Inglaterra 1996, la maldición de los penaltis
Pearce y Southgate tras quedar eliminados ante Alemania | Foto: BBC

Inglaterra, a pesar de su gran historia, nunca ha sido capaz de alzarse campeona en un campeonato europeo; ya sea por no haber conseguido una plaza como ocurrió en 2008 o por no haber dado la talla en los momentos clave de la competición. Es aquí donde debemos fijarnos en la edición en la que los ingleses quedaron más cerca de conseguir el trofeo. Esto sucedió en 1996, cuando el conjunto de los tres leones se quedó a las puertas de la gran final, tras caer en semifinales ante Alemania.

En esta ocasión los ingleses contaban entre sus filas con jugadores de la talla de Alan Shearer, Steve McManaman o Paul Gascoigne, sin embargo, la presencia de estos hombres en el conjunto inglés no fue suficiente para lograr el objetivo. Aunque el equipo no comenzó el torneo con buen pie, fue de menos a más. Un 1-1 ante Suiza en el partido que daba comienzo a la Eurocopa hacía presagiar un  verano sin demasiada ilusión para los ingleses, sin embargo, el conjunto entrenado por Terry Venables consiguió reponerse y acabó realizando una de sus mejores actuaciones en una fase final internacional.

La fase de grupos terminó de la mejor forma posible para Inglaterra, en primer lugar se impusieron a sus vecinos escoceses por 2-0. El punto de inflexión en el torneo llegaría en el último partido de la fase de grupos, en el cual los ingleses aplastaron a la selección holandesa por 4-1, una selección holandesa con grandes jugadores como Edwin van der Sar, Clarence Seedorf o Dennis Bergkamp.

Seaman detiene un penalti en la victoria por 2-0 ante Escocia | Foto: Daily Mail
Seaman detiene un penalti en la victoria por 2-0 ante Escocia | Foto: Daily Mail

Ya en cuartos de final Inglaterra se deshizo con dificultades de la selección española, en un partido que acabó en una tanda de penaltis en la que España no estuvo acertada, Zubizarreta no logró detener ninguno de los lanzamientos ingleses y David Seaman paró el penalti final a Miguel Nadal, clasificando a Inglaterra para las semifinales del torneo, en lo que sería una final anticipada.

La final anticipada

El choque no pudo empezar de mejor forma para Inglaterra, ya que con tan solo tres minutos disputados el goleador Alan Shearer ponía por delante a su equipo, pero la respuesta alemana no tardó en llegar, y a los 13 minutos Stefan Kuntz devolvía las tablas al marcador, resultado con el que se llegaría al final de los 90 minutos.

En la prórroga Paul Gascoigne tuvo la oportunidad de llevar a Inglaterra a la final gracias al formato del gol de oro, sin embargo no estuvo acertado y la eliminatoria se fue a los penaltis. En esta ocasión David Seaman no fue salvador y Gareth Southgate se convirtió en villano al fallar el sexto penalti de la tanda.

David Seaman consuela a Southgate tras fallar su penalti | Foto: Telegraph
David Seaman consuela a Southgate tras fallar su penalti | Foto: Telegraph

Toda la responsabilidad cayó sobre el joven Southgate, un fallo le daba la oportunidad a Alemania de dejar fuera a los ingleses en su torneo y vengarse por la final del 66, y así fue, el actual seleccionador de Inglaterra sub-21 lanzaba su penalti sin demasiada confianza y posteriormente Andreas Möller no perdonaba, metiendo a Alemania en la gran final, en la cual se acabaron imponiendo a la República Checa.

Una selección ilusionante

La selección del 1996 sumaba diversos factores que hacían creer a sus aficionados, eran muchos los motivos que podían dar esperanzas de que, por fin, pudieran levantar la Eurocopa.

En primer lugar el torneo se disputaba en su territorio, factor que siempre resulta importante; en especial en esta ocasión, ya que Inglaterra disputó todos sus partidos en un Wembley repleto de aficionados locales.

Respecto a lo deportivo, la selección inglesa contaba con un equipo equilibrado, con defensores correctos como Tony Adams y Stuart Pearce. En el centro del campo había nombres como el del eficaz Steve McManaman, aunque sin duda el jugador más destacado en esta demarcación era Paul Gascoigne, considerado como uno de los mejores centrocampistas de los años 90.

Paul Gascoigne ante Holanda | Foto: Getty Images
Paul Gascoigne ante Holanda | Foto: Getty Images

La delantera también estaba bien cubierta, hombres como Teddy Sheringham o Robbie Fowler se juntaban con la estrella inglesa en esta posición, Alan Shearer. El delantero del Blackburn, en esos momentos, acabó como máximo goleador del torneo con cinco tantos y fue incluido en el mejor equipo de la Eurocopa, al igual que su compañero Paul Gascoigne.

Shearer celebra junto a McManaman un gol ante Holanda | Foto: Telegraph
Shearer celebra junto a McManaman un gol ante Holanda | Foto: Telegraph

El equipo actual quizás no cuente con nombres tan destacados, pero el nivel de la selección obliga a pensar en que puedan disputar el torneo a cualquier selección. Gente como Rooney, Kane o Hart tienen la capacidad de poner en apuros a cualquiera de los conjuntos presentes en el torneo, lo cual puede convertir la participación de Inglaterra en esta Eurocopa en una grata sorpresa para sus aficionados.

VAVEL Logo