Análisis general de Suecia: con el espíritu de Estocolmo

Suecia disputará en Francia la sexta Eurocopa de su historia. El combinado escandinavo tendrá una nueva oportunidad para tratar de llegar lo más lejos posible. Su grupo, compuesto por Italia, Bélgica e Irlanda, será una garantía para el espectáculo. Los suecos esperan estar a la altura de la cita. Su entrenador, Erik Hamrén, dejará el combinado después de la competición. Mientras, su estrella, Zlatan Ibrahimovic, podría estar ante su última gran ocasión de lograr una buena actuación con la zamarra de su selección. El jugador, que aún no conoce dónde jugará la próxima temporada, cumplirá 35 años en los próximos meses. Aun así, ejercerá de líder.

El espíritu del pasado

El cuadro sueco no es un asiduo de las grandes citas a nivel de selecciones. La historia no ha llevado triunfos de importancia a su país, pero sí algunas alegrías en generaciones de época. En 1938 logró clasificarse para las semifinales del mundial de Francia, pero no obtuvo el pase a la final. Fue Hungría la que eliminó en el Parque de los Príncipes a los nórdicos por 5-1. 20 años después, en Suecia, la selección anfitriona tuvo otra oportunidad de oro. Aquel mundial estuvo precedido por cierta polémica en cuanto a su lugar de celebración, debido a que la sede habría de alternar entre Europa y América. Pero los escandinavos acogieron la cita mundialista y llegaron a la final, que ganaría Brasil 5-2.

En 1994, en el mundial de Estados Unidos, los suecos se plantaron en semifinales otra vez. La selección brasileña volvió a ejercer de verdugo, pero el cuadro nórdico consiguió el bronce tras imponerse 4-0 a Bulgaria. En Eurocopa ha sido tan solo una vez la que Suecia haya estado encuadrada entre los cuatro primeros. Fue en 1992, en su país, cuando cayó frente a Alemania en semifinales. No obstante, la buena actuación ha servido como referente histórico en la selección y es el hito al que desea aspirar la generación actual.  

Camino a la quinta Eurocopa consecutiva

Erik Hamrén ha llevado a Suecia hasta su quinta Eurocopa consecutiva. Tras no lograr la clasificación para el Mundial de Brasil, disputado en 2014, Suecia necesitaba revertir la situación. El grupo para poner rumbo a Francia 2016 estaba compuesto por Austria, Rusia, Liechtenstein, Montenegro y Moldavia. En total, un balance de cinco victorias, tres empates y dos derrotas con quince goles a favor y nueve en contra. El pase directo a la fase final no fue posible pese a los 18 puntos obtenidos. La tercera posición daba acceso a la repesca, y el rival sueco sería Dinamarca.                        

La ida se jugó en Estocolmo y los locales golpearon primero con un 2-1 que todavía daba vida a los daneses. El partido de vuelta, para los visitantes, que con dos tantos de Ibrahimovic sentenciaron la eliminatoria. Dinamarca tan solo pudo igualar el marcador a partir del minuto 80, pero el resultado global fue de 4-3. Fue entonces cuando Suecia certificó su participación en la Eurocopa por quinta vez consecutiva.

Una selección rejuvenecida

Suecia no está conformada únicamente por su presente, sino que su futuro está dando pasos de gigante. De hecho, el pasado verano se produjo la consecución del Campeonato de Europa sub-21 de la UEFA en la República Checa por parte del combinado sueco. Así pues, Erik Hamrén ha sondeado la ristra de jóvenes triunfantes con las categorías inferiores. El técnico se ha fijado ya para la selección absoluta en Ludwig Augustinsson, Patrik Carlgren, Oscar Hiljemark, Oscar Lewicki, Victor Lindelöf y Guidetti. Este último, jugador del Celta de Vigo, ha tenido un rol fundamental en la temporada del conjunto de Berizzo

El equipo, línea por línea

Mantenerse estable y sólido será una de las claves para el éxito en una Eurocopa que no muestra un favorito claro. Desde la portería hasta la delantera, cada línea debe ser solidaria con el prójimo, con cada compañero, para tal y como diría Hamrén, llegar a ser un equipo. El conjunto sobre las individualidades. Pero hay que conocer las partes del todo.

Porteros

Andreas Isaksson es el jefe de la portería sueca. El cancerbero de 34 años es un fijo en la selección y será la persona que defienda los palos nórdicos en la Eurocopa de Francia. Con alta experiencia bajo sus guantes, Isaksson ha ocupado lugar en las filas de equipos como el Manchester City o el PSV Eindhoven. Sus sustitutos serán Robik Olsen (Copenhague) y Patrik Carlgren (AIK)

Defensas

La línea de zagueros estará comandada por Johansson, central del Copenhague, y por Lustig, lateral del Celtic de Glasgow. Martin Olsson o Andreas Granqvist serán los otros dos protagonistas de una defensa que tendrá que mostrarse firme y rigurosa si la selección sueca desea tener opciones. Sobrevivir a un grupo del poder ofensivo como el italiano o el belga requiere concentración y seguridad. 

Centrocampistas

La medular del campo estará liderada por Larsson (Sunderland), Wernbloom (CSKA Moscú) y Källström (Grasshoppers). Este último ha sido un fijo en las últimas convocatorias de Hamrén, dada su experiencia y capacidad de mando. Su dilatada trayectoria como profesional le ha valido para adquirir una gran dosis de prestigio a nivel europeo. Militó en el Olympique de Lyon durante su apogeo e incluso en el Arsenal. Un seguro que dará confort a los suecos.

Delanteros

El atacante estrella en Suecia es Zlatan Ibrahimovic. El exjugador de Barcelona y Milán, entre otros, encabezará la ofensiva escandinava en Francia. Su continuidad no está aún esclarecida y una vez termine el campeonato tendrá que decidir. Su escolta dentro del esquema de 4-4-2 que propone el entrenador estará entre Marcus Berg y John Guidetti. Los delanteros de Panathinaikos y Celta pugnaran por un puesto en la gran cita europeísta. 

Estilo de juego

Erik Hamrén afrontará su última cita como entrenador de la selección de la forma que ha defendido durante su etapa. La apuesta por el fútbol ofensivo será indiscutible, pero tendrá que ser una evidencia de carácter flexible. La intransigencia defensiva está llamada a ser clave en su grupo. El fútbol lo creará Kallstrom, pero no sin la inestimable ayuda de Ekdal. El centrocampista del Hamburgo será el pilar sobre el que construir las jugadas de ataque. Da equilibrio, apoyo y se muestra solidario en la mayoría de acciones.

Las bandas tendrán un papel imprescindible, y están destinadas a funcionar como dagas para las defensas rivales. Zengin y Forsberg será los personajes que entren en escena por ambos lados. Por las dos posiciones de ataque pasarán las opciones suecas. Sobre todo, si el combinado nórdico desea tener posibilidades debe hacer valer el poderío físico de Ibrahimovic

Once tipo

VAVEL Logo