Leicester City, campeón de la Premier League 2015/16
Vardy y Mahrez, dos de los iconos de este Leicester. Fuente: SkySports

Y al fin llegó el día, hoy todo aficionado al fútbol se arrodilla ante el Leicester City, el nuevo campeón de la Premier League, un equipo que ha conquistado los corazones de millones de personas en este último año gracias al esfuerzo y dedicación mostrado por toda la plantilla, directiva y cuerpo técnico, que con humildad, ilusión y constancia han escrito sus nombres en los libros de la historia. Hace más o menos un año, ver a alguien con una camiseta de los foxes era algo inusual y en ocasiones provocaba gestos de burla por parte de los aficionados de los clubes con más nombre del país. Pero este equipo ha logrado que sus hinchas luzcan orgullosos el escudo del club al que aman en el pecho, tras pasar por encima a conjuntos en los que tan solo un jugador ha costado más que toda la plantilla de los recientes campeones.

Un líder en el que confiar 

El 13 de julio de 2015, la directiva del Leicester tomó la decisión más importante en la historia del club, y es que aquel día, un por entonces fracasado Claudio Ranieri posaba junto a la camiseta de su nuevo equipo tras haber dejado la selección griega después de una horrorosa etapa en el fútbol internacional donde no encontró el éxito que llevaba buscando tantísimo tiempo.

El italiano mostró interés desde el primer día, manteniendo las esperanzas de conseguir el objetivo fijado por sus jefes, conseguir los 40 puntos que le permitiesen mantener al equipo en la primera división inglesa. Algo que al nuevo técnico le sabía a poco y que gracias a su humilde filosofía ha conseguido superar llevando a este conjunto a la gloria gracias al esfuerzo realizado por cada uno de los miembros que forman este increíble bloque.

Claudio Ranieri. Fuente: SkySports
Claudio Ranieri. Fuente: SkySports

El afecto mostrado por el veterano preparador hacia sus jugadores ha dado como consecuencia la gran química existente entre cada uno de los jugadores, hombres que han mostrado respeto desde el primer momento hacia el encargado de llevarles a la gloria. Claudio es un hombre capaz de invitar a pizza a sus jugadores cada vez que ganan un partido y no encajan, algo propio de categorías inferiores o incluso de equipos no profesionales. Pero son estas pequeñas acciones las que les han llevado a donde están, siendo los iconos de una ciudad que les va a recordar para toda la eternidad como auténticos héroes, de los cuales podrán presumir y sentirse orgullosos en un futuro.

Números de campeón

A finales de agosto, cuando nada más se habían disputado cinco jornadas de liga, el nombre del club inglés más importante a día de hoy ya comenzaba a hacer ruido entre los asistentes a los estadios, y poco a poco se fue ganando la fama de la que gozan a día de hoy. El haber perdido tan solo un partido a principios de octubre les hizo perfilarse como uno de los típicos equipos revelación que ofrecen un estelar rendimiento en las primeras jornadas, pero que con el tiempo acaban deshinchándose, terminando con suerte en puestos que dan acceso a la Europa League.

Pero los resultados obtenidos en los siguientes meses respaldaron las mínimas esperanzas de la afición de lograr aquello que nunca habían conseguido con una plantilla muy humilde, pero muy sólida, capaz de lograr todo lo que se le proponga basándose en unos valores que han dado lugar a un equipo prácticamente invencible. Y tras finalizar la primera vuelta con tan solo dos partidos perdidos, el aparente zorro indefenso que iba a luchar por no ser devorado entre las garras de los imponentes titanes ingleses se convirtió en un poderoso felino que sin miedo alguno plantaría cara a cualquier adversario ganándose el respeto de todos aquellos que antes les pasaban por encima.

La plantilla del Leicester celebrando un gol. Fuente: SkySports
La plantilla del Leicester celebrando un gol. Fuente: SkySports

En enero no eran pocos los que valoraban la opción de ver al Leicester alzar la Premier League, y la presión cayó sobre ellos. Pero de nuevo, fue uno de los pilares claves en esta hazaña, Claudio Ranieri, el encargado de mentalizar a la plantilla para seguir sumando puntos de manera discreta pero efectiva, y sin bajón alguno, los ya campeones de la liga más exigente del planeta han encajado solamente una derrota en lo que va de segunda vuelta, terminando de esta manera con uno de los registros más sorprendentes y fabulosos de la Premier League.

La gloria se hace esperar

Como en cualquier historia, los protagonistas de esta no pueden llegar a serlo de cualquier manera, deben haber sufrido para forjar el carácter que les ha llevado a hacer lo que han hecho, y es que el pasado que rodea a los actuales campeones no deja indiferente a nadie.

El apellido Schmeichel es sinónimo de seguro y de orgullo danés, pero a Kasper no le ha venido tan bien formar parte de una familia donde estar bajo palos es una tradición. El guardameta ha vivido hasta hace muy poco en la sombra de su padre, Peter, uno de los mejores porteros que recuerdan los hinchas de Old Trafford y que, indirectamente, había hecho que su hijo fuese conocido por eso mismo, por tener como padre a una leyenda y no por esas antológicas paradas que han hecho gritar al King Power Stadium. Por suerte, Kasper ha conseguido esta temporada el reconocimiento que merecía, siendo valorado por sus habilidades y no por sus raíces familiares.

Pasar de jugar en segunda división francesa a ser nombrado mejor jugador de la temporada en una de las mejores ligas del mundo en apenas dos años parece algo imposible, pero para alguien como Riyad Mahrez no hay nada que no se pueda conseguir. Hasta hace no más de 1000 días, el argelino se encontraba vagando por la segunda categoría del fútbol francés, pero por suerte llegó un día en el que los ojeadores del Leicester decidieron apostar por él, y este, como ya se ha visto durante esta temporada, no desaprovechó la oportunidad.

Los jugadores festejando un tanto en White Hart Lane. Fuente: Mail
Los jugadores festejando un tanto en White Hart Lane. Fuente: Mail

Para cualquier trabajador de una fábrica, ser campeón de la Premier League y poder jugar contra los mejores jugadores del mundo es un sueño, algo que con carácter y esfuerzo, mucho esfuerzo, ha podido cumplir Jamie Vardy. El que ha ocupado la posición de máximo goleador durante gran parte de la temporada se encontraba jugando en un equipo de fútbol amateur que podía financiar gracias a los ingresos que obtenía por un trabajo precario en una fábrica, que en parte le llevó a pasar una temporada entre rejas. Pero a pesar de todos estos impedimentos, la ilusión de Jamie no se perdió y es por esto por lo que ha logrado ser uno de los estandartes de esta histórica plantilla.

Estas son algunas de las múltiples historias que rodean a este increíble grupo de personas que ha hecho feliz a más de medio continente, viendo reflejadas en este equipo sus esperanzas de lograr algo aparentemente imposible.

Lección de moral

Lo logrado por estos hombres no se reduce a un simple título, que por muy histórico que sea, no deja de ser otro cualquiera. Lo que han conseguido estos guerreros es más de lo que se ve en las estadísticas o en los resultados, es el luchar por lo que crees, el hacer feliz a toda una ciudad que hasta hace nueve meses era simplemente una más, y que a día de hoy, puede decir con orgullo que su equipo ha logrado alzarse como campeón dando una lección de moral a todo el mundo del deporte, demostrando que el más poderoso económicamente no es el más fuerte y que el esfuerzo supera al talento cuando este no está siendo aprovechado.

Jamie Vardy, ejemplo de superación. Fuente: Mail
Jamie Vardy, ejemplo de superación. Fuente: Mail

Ranieri, Kanté, Mahrez, Vardy... Son nombres que van a pasar a la historia, y que seguro que dentro de mucho tiempo seguiremos viendo y escuchando. Porque lo que ha logrado este año el Leicester City no es algo que se vea todos los días.. Es por esto que los que hemos tenido la suerte de vivir esta cita histórica debemos retenerla en nuestra memoria, para que dentro de unos años podamos decirles a nuestros hijos y nietos que nosotros vimos jugar a ese equipo que lo logró todo partiendo de la nada, a ese grupo de personas capaces de hacer que el alcalde de la ciudad pusiese su nombre a calles y avenidas y, sobre todo, a ese conjunto que demostró que con la humildad por delante todo es posible y que a pesar de los obstáculos que te encuentres puedes lograr tu objetivo, a ese equipo llamado Leicester City.

 

How Leicester City celebrated their SPECTACULAR achievement!❗️ Via:@fuchs_official

Un vídeo publicado por Football Soccer Futbol ⚽️ (@rldesignz) el

VAVEL Logo