bay Rowdies
17 Defensa Hayden Knight Montreal Manic
18 Medio Ringo Cantillo New York Arrows (Indoor)
19 Delantero Greg Villa Kansas City Comets
20 Defensa Alan Green Golden Bay Earthquakes (Indoor)
99 Portero Paul Hammond Seattle Sounders

Comienza la temporada

Con una plantilla formada a duras penas, comenzó la temporada para el Team America en la NASL. El primer partido lo disputó frente a Seattle Sounders en el Kingdome en donde consiguió la victoria, sorprendiendo a todo el mundo. Esto dio mucho que hablar a los medio de comunicación que tildaron el partido de una ‘verbena’ defensiva, y pese a ellos consiguieron la victoria.

Victoria ante Fort Lauderdale (mlssoccer.com)

En los dos siguientes encuentros, anteriores a un parón para una serie de amistosos, consiguió superar a los Tulsa Roughnecks, pero en sufrieron una dura derrota frente a Seattle Sounders en el RFK Stadium. Este partido despertó al equipo de su sueño inicial, obligando a Panagoulias a trabajar y pedir más a sus jugadores.

La química entre los jugadores fue muy buena”, comentó Merick. “Estabamos muy unidos tanto fuera como dentro del campo, lo que nos ayudó a tener un gran inicio de temporada, cosa que ningún rival se esperaba, ya que en el inicio nos subestimaron”.

El gran inicio de temporada asombró a todos los aficionados

En la vuelta a la competición, victorias frente a Tulsa Roughnecks, Tampa Bay Rowdies y Fort Lauderdale Strikers hacían que este proyecto comenzara a dar los frutos esperados. Pero la guinda fue la victoria ante el favorito de la competición y máximo rival, los New York Cosmos por 2-1. Esto llevó a colocar al Team America en el primer puesto de la clasificación de la Southern Division.

La temporada continuaba y los resultados se alternaban entre victorias y derrotas. Entonces llegó la revancha del conjunto del Cosmos en el Giants Stadium. Pero este partido no quedó marcado por la victoria de los neoyorkinos, sino por un juego muy brusco del Team America que les pasaría factura el resto de la temporada. Un mes atrás, el presidente de los San Diego Sockers etiqueto al conjunto como el ‘Team Animal’.

Cuesta abajo y sin frenos

Pero no todo eran alegrías para el Team America, y los malos momentos comenzaron aparecer, aunque a diferencia de muchos clubs, estos sucesos desencadenarían en un final predicho por muchos. El primero de los problemas que se localizó fue el del entrenador, Alkis Panagoulias, que pareció quedarse sin ideas. Ese espíritu deportivo estadounidense de nunca rendirse, pareció ser algo que le llevó en volandas en las primeras jornadas, absorbido por un proyecto que rodaba solo. Pero poco a poco las carencias comenzaron aparecer y uno de los primeros problemas fueron la sesiones de entrenamiento, en donde el técnico se vio incapaz de realizarlas acorde al nivel del grupo. Esto obligó a los jugadores a tomar el mando del equipo y de la mano de Alan Merrick, auto gestionaron los entrenamientos y partidos.

“Reunía a los jugadores para explicarles lo que se iba a trabajar, unos días gimnasio, otros mejorar las acciones a balón parado, trabajar la táctica”, comentó Merrick. “Un día me llamó Panagoulias y me comentó que le estaba socavando”.

El proyectó comenzó hacer aguas a los pocos meses

Los ánimos de la afición comenzaron a decaer, y el RFK Stadium recibía menos espectadores a cada partido que se jugaba. A partir del enfrentamiento contra New York Cosmos con unos 31.112 espectadores, las cifras decayeron. Muchos opinaron que la mayoría de ese público llegó para ver a Chinaglia o Beckenbauer. El mejor dato de asistencia fue contra Fort Lauderdale con 50.108 espectadores, aunque la mayoría asistió porque posteriormente hubo un concierto de los Beach Boys. La media de asistencia al estadio a lo largo de la temporada fue de unos 13.000, un número respetable para esa época.

Derrota ante NY Cosmos (mlssoccer.com)

Las lesiones fueron otro de los problemas que comenzaron a aparecer al final de la temporada. La renuncia de Davis y de alguno más de los jugadores, asolaron al equipo.

Todas estas circunstancias llevaron al Team America a perder 13 de sus últimos 15 partidos, llevándolo a la última plaza de la clasificación de la liga. Esto significó la primera derrota importante de un proyecto ambicioso, dentro del aspecto deportivo, que desencadenaría la desaparición posterior del equipo.

Muchos de los jugadores culparon a la Federación de Fútbol de Estados Unidos del fracaso del Team America por su falta de apoyo:

“No nos sentíamos apoyados en ningún momento, nunca vimos a nadie de la federación”, comentó Merrick.

“Colgaron su ropa y salieron del Estado”, sentenció Durgan.

“Creo que las personas encargadas del proyecto en la federación eran jugadores de fútbol de una edad en la que las tecnologías no tenían cabida”, dijo el propietario Lifton. “Eran ‘viejos del ayer’ que no sabían mucho acerca de la comercialización, prensa o similares”.

Oscuro final

El Team America había llegado a su fin. El ambicioso proyecto que la federación creo para ayudar a la selección de los Estados Unidos a crecer, teniendo por delante unos juegos olímpicos en su propio país, no tuvo la finalidad esperada.

mlssoccer.com

Un proyecto que inicia con deficiencias y problemas, es muy difícil que cobre sentido a lo largo de la temporada, y eso fue lo que le pasó al Team America. Pese a que en los primeros compases de la temporada el equipo tuvo una buena dinámica y todo funcionaba como un reloj suizo, con el paso de los partidos se comenzó a ver realmente las carencias. Esto llevó a que el proyecto del Team America solo se mantuviera una temporada.

Esto tuvo su repercusión en los USMNT, ya que desde la desaparición del Team America y la North American Soccer League (1984) al año siguiente, vivió una etapa muy oscura hasta que en 1990, de la mano de Bob Gansler, consiguieron clasificarse para una Copa del Mundo, tras 40 años sin competir en ella.

VAVEL Logo