Irlanda del Norte - Alemania: el sueño pasa por una incógnita
Irlanda del Norte - Alemania: el sueño pasa por una incógnita

Todos persiguen el mismo sueño, pero no todos viven las mismas condiciones. En el tan complejo mundo futbolístico, la meta de todo torneo de gran trascendencia será siempre hacer historia. Sin embargo, ese concepto de "hacer historia" pasa por distintas realidades que convergen en un mismo entorno, pero que distan mucho entre sí. El mejor ejemplo de ello lo dan Irlanda del Norte y Alemania, para quienes "hacer historia" pasa por objetivos totalmente opuestos. Para los alemanes, la victoria será clave para firmar una clasificación en primer lugar (como su papel de selección potente se lo exige) y encaminarse así hacia la gran final, la única meta que el equipo teutón ve como un objetivo cumplido para sus intereses. Sin embargo, para Irlanda del Norte, su pasada victoria ante Ucrania le permite soñar con una histórica clasificación, lo cual se adornaría de forma espectacular con una victoria o empate ante el actual campeón del mundo, llegando a dar por satisfecho su objetivo, pero despertando la ambición por conquistar algo más en esta cita trascendental para todo esa nación.

Un rival incómodo

En esa ocasión, Irlanda del Norte venció 1-0 a Alemania en Belfast, para luego rematar la faena con un histórico 0-1 en Hamburgo

Históricamente, la Eurocopa no ha sido un espacio fácil para los alemanes cuando se enfrentan a Irlanda del Norte. En su serie particular, Alemania suma 8 victorias y 4 empates ante los irlandeses, pero también tiene dos dolorosas derrotas sufridas en la fase eliminatoria hacia la Eurocopa de 1984. En esa ocasión, Irlanda del Norte venció 1-0 a Alemania en Belfast, para luego rematar la faena con un histórico 0-1 en Hamburgo. Sin embargo, pese a estas victorias, ambos equipos acabaron con 11 puntos y fue la diferencia de goles (+7) lo que le dio el boleto a Alemania, quien ratificó su bajo momento de forma quedando eliminada en la fase de grupos del torneo continental. Lejos de ese mal sabor para los teutones, la serie ante Irlanda del Norte le viene bien a la Mannschaft, quienes se apuntan con 32 goles contra solo 13 recibidos, además de su tren de victorias en estos últimos años.

Interrogantes tácticas

Previo al encuentro, tanto Michael O'Neill como Joachim Löw han dejado en claro que no saben muy bien qué esperar de su rival, más enfatizado este pensamiento en el entrenador norirlandés. "Es la campeona del mundo. Pero mis jugadores pueden cambiar la historia y darle un giro a las cosas. En sus manos está la posibilidad de darle una alegría a la nación. Sabemos que debemso ser agresivos, rápidos, intensos y aplicados. Si permitimos que Alemania desarrolle su juego, entonces lo pagaremos muy caro y sufriremos una derrota muy dura. Ellos saben jugar de diversas formas según el partido vaya desenvolviéndose", expresó O'Neill en rueda de prensa, quien destacó la labor táctica de Löw y la dificultad de ubicar las marcas de los atacantes alemanes.

"Son peligrosos. Tienen jugadores que corren mucho y son muy peligrosos en diferentes situaciones"

Por su parte, Joachim Löw dijo sentirse agradado por lo que Irlanda del Norte está haciendo en la competición, pero, también, advirtió que ellos han llegado a ganar y no esperarán nada de nadie para clasificarse. "Son una de las sorpresas positivas de este torneo. Empezaron con cautela el primer partido ante Polonia, pero en el segundo mostraron su energía e intensidad, y merecidamente vencieron a Ucrania. Son peligrosos. Tienen jugadores que corren mucho y son muy peligrosos en diferentes situaciones. Son tan buenos como cualquiera en defensa", expresó el estratega alemán ante los medios de comunicación. Löw no dio mayores luces sobre su once titular, aunque todo apunta a que no habrán cambios con respecto a los dos partidos anteriores.

Joachim Löw advirtió sobre le peligro de Irlanda del Norte. // (Foto de es.uefa.com)
Joachim Löw advirtió sobre le peligro de Irlanda del Norte. // (Foto de es.uefa.com)

Como un acertijo sin resolver

Uno de los mejores condimentos de este platillo deportivo es la incógnita. Aunque se puede apostar por un juego en el que Alemania salga a buscar el resultado, domine el balón, genere llegadas y adelante líneas, poco se puede decir si Irlanda del Norte limitará su táctica a esperar y contragolpear o apostará por salir a morder a Alemania en la yugular, con una presión alta asfixiante y un movimiento rápido de sus líneas en la transición defensa-ataque. Pero, en todo ese entramado de preguntas sin resolver, la figura de Michael McGovern es la primera en ponerse en pie para tomar protagonismo. Con un gran trabajo ante Polonia y Ucrania, McGovern es la primera muralla de oposición que O'Neill pondrá en contra de los germanos en este partido.

El gran dolor de cabeza teutón en este período post-mundialista ha sido su zona baja

En cuanto a su disposición táctica, la idea ofensiva del equipo pasa por el papel de Jamie Ward y de Connor Washington, quienes pondrán toda su velocidad y precisión a disposición de su país para aprovechar las oportunidades que la defensa germana vaya dejando. En contraposición a ellos, el gran dolor de cabeza teutón en este período post-mundialista ha sido su zona baja, donde la figura de Lahm parece irremplazable y donde, también, otros como Pert Mertesarcker parecen ser necesarios para dar amplitud a la plantilla. Con Boateng y Hummels como principales figuras y un destacado Jonas Hector, todo queda para un Höwedes que debe adaptarse rápido a su posición como lateral derecho. Caso contrario, la vía ofensiva para Irlanda del Norte parece ubicarse en el flanco derecho de la retaguardia germana.

Ofensivamente, las cosas para Alemania pintan como un auténtico desafío para este partido. Con Götze como el elegido para jugar con la idea de "falso 9", Alemania ha tenido serios problemas en esta competición para encontrar portería, dejando que Müller juegue demasiado abierto a los costados y quitándole potencia de goleo al equipo. La opción de Mario Gómez comienza a sonar fuerte en el equipo alemán, quienes deben ampliar su variedad de ataques, algo en lo que el delantero del Besiktas puede ayudar. De igual forma, Özil sigue sin aparecer en su mejor versión, sobrecargando el trabajo de Toni Kroos en la creación y obligando a Khedira a descuidar labores de recuperación para auxiliar en ataque. El partido puede complicársele a un equipo alemán que tiene ante sí la mejor oportunidad para reaccionar en esta competición.

O'Neill está haciendo historia con Irlanda del Norte. // (Foto de es.uefa.com)
O'Neill está haciendo historia con Irlanda del Norte. // (Foto de es.uefa.com)

Posibles Alineaciones

En los últimos días, las sesiones de trabajo de Löw han dejado ver una consideración en el cambio de su sistema. De un 4-5-1, el estratega germano ha ido ensayando con un 3-5-2, por lo que no sería atrevido apostar a que modifique considerablemente su idea para este partido. Los jugadores no muestran mayor cambio, por lo que es probable que el ajuste táctico sea en función de mutar el pizarrón en caso de ser necesario con los mismos jugadores. Por su parte, Irlanda del Norte sabe muy bien su papel y su 4-5-1, con mayor vocación defensiva, será la pieza ideal para un tablero de ajedrez en suelo francés.

VAVEL Logo