La Fiorentina sufre pero se impone al Torino en el Artemio Franchi
Fotografía: Twitter

El encuentro comenzó con la Fiorentina intentando dominar al Torino, combinando y moviendo el balón en campo rival, pero el conjunto de Giampiero Ventura sorprendió desde el inicio alternando tramos de presión alta y de cierre de espacios en las bandas, especialmente en la banda derecha donde estaban cerrando al carrilero Bernardeschi, con otros de repliegue intensivo juntando líneas. El conjunto viola dominaba, aunque estaba siendo el combinado turinés el que estaba creando más peligro cuando salía a la contra con tres o cuatro efectivos de manera muy ordenada.

Dominio claro del cuadro viola tras un inicio complicado

El equipo de Paulo Souza seguía controlando el encuentro, y continuaba sacándola jugada desde atrás, aunque no estaba consiguiendo progresar más allá del centro del campo, los tres centrales lo intentaban, abriendo el juego hacía las bandas, pero a Bernardeschi e Ilicic no les duraba la pelota ante la tela de araña blanca de los visitantes, y cuando buscaban un pase en vertical, los centrocampistas perdían el balón, fruto de la gran presión de los visitantes. 

Llegados al primer cuarto de hora, el encuentro seguía igual, los locales manejaban la posesión, aunque fruto de esas posesiones largas cultivadas con paciencia, Borja Valero que estaba siendo el gurú del equipo, estaba empezando a encontrar más espacios moviéndose entre líneas, y conforme fueron llegando las ocasiones de gol, la Fiorentina se empezó a encontrar más cómoda sobre el campo, y empezó a recuperar balones a buena altura y ha desequilibrar con una buena presión alta.

Cuando fueron pasando los minutos, el conjunto de la Toscana fue trasladando su dominio a terreno de juego rival. El 1-0 llegó tras un gran lanzamiento de falta de Ilicic desde 25 metros, que acabó en la escuadra de la portería de Padelli. Tras el gol, el equipo siguió manejando la pelota en campo rival con unas buenas circulaciones, aunque no estaba profundizando demasiado.

En los últimos minutos de la primera parte, el cuadro de Florencia levantó el pie del acelerador, y el Toro empezó a tener más posesiones, y ha jugar más desahogado en campo contrario, mientras que su rival esperaba más replegado para salir al contraataque. Después de un tiempo, el equipo de Ventura siguió dominando el partido, aunque el conjunto local recuperó algo de posesión de balón, lo que le permitió coger oxigeno tras la fase de repliegue. Después de ello, el Torino perdió mucha continuidad en ataque, ya que le costaba más recuperar la pelota, y además ya no le duraba tanto cuando la tenía. 

Repliegue local, equilibrio en el partido

La segunda parte comenzó con un ritmo acelerado de intensidad, y con dominio de balón del Torino que estaba intentando frenar a su oponente que salía al contragolpe por banda derecha con un Ilicic muy activo. Tras unos minutos, el cuadro de Gianpero Ventura se hizo dueño del partido, y empezó a llegar a la portería rival con mucho peligro. Tras esa fase de juego, la Fiorentina volvió a pisar campo rival y ha cargar el juego sobre la banda derecha con Bernardeschi e Ilicic que estaban profundizando mucho con el cuero. La cadencia de intensidad estaba siendo muy alta en un encuentro que estaba siendo muy igualado, pues no había un dominador claro, y los dos equipos estaban teniendo sus llegadas.

Tras el primer cuarto de hora de juego, el conjunto viola tuvo un tramo de control de balón, mientras que el cuadro visitante buscaba el ataque por las bandas sin mucha continuidad, y con escaso éxito. La Fiorentina por su parte, estaba teniendo muy poquita claridad a la hora de iniciar una transición rápida en campo contrario, pues cuando arrancaban en velocidad, los centrocampistas morados estaban teniendo dificultades para superar la segunda linea de presión. Después de unos instantes, en los que ambos conjuntos jugaron atropelladamente, los locales volvieron a defenderse con las lineas muy juntas en el 5-2-1-2, y el Torino volvió a controlar la posesión con una circulación bastante lenta y sin acercarse mucho a la portería rival.

En los últimos minutos, el conjunto turinés se volcó en campo rival con la redonda en busca del empate, mientras que el cuadro local se mantenía replegado y aprovechaba las recuperaciones de balón para salir a la contra. El 2-0 llegó por medio de Gonzalo Rodríguez que remató de cabeza un córner en el primer palo. Tras el gol, el conjunto de Ventura se derrumbó, y el cuadro local volvió a controlar el encuentro con mucha parsimonia. El nivel de intensidad se desplomó, y los dos estaban esperando al pitido con posesiones largas estériles, a pesar de que los de Souza todavía tuvieron alguna ocasión para agrandar la ventaja en el marcador.

VAVEL Logo