Austria - Hungría: Una victoria para rozar el sueño
Austria - Hungría: Una victoria para rozar el sueño

El momento ha llegado. Austria y Hungría, jugadores y aficionados, se encontrarán mañana frente a frente con uno de los momentos más importantes e históricos de su etapa reciente. Dos países que en el pasado llegaron a juntar a jugadores de gran talento pero que parecieron caer en el olvido vuelven con la llegada del nuevo siglo a juntar buenas generaciones que buscar cuajar un papel digno en la Eurocopa de Francia. Ganar mañana significará dar un paso de gigante para plantarse en los octavos de final. El nuevo formato de clasificación con los cuatro mejores terceros hacen que un triunfo signifique oro. Ganar o ganar. Ganar es soñar.

Austria: ahora o nunca

Una competición igualada y un grupo ganador. La selección de Marcel Koller se encuentra ante la oportunidad de su vida. La magnífica fase de clasificación y el núcleo de jugadores que atesora la generación actual llenan de autoestima a un país intercultural, futbolero y que, esta vez sí, cofía en los suyos.

Austria necesita ganar para llegar con tranquilidad al partido del sábado contra Portugal

Comandados por David Alaba y Marko Arnautovic los chicos de Koller saben que el triunfo ante los húngaros se presenta como vital para no jugarse la vida en el difícil partido del sábado frente a la Portugal de Cristiano Ronaldo. En un grupo competido con húngaros, portugueses e islandeses, Austria aspira por primevera vez en conseguir alcanzar los octavos de final de la competición. Primera, segunda o mejor tercera, todo vale para los "rojos" centroeuropeos para cumplir con las expectativas. Alcanzadas las eliminatorias finales nadie les impedirá soñar.

Hungría: una princesa con mucho que decir

Su fase de clasificación y el uno por uno del futbolistas de su plantilla hacen de Hungría, a priori, el rival más asequible del grupo. Capitaneados por el ex jugador del PSV Eindhoven Balázs Dzsudzsák, los vecinos de Austria saben que sus opciones a pesar de ser escasas pasan por aprovecharse de los errores rivales.

Dzsudzsak con su selección I Foto: http://imgs.sapo.pt
Dzsudzsak con su selección I Foto: http://imgs.sapo.pt

Los magiares de Bernd Storck actúan desde un 4-5-1 recayendo su peso en el ya mencionado Dzsudzsák y en dos de las grandes sensaciones del combiando húngaro: el joven centrocampista Ádam Nagy que se ha convertido en una de las sensaciones de la liga húngara, y László Kleinheisler que acaba de tener algunas oportunidades en Alemania, bajo las filas del Werder Bremen y que a sus 22 años es una de las grandes esperanzas del juego ofensivo de los de Storck. 

Con un balance goleador muy bajo durante la fase de clasificación, el conjunto magiar debería de tratar de cerrar espacios ante el juego de posición austriaco, más acostumbrado a hacerse con el papel de protagonista de los partidos tras lo visto en los choques ante Suecia o Rusia en la fase de clasificación y, a partir de ahí, aprovechar la velocidad de sus jugadores de banda y el poderío físico de sus delanteros:  Tamás Priskin o el ex madridista, actualmente en las filas del Hannover, Szalai.

Una Austria de izquierdas

Una parte importante del resultado final del choque vendrá marcado por el partido que desenvuelva la parte izquierda del juego austriaco formada por Fuchs, Alaba y Marko Arnautovic. El triángulo formado por los tres jugadores del perfil zurdo es el lugar donde recae el 70% del juego de los de Koller que cuentan con la banda "alemana" -Harnik y Klein comparten vestuario en el Stuttgart alemán- como soporte y sorpresa desde la banda derecha.

David Alaba a los mandos del combinado austriaco

El lateral izquierdo/comodín de Guardiola durante las últimas tres campañas en el Bayern de Múnich es pieza clave y esencial de la selección dirigida por Koller. Desde sus inicios en el Austria Viena, el joven Alaba siempre ha destacado por su buen hacer con el balón unido a un físico que despertó el interés de uno de los grandes equipos del mundo. Allí, en Múnich, Alaba se ha dado a conocer en el mundo futbolístico como un lateral zurdo e incluso central de increíble nivel. En Austria Alaba vuelve a sus orígenes: el centro del campo. Posición en la que creció y la que el siempre ha considerado "suya". El futbolista del Bayern es medio equipo y de encontrarse con Arnautovic (10 partidos/3 goles) en el sector izquierdo de la línea de mediapuntas depende mucho el éxito de los suyos.

Alaba y Arnautovic en un entrenamiento I www.welt.de
Alaba y Arnautovic en un entrenamiento I www.welt.de

El futbolista del Stoke es un jugador especial. Su pasado en el Inter o el Werder Bremen ya daba muestras de ello. Un futbolista distinto, de carácter y con una fuerza y una calidad que se destapaba, por desgracia, muy de vez en cuando. Ha tenido que ser esta temporada en las filas del Stoke cuando Marko haya abierto el tarro de las esencias hasta convertirse en una de las grandes estrellas de la Premier League. Su buen año en el Britannia le han puesto ante los ojos de los grandes equipos del continente y la Eurocopa puede ser el mejor escaparate posible a la hora de un nuevo salto en su carrera. 

De encontrarse ambos jugadores junto al guante del lateral del Leicester las opciones de gol con Janko como delantero titular hacen de Austria la clara favorita a la hora de llevarse el choque, como así dicen las apuestas -la victoria austriaca se paga a 1.70 por los casi 5 euros del conjunto húngaro-.

Posibles onces

VAVEL Logo