Magia, coraje y fútbol
Khedira y Vidal tuvieron duelos interesantes en todo el partido. // (Foto de es.uefa.com)

Noches mágicas de Champions League para curar el alma. Así de simple puede describirse el partido que nos regalaron Juventus y Bayern de Múnich desde el césped del Juventus Stadium, en un partido firmado con un 2-2 que, si bien le da la ventaja del resultado a los bávaros, pero dejó en claro que la Juventus puede competir y jamás puede ser dada por muerta hasta que llegue el final oficial del partido. En base a empuje, coraje y garra, los de Allegri lograron remontar un 0-2 en contra tras un primer tiempo maravilloso y apoteósico para los de Guardiola, quienes dejaron en claro que, cuando los motores se encienden, se vuelve prácticamente imposible el competir anta la marea bávara. Sin embargo, la inspiración y carácter de sus rivales pesó más en la segunda parte y permitió el 2-2 que deja con vida a la Juventus, aunque con la obligación de marcar, ganar y silenciar a la ofensiva del Bayern en el mismísimo Allianz Arena.

El Concierto Sinfónico del Guardiolismo

Con Kimmich y Alaba como centrales, el Bayern de Munich arrancó con una novedad que rápidamente comenzó a ser evidente en el terreno de juego. La movilidad y sacrificio constante de su carácter gallarado, hizo de Arturo Vidal el central falso de Guardiola, dejando que el chileno se volcara a jugar casi de líbero y dejando en permitividad de movimientos a Alaba y Kimmich para que fuera Vidal el auténtico barredor de la zona baja bávara. Con esto, el volumen sobre zona media del Bayern se incrementó permitiendo que, sumado a la vocación defensiva absoluta de la Juventus, los de Guardiola comenzaran uno de sus mejores shows de fútbol melódico en esta temporada.

El volumen sobre zona media del Bayern se incrementó permitiendo que los de Guardiola comenzaran uno de sus mejores shows de fútbol melódico

Apenas un disparo lejano y suave a manos de Neuer por parte de Mandzúkic, al 1', fue todo lo que los locales ofrecieron, viéndose claramente superados y llegando, incluso, a tocar el balón solo una o dos veces antes que el Bayern volviera a recuperar el esférico y lo trasladara de inmediato a la zona baja de la Juventus. Ya al 3', Vidal llegaba a pisar el borde del área y sacaba un disparo cruzado que Buffon tapó de forma segura bajo palos. Costa desbordaba por la izquierda al 7' y conectaba un centro peligroso que Robben no llegaba a cerrar sobre segundo poste, dejando todo en un susto nada más para la puerta local. Evra intentaba reaccionar al 11' con un centro en velocidad, pero el remate de Mandzúkic se iba totalmente desviado para fortuna del Bayern.

Respondiendo al intento de Evra, sería Costa quien tomaría una gran jugada por izquierda al 11', pero su disparo se iba desviado de portería y sin poder dejar que Lewandowski cerrara sobre segundo poste. Luego, al 12', las revoluciones se incrementaron cuando, de forma brillante e inteligente, Lahm se corria como un interiro derecho, recibiendo el balón de Robben sobre la derecha, filtrando entre líneas para Lewandowski, quein cedía a Müller sobre el centro, pero el alemán no contralaba bien y sacaba un remate tibio que Bonucci alcanzaba a salvar sobre la línea. Tras esta jugada, el Bayern comenzó a aumentar su control y su dominio total, reduciendo la posesión de la Juventus a un máximo de dos toques antes de volver a perderla.

Müller dejó ir una opción clara de gol. // (Foto de es.uefa.com)
Müller dejó ir una opción clara de gol. // (Foto de es.uefa.com)

Con el monopolio del balón y la verticalidad de cada traslado a diversas velocidades de transición, el Bayern apretó la soga sobre el cuello de la Juventus en cuanto a llegadas a portería se tratara. Es así como, al 22', Robben tomaba un centro desde la izquierda de Costa y sacaba una volea de zurda poderosa que se iba apenas por encima de la portería de Buffon. Luego, al 30', Bernat se acomodaba dentro del área y enviaba un derechazo sólido que Buffon alcanzaba a rechazar a córner. Lewandowksi lo intentaba de cabeza al 31', pero su envío salía directo a manos de Buffon. Costa haría lo suyo al 39' con un remate cruzado desde la izquierda y Robben lo haría de cabeza al 40', con un remate que asustó a todo el Juventus Stadium.

La magia del Bayern se hacía sentir cada vez y dejaba en claro que el gol era cuestion de tiempo y así fue

La magia del Bayern se hacía sentir cada vez y dejaba en claro que el gol era cuestion de tiempo y así fue. La apertura del marcador llegaría al 43', con un robo de balón magistral de Arturo Vidal, quien rápidamente abrió para Robben sobre la derecha. El holandés tocó para Lahm al centro, quien devolvió a Robben sobre la derecha para que el holandés centrara pasado a segundo poste, donde Costa prolongaba el balón al centro para que Müller solo tuviera que empujarlo al fondo de la red. Gol y premio para un Bayern pletórico y excelso, manejando los hilos del partido y dejando en claro que, de llegar enchufado a la vuelta, Allianz Arena podría ser la tumba de la 'Vieja Señora' de la Serie A.

Müller define el primer gol del partido. // (Foto de es.uefa.com)
Müller define el primer gol del partido. // (Foto de es.uefa.com)

Con el gol en contra, la Juventus no pudo reaccionar, aunque intentó generar un par de llegadas claras que la defensa bávara pudo contener sin problema alguno. Vidal seguía majestuoso en el fondo y Kimmich funcionaba como su complemento perfecto para reducir a la Juventus a su mínima expresión. Así, con un Bayern inspirado y voraz, el primer tiempo dejaba un saldo ciertamente barato para un equipo italiano demasiado superado en su juego y con Buffon como gran salvador bajo palos de una goleada tempranera que pudo haberlo hundido en tan solo 45 minutos. Y el mundo es de los sobrevivientes, tal y como lo es la Juventus de Allegri.

Vidal vivió uno de sus mejores partidos como jugador del Bayern. // (Foto de es.uefa.com)
Vidal vivió uno de sus mejores partidos como jugador del Bayern. // (Foto de es.uefa.com)

La magia le cede el espacio al coraje

Para el segundo tiempo, una molestia muscular dejaba a Hernanes en lugar del lesionado Marchisio, un cambio que, sin siquiera pensarlo, daría cierto aire de recuperación al Bayern, quienes tambi'en fueron disminuyendo el ritmo poco a poco en el complemento, lo que terminó siendo mortal para los de Guardiola. Ya con el cambio de actitud de la Juventus, Evra metía un centor peligroso al 46' que Neuer cortaba de buena forma, para que luego, al 50', Vidal buscara un pase filtrado dentro del área que alcanzaba a quedarle largo a Lewandowski cuando ya se marchaba solo ante Buffon. Finalmente, al 51', Alaba sacaba un zurdazo que se iba apenas por encima de portería para devolver el partido a su inercia inicial.

Segundo golpe mortal y se percibía un miedo a la goleada en el corazón de la Juventus

Con las acciones vueltas a su plano más normal durante el partido, el Bayern volvió a ser superior y a encimar a la Juventus de tal forma que, al 55', los bávaros encontrarían el segundo gol. Fue una jugada iniciada tras un cobro de esquina de la Juventus, donde Thiago comandaba el contragolpe mortal. El español cedía para Lewandowski en velocidad, quien acomodaba el esférico y se escapaba en direccion hacia la izquierda, hasta que, cambiando el ritmo hacia la llegada de Robben por derecha, quedaba todo para que el holandés hiciera su jugada más típica y definiera de zurdazo cruzado a Buffon bajo palos. Segundo golpe mortal y se percibía un miedo a la goleada en el corazón de la Juventus. Sin embargo, Mandzúkic y su típica rebeldía cambiarían las cosas.

Robben define el segundo del Bayern. // (Foto de es.uefa.com)
Robben define el segundo del Bayern. // (Foto de es.uefa.com)

Locura en el Juventus Stadium y la esperanza renacía en el corazón de la hinchada, pero, sobre todo, en el de los jugadores del equipo italiano

Un cabezazo de Lewandowski al 59', que exigía el máximo de Buffon para silenciar al polaco, demostraba el golpe duro que había sido para la Juventus el gol de Robben. El equipo italiano comenzaba a divagar en uan atmósfera que desprendíoa la sensación de una goleada en camino en su contra, lo cual supondría una segura eliminación de Champions. Sin embargo, al 62', un pase largo para Dybala mal controlado por Kimmich, le quedaba a Mandzúkic, quien se aguantaba y filtraba para Dybala, quien acomodó y definió sobre primer poste de Neuer para colocar el descuento en el marcador. Locura en el Juventus Stadium y la esperanza renacía en el corazón de la hinchada, pero, sobre todo, en el de los jugadores del equipo italiano, comandados por el carácter de Mandzúkic.

Dybala firma el descuento para la Juventus. // (Foto de es.uefa.com)
Dybala firma el descuento para la Juventus. // (Foto de es.uefa.com)

Tras el gol de Dybala, el Bayern pareció quedar desconcertado y vio como al 62' Neuer hacía un paradón a un trallazo potente de Cuadrado a la espalda de Bernat. Luego, al 68', Pogba conectaba otro disparo desde la izquierda, pero Neuer alcanzaba a rozar con sus dedos el esférico y dejaba todo en un solo peligroso intento. Con el equipo fuera de si y un tanto desconcentrado de sus accionar, Guardiola movió el banquillo a colocó a un central natural como Benatia, para mandar a descanso a Bernat y recolocar a Alaba como lateral izquierdo. Con dicho movimiento, el Byaern pareció recomponerse un poco, aunque Morata asustaba al 75' con un disparo cruzado que Neuer contenía de buena forma en su estirada.

Llegaba el empate y la Juventus renacía. Sin embargo, las fuerzas no le daban

Pero, a pesar de la lenta reconstrucción del Bayern tras el descuento, llegaría el gol de la esperanza. La jugada nació con una salida del balón que Lahm rifó de cabeza para Vidal, dejando que Pogba anticipara, controlara y cediera para la izquierda con Evra, quien era cortado por Lahm, pero el rebote era cabeceado al área por Morata, donde Sturaro anticipaba a Kimmich y definía sobre el primer poste de Neuer, quien nada pudo hacer por impedirlo. Llegaba el empate y la Juventus renacía. Sin embargo, las fuerzas no le daban y los de Allegri miraron el empate como la mejor recompensa, dedicándose a frenar una posible reacción del Bayern tras el empate en el pizarrón.

Sturaro marca el definitivo 2-2 del partido. // (Foto de es.uefa.com)
Sturaro marca el definitivo 2-2 del partido. // (Foto de es.uefa.com)

El gol del empate puso reacción en Guardiola. La llegada de Ribéry por un consumido Douglas Costa rejuveneció el ataque del equipo bávaro, quienes vieron en un cabezazo ligeramente desviado de Lewandowksi al 77' su mejor posibilidad de reacción. Pogba asustaría al 78', con un cabezazo apenas por encima de la puerta de Neuer, pero Benatia, al 81', estaría cerca de desequilibrar nuevamente el marcador al 82' con otro cabezazo ligeramente desviado. Finalmente, Ribéry sacaría un disparo cruzado al 90', pero Buffon solo le hacía la vista al disparo que Lewandowski no alcanzaba a barrer en el área para firmar el gol. Con esta acción, el partido llegaba a su final con el 2-2 en el marcador y la esperanza tatuada en el alma de la Juventus.

El Bayern de Múnich saca una buena ventaja de su visita a Italia, marcando dos goles de visita y esperando a la Juventus en el Allianz Arena

Con este resultado, el Bayern de Múnich saca una buena ventaja de su visita a Italia, marcando dos goles de visita y esperando a la Juventus en el Allianz Arena, con la obligación para los italianos de ganar, golear e impedir que el Bayern anote en su propio campo, algo que, desde hace ya dos años, no sucede en Champions League. El partidazo de este día tendrá segunda parte y pinta para ser todavía más emocionante. El concierto mágico del Bayern esperará la posible reacción del alma indomable de la Juventus, en lo que supondrá un vibrante encuentro entre dos de los equipos más históricos de la competición continental.

VAVEL Logo