Los Potters sacan un punto valioso en Stamford Bridge
Foto: Premier League

El Chelsea parecía tener el partido en el bolsillo para conseguir otra victoria consecutiva en casa con el gol de Traoré poco antes del descanso. El equipo londinense rechazó dos ocasiones claras para matar el partido. Fue Mame Diouf quien tuvo que rescatar al Stoke con un magnífico cabezazo que puso las tablas en el marcador. El Stoke puede sentirse orgulloso de haberse ido de Londres con un punto, pero también pueden sentirse perjudicados por no haber conseguido los tres puntos tras haber generado ocasiones muy claras para hacerlo durante el partido. Antes del partido, Mark Hughes declaró que iban a afrontar el reto en Londres con Diouf, dejando a Walters fuera en esta ocasión. Se produjo otro cambio en el once con Marc Muniesa sustituyendo a Phil Bardsley que se lesionó en el anterior partido contra el débil Newcastle del que se obtuvo una victoria.

Dos equipos en racha

El Chelsea se vio con un ojo puesto en el partido decisivo de Champions League contra el PSG y no se sintió cómodo en el partido. Los Potters tuvieron el control del juego durante gran parte del partido. La paciencia que tenía el Stoke con el balón llegaba a desesperar a los locales, pero los Blues a la contra suponían un peligro. El foco de este peligro era el brasileño Willian, jugador con mucha resistencia. Aún así, los de Hughes deberían de haberse puesto por delante en el marcador durante la primera mitad. Afellay fue el protagonista de una carrera por banda que solo acompañó Diouf y Courtois pudo atajar el centro, frustrando así al delantero senegalés. El jugador de 28 años estaba causando problemas, más aún cuando Shaqiri envió un buen balón que el senegalés no aprovechó. Las presencias de estrellas de Guus Hiddink, como Hazard y Oscar, recordaron a los Potters que debían tener cuidada la defensa, aunque se encontraron con el muro, Jack Butland, que, como siempre, salvó. Parecía que la primera parte se iba a ir en empate, pero Mark Clattenburg, probablemente erró en no pitar falta en la acción que cayó Afellay. Traoré cogió el balón y batió a Whelan, además de Butland. Pero, ¿sería el gol del Chelsea un problema para el Stoke? 

Momento en que Traoré hizo el 1-0. Foto: Premier League
Momento en que Traoré hizo el 1-0. Foto: Premier League

Efectivamente sabemos que no. El Stoke no se da por vencido nunca. Marko Arnautović fue el encargado de recordárnoslo con un disparo que atajó Courtois, antes de que Cameron consiguiera llegar al rechace. Los jugadores del Stoke fueron alentados por su equipo. Aproximadamente fueron unas 1200 personas las que animaban a sus jugadores durante los 45 minutos restantes. A pesar de estar oliendo la sangre del enemigo, el Stoke pensó en cómo batir al Chelsea. Shaqiri, que tuvo otro buen encuentro, batió a la defensa Blue pero no pudo con el portero belga, que salía a rescatar a sus comapeñeros de nuevo con una parada épica. Por otro lado, Butland tuvo que intervenir un par de veces. La primera a Rémy y la segunda a Oscar por un disparo muy cercano. El encuentro estaba llegando a un punto en el que ambos equipos podían marcar. Hughes estuvo atento a eso y decidió meter a Bojan en el campo, con lo que así se consiguió tener otra vez el peligro. Aún así Bojan no consiguió sincronizarse con el resto de sus colegas. Tan solo se le puede señalar un pase de la muerte que dio a Imbula. A medida que los minutos pasaban, el partido parecía que estaba a favor de los locales, pero Diouf puso su cabeza para empatar el partido. Shaqiri recuperó, y él puso la bola en el área que Courtois rechazó pero Diouf estaba bien colocado para rematar el despeje. La decepción del Chelsea se hacía notar y podría haber ido a más, cuando Ireland y Joselu fueron introducidos al final del encuentro. El español pudo haber tenido la victoria de no ser por Gary Cahill que se la sacó de la portería. 

Empate y decepción

Vimos una visión del Stoke esperada por todos. El estilo de Hughes no encaja con quedarse atrás para aguantar el resultado, sino que debía irse arriba para conseguir la victoria y que el esfuerzo no quedara en vano. Esto se vio reflejado en una buena carrera de Imbula que entregó un buen balón a Bojan, quien se deshizo de Cahill, pero de nuevo Courtois aparecía para amargar a Mark Hughes y su tropa. De esta forma el Stoke se queda séptimo con 43 puntos y el Chelsea décimo con 40 puntos.

Los jugadores del Stoke celebran el empate. Foto: Premier League
Los jugadores del Stoke celebran el empate. Foto: Premier League
VAVEL Logo