El domador de lobos

El 4-1 de la temporada pasada y con la magia de Kevin De Bruyne es cosa del pasado. Con el partido de hoy, y a excepción del duelo por Supercopa Alemana al inicio de la campaña, el Bayern de Múnich ha afirmado su paternidad en el presente curso sobre el Wolfbsurgo, al derrotarlo 0-2 con goles de Kingsley Coman y Robert Lewandowski, en un partido donde los lobos sacaron lo mejor de sí, pero poco pudieron hacer ante la inspiración individual del francés y los goles del polaco. De igual forma, con la igualdad a cero y la ventaja mínima, Manuel Neuer volvió a ser clave al silenciar a Kruse en un par de ocasiones que pudieron a ver significado un rumbo diferente en el resultado. De esta manera, el Bayern se afirma cada vez más en el liderato de la tabla general, mientras que el Wolfsburgo sigue en la espiral irregular que cada vez más lo aleja de Europa para la próxima temporada.

Guiones claros, actores listos

El partido arrancaba sin mayores sorpresas por parte de ambos equipos. Los de Hecking, con sus ya conocidas bajas, plantaban a Träsch y Rodríguez por los costados, dejando que Arnold, Luiz Gustavo y Schäfer jugaran una especie de trivote en zona media, pero con Draxler y Vierinha acompañando a Kruse para salir al contragolpe. Por su parte, Pep Guardiola volvía a echar mano de sus centrales improvisados, dejando que Alaba y Kimmich fueran escoltados, esta vez, por Xabi Alonso en la tómbola central, para que Costa, Coman, Robben y Müller se juntaran con Lewandowski en el frente de ataque. El guion estaba claro: Wolfsburgo contragolpeaba; Bayern de Múnich monopolizaba el balón.

El guion estaba claro: Wolfsburgo contragolpeaba; Bayern de Múnich monopolizaba el balón

Bajo ese contexto, ya al 1', Coman rompía a Träsch en su priemr enfrentamiento, desbordaba por completo el costado y centraba, pero Casteels alcanzaba a desviar antes del cierre de Müller y el remate de Costa se iba totalmente desviado de portería. Costa intentaba el desborde al 3', pero su centro era bien cortado por Naldo y, al 5', Alaba enviaba un balón largo desde mediocampo para Müller, pero el control del alemán dentro del área salía largo y dejaba tiempo a la oportuna reacción de Rodríguez para mandar al córner. Al 7', era Bernat quien corría al espalda de Coman, tomaba línea de fondo y conectaba un centro que quedaba rebotado en el área, pero el remate de Lahm se iba totalmente desviado. El Bayern presionaba y empujaba con sus mejores armas, pero todavía faltaba ver las del Wolfsburgo.

Al 9', era Xabi Alonso el que cobraba de falta y Naldo quedaba cerca de hundirla en su propia puerta, para que, al 11', el mismo volante ibérico rematara un pase de Robben, pero su intento se escondía mucho de la base del poste derecho de Casteels. Pero, al 13', un balón largo no era bien controlado por Kimmich en el fondo, lo que permitía la escapada en solitario de Kruse, quien acomodaba y remataba de zurda, pero Neuer controlaba sin problemas en el fondo. Primer susto del Wolfsburgo al contragolpe y la línea del partido estaba definida, aunque Lewandowksi intentaba una reacción con un remate desviado al 16'.

Cada contragolpe era un susto en el corazón bávaro, pero la posesión misma del Bayern despertaba la ansiedad defensiva del equipo lobo

Poco a poco, el control del Bayern comenzó a chocar una y otra vez ante la muralla defensiva del Wolfsburgo, sin embargo, al contragolpe, Kruse exigía la salida temeraria de Neuer hasta tres cuartos de cancha para cortar una acción donde el alemán se escapaba solo hacia el guardameta. Luego, al 30', Lewandowski se vestía de extremo por derecha y desbordaba para colocar un centro que solo Casteels impidió el cierre de Coman a puerta vacía. Pero, al 31', Kruse exhibía una nueva carencia defensiva del Bayern al cotnragolpe, pero su remate era bien tapado por Neuer bajo palos. Naldo lo intentaba de tiro libre al 38', pero Neuer volvería a vestirse de calidad al tapar de buena forma el remate violenta del centrla brasileño. Cada contragolpe era un susto en el corazón bávaro, pero la posesión misma del Bayern despertaba la ansiedad defensiva de un equipo lobo que daba luces de fragilizarse con el paso de los minutos.

No se podían dejar ir esas jugadas. El Bayern no merece el perdón de nadie cuando se tiene la oportunidad de darle un tiro de gracia

El partido seguía en ese ida y venida de ambos equipo cuando, al 44', el Wolfsburgo dejaría ir la más clara que tuvo en todo el partido. La jugada la arrancó un despeje de Naldo que era bien interceptado por Draxler, quien sacaba un centro a segundo poste, donde Kruse bajaba de cabeza al área, pero el remate de Schäfer se iba desviado ante la estirada de Neuer, que poco hubiera podido hacer ante un remate mucho más certero. El priemr tiempo cerraba con esa jugada como la más clara del partido y sobre el tramo final del mismo. El lamento del banquillo lobo fue evidente. No se podían dejar ir esas jugadas. El Bayern no merece el perdón de nadie cuando se tiene la oportunidad de darle un tiro de gracia. Pero el Wolfsburgo falló y lo pagaría caro en el segundo tiempo.

Coman y la 'Magia Oscura' del Alquimista Catalán

Para la segunda parte, dejando nada más que un margen de cinco minutos y producto de una dura entrada de Träsch, Pep Guardiola no esperaba una visita más de sus jugadores a la clínica y sacaba a Douglas Costa para dar paso a Thiago Alcántara, en un cambio que beneficio mucho al Bayern en la salida y, aunque perdió velocidad por la izquierda, los bávaros ganron en fluidez de juego y cambios de orientación, donde Coman pudo brillar más cargado sobre la derecha. A pesar del cambio, la primera llegada de peligro la tendría el Wolfsburgo al 50', con un remate totalmente desviado de Ricardo Rodríguez desde la izquierda.

El Bayern ganó en confianza y comenzó a verticalizar mucho más sus acciones, dejando que Thiago comandara la salida y ganando con Coman la profundidad necesaria sobre la derecha

Pero, al 54', la llegada de Thiago comenzó a dar resultados cuando el español comandó una quirúrgica y exquisita jugada de los bávaros desde su propia zona, que terminó con el pase de Lahm para Müller sobre la derecha, quien cedía para Robben al centro, quien, a su vez, abría para la izquierda donde Lewandowksi llegaba solo, pero su zurdazo se iba totalmente por arriba de la puerta de u ya vencido Casteels. Tras esta jugada, el Bayern ganó en confianza y comenzó a verticalizar mucho más sus acciones, dejando que Thiago comandara la salida y ganando con Coman la profundidad necesaria sobre la derecha, un costado donde Rodríguez nunca deja de subir al ataque, dejando espacios claros para el francés y su tremenda rebeldía individual.

Ribéry ingresaba por Robben y los papeles estaban fijos: Coman por derecha y Ribéry sobre la izquierda, en un movimiento que abrió la llave para el cerrojo de los lobos y dejó la vía libre para que el Bayern encaminara su victoria. Müller, al 58', asustaba a la defensa local con un disparo que rebotaba en la barrida oportuna de Naldo, pero, al 62', Manuel Neuer volvería a vestirse de gloria al tapar de manera espectacular un remate de Draxler, tras un gran contragolpe de Arnold y Kruse desde la derecha, tras un pase errado de Müller hacia Kimmich. Tras esta jugada, al 65', Ribéry robó un balón en la salida de Vierinha, recortó a Naldo y tocó para la llegada de Lewandowsi, quien fue anticipado por Dante, pero el rebote le cayó solo a Coman, quien batió a Casteels con remate cruzado. Del posible gol del Wolfsburgo pasamos al efectivo gol del Bayern, con Neuer como artífice silencioso de la faena.

Del posible gol del Wolfsburgo pasamos al efectivo gol del Bayern, con Neuer como artífice silencioso de la faena

El gol le caló un golp profundo en la emotividad del Wolfsburgo quien, incluso, vio como su grada silenciaba sus cánticos, todavía más cuando, al 69', Xabi Alonso ponía la garganta llena de nudos de los locales al sacar un misilazo de derecha que solo Casteels evitaba que perforara su portería. Pero, al 73', Coman haría de las suyas al dejar sentado a Ricardo Rodríguez en la barrida, escaparse en velocidad, centrar de manera elegante hacia la izquierda, donde Ribéry, en un intento de autopase, acomodaba el balón de pecho para que Lewandowski, más astuto que fino, sacara un ortodoxo remate de derecha que se iba a incrustar en la red, venciendo la estirada de Casteels y firmando el 0-2 definitivo en favor del Bayern. Coman y su rebeldía individual, Coman y su deseo por figurar, Coman y su ambición por ser figura. Los extremos del Bayern siguen demostrando, con cada partido, que la transición entre 'Robbery' y 'CosMan' está asegurada.

Con el 0-2, el Wolfsburgo todavia quiso intentarlo ante su gente, pero Lahm, al 78', ponía un nuevo susto sobre la puerta de Casteels, que solo el rostro de Ricardo Rodríguez pudo evitar. Luego, al 81', Alaba quedaba mal parado tra sun pase largo de Arnold, dejando que Kruse se escapara, apuntara y sacaraun derechazo potente que solo la divina intervención de Neuer frenaba, lo que hubiera significado una posible reacción del Wolfsburgo en el partido. Ya con esa jugada, el Bayern optó por dormir el partido, tocando de lado a lado y siendo siempre profundo, aunque con mucha menos intensidad que a lo largo del encuentro. Ya sin mayor tiempo en el reloj, Manuel Gräfe sancionaba el final del encuentro y una nueva victoria del Bayern sobre el Wolfsburgo, quien ya no pudo emular su actuación de la temporada pasada, cuando el Bayern vivió una auténtica pesadilla en el Volkswagen Arena.

Con este resultado, el Bayern de Múncih llega a 62 puntos y queda a once por encima del Borussia Dortmund, pero a la espera de lo que los borussers puedan hacer ante el Hoffenheim en esta fecha. Por su parte, el equipo de Dieter Hecking queda hundido en la 8° posición y comienza a perder gas en su carrera por, al menos, rozar el último boleto hacia las rodnas previas de la UEFA Europa League. Problemas para los lobos y alegría para los bávaros. Todo parece idnicar que, tras la salida de De Bruyne, la posibilidad de disputar la hegemonía en Alemania ha quedado en una mera ilusión para un Wolfsburgo, que echa mucho de menos a su figura belga de la temporada pasada. El Bayern ha encontrado la clave para que Caperucita Roja sea la que asuste al Lobo Feroz.

VAVEL Logo