El Liverpool se lleva los tres puntos del Carrow Road en un gran partido
Foto: Sky Sports

Emoción, es la palabra que define a la perfección el partido disputado hoy en el Carrow Road. El Norwich, que ya acumula 4 jornadas seguidas sin conocer la victoria, plantó cara a un Liverpool que durante todo el partido tiró más de corazón y garra, precisamente algo característico de Klopp, que de juego.

Se las prometía muy felices el Liverpool que comenzó dominando durante los primeros minutos, tanto es así que Roberto Firmino estableció el 0-1 para los visitantes en el minuto 17 tras un disparo ajustado al poste derecho ante el que Rudd poco pudo hacer.  Durante los siguientes diez minutos el Liverpool estuvo rondando el gol y tuvo alguna ocasión para establecer el 0-2, la más clara la tuvo Alberto Moreno pero su disparo se marchó rozando la portería local, con ese gol  habría dejado K.O al Norwich. Sin embargo  eso no sucedió, y cuando peor parecía que estaba el conjunto local Mbokani estableció las tablas en el marcador al batir la portería de Mignolet, eso sí el gol del jugador ‘canario’ se produjo cuando este se encontraba en fuera de juego, por lo que no debió subir al marcador.  A partir de ese momento se cambiaron las tornas, y el Liverpool, que había pasado los primeros 25 minutos dominando se fue cerrando atrás en contraposición a un Norwich que , con el apoyo de su afición, buscaba ponerse por delante en el marcador antes del descanso, y así lo hizo.  En el minuto 40 el nuevo fichaje del Norwich, Naismith estableció, tras un buen pase de Hoolahan, el 2-1 para llevar a su equipo al descanso con ventaja en el marcador y con la subida de moral que siempre produce remontar un gol en contra en menos de media hora.

Foto: Premier League
Foto: Premier League

Segunda parte de locos

El segundo tiempo comenzó de la misma manera que había terminado el primero, el Liverpool no era capaz de levantarse tras el mazazo que había supuesto el 2-1 y el Norwich quería aprovechar esa situación para tratar de sentenciar el partido, y así lo hicieron, o eso pensaron. Tras una buena jugada, Alberto Moreno ,que precisamente podía haber finiquitado el encuentro en la primera parte, derribó a Naismith –que estaba cuajando un autentico partidazo- dentro del área y el colegiado sin dudarlo pitó penalti. Penalti que Hoolahan disparó por el centro engañando así a Mignolet y alejándose por dos goles de ventaja del Liverpool.

Pero hoy en día todos conocen a los equipos del alemán Jürgen Klopp, que en cuanto te relajas te levantan un partido que creías dominado pues esta vez no fue así. No le dio ni tiempo al Norwich a relajarse o a tomar un respiro, pues cuando se quisieron dar cuenta y solo un minot después del gol de Hoolahan, Rudd estaba recogiendo el balón de la red después de que Henderson marcara el 3 a 2 tras una bonita jugada colectiva del conjunto visitante. Con solo un gol de distancia el partido comenzó a ser eléctrico, y por ello Klopp no dudó en sacar al campo a Lallana, al final del partido ese cambio resultaría crucial. Precisamente Lallana asistió a Firmino para que este marcara por segunda vez y lograra empatar de nuevo un partido que el Liverpool parecía tener perdido. El Norwich no se lo creía, había dejado escapar dos goles de ventaja en su estadio ante un rival de mayor entidad como el Liverpool, pero la cosa no iba a quedarse ahí.  El partido tuvo constantes cambios de dominador, primero fue el Liverpool, luego el Norwich tras ponerse por delante, y ahora de nuevo le tocó al conjunto visitante tomar la iniciativa, de nuevo con Alberto Moreno como ajetreador de la defensa local, por su parte Alex Neil trataba de dar un nuevo aire al equipo metiendo en el campo a Jarvis y Olsson.  De poco sirvieron los cambios, y en el minuto 74 el Liverpool marcaba el 3-4 para culminar una remontada que se le antojaba imposible, más aun cuando Klopp volvió a dejar en el banquillo a Benteke hasta precisamente el minuto 74.

Foto: Premier League
Foto: Premier League

Los descuentos de la Premier League

Los descuentos de la Premier League son distintos a los del resto del mundo, en España es habitual que se añadan de uno a tres minutos, no fue así en el Carrow Road, pues se añadieron cuatro minutos, cuatro minutos en los que pasó de todo. El Norwich apretaba a su rival y lo tenía contra las cuerdas , no cesaba en buscar centros al área que eran bien despejados por la defensa visitante. Pero en el minuto 91 tras un par de rechaces,  Bassong enganchó un disparo desde fuera del área que batió a Mignolet la estirada del cual no pudo atajar el balón. El Norwich había logrado empatar en el descuento y la grada se volvió loca, Alex Neil alzaba los brazos, pues un empate ante este rival era como un triunfo para ellos, mientras tanto Klopp gestualizaba y gritaba pues veía como un partido ganado se le escapaba de las manos.  Pero todavía faltaban dos minutos para que finalizara el partido, y el Liverpool se vino arriba, desde la banda Klopp gritaba a sus jugadores para que empujaran durante un par de minutos más para lograr la victoria, y lo consiguieron. En el minuto 94 Lallana enganchaba de volea un balón suelto, el cual rebotó en el área despistando así a Rudd y por lo tanto batiéndolo, el Liverpool se puso definitivamente por delante en el marcador.

Como quedan los equipos

La celebración del último gol lo dice todo, un abrazo de todo el equipo en piña alrededor de su entrenador, el Liverpool cada vez va a más,  ya está muy cerca de puestos europeos y en estos momentos son capaces de derrotar a cualquiera, el resto de temporada se les presenta muy bonito.

Por su parte el Norwich vuelve a perder un encuentro contra un ‘grande’ –el enésimo-   en el cual como mínimo mereció el empate, ya van unos cuantos encuentros que se le escapan de las manos al conjunto de Alex Neil, que vuelve de nuevo a rondar el descenso, aunque de momento el entrenador no peligra porque pese a no llegar las victorias el equipo despliega un juego que hacen creer a la afición que la permanencia es posible.

VAVEL Logo