El Parma se aproxima al lugar que nunca debió abandonar
El Parma se aproxima al lugar que nunca debió abandonar. | Foto: La Ciudad Deportiva

La pesadilla para el Parma FC comenzaba en la temporada 2007/08. En ese año el equipo, después de una campaña para olvidar, certificaba su descenso a la Serie B. El año estuvo marcado por los continuos cambios de entrenador, Domenico Di Carlo, Héctor Cúper y Andrea Manzo pasaron por el banquillo de los parmesanos, y por el desastroso fútbol que realizaron, con una plantilla cargada de grandes jugadores como Luca Bucci, Fernando Couto y Cristiano Lucarelli. Terminaron el campeonato en el penúltimo puesto de la clasificación. Con este descenso, el club se puso manos a la obra para intentar volver cuanto antes a la élite del fútbol italiano.

El Parma solo estuvo un año en la Serie B

La temporada 2008/09 tenía como principal novedad la presencia de Luigi Cagni en el banquillo. Los altos dirigentes del club habían encomendado al nuevo técnico la labor de llevar al equipo de nuevo a la Serie A. La aventura del nuevo entrenador no duró mucho, en la sexta jornada después de empatar a cero ante el Módena el club decidió prescindir de él y contratar a un experimentado Francesco Guidolin. Con el entrenador italiano el Parma fue invencible y a final de año consiguió el ascenso a la máxima categoría.  En la plantilla contaba con jugadores de mucha calidad como Reginaldo, Paloschi, Luca Antonelli y Leandro Martínez. La pesadilla no duró mucho, en un año el Parma volvía a la Serie A.

Guidolin dirigiendo un entrenamiento del Parma. | Foto: Getty Images

En la siguiente campaña, la 2009/10, la estabilidad de Guidolin en el puesto de entrenador fue vital para el buen desarrollo de su fútbol. El equipo estuvo muy cerca de conseguir alcanzar los puestos que daban acceso a disputar competición europea. Terminaron en una meritoria octava posición, a solo un puesto de entrar en Europa League. En la plantilla se encontraban futbolistas que poco después triunfaron en el fútbol europeo como son Panucci, Bojinov, Hernán Crespo y Nicola Amoruso. El Parma FC empezaba a levantar cabeza después de su descenso.

Después de este gran año, Francesco Guidolin abandonaba el banquillo del club y Pasquale Marino tomaba las riendas del equipo con la misión de realizar una gran campaña. En la jornada 31, después de perder en casa ante el Bari y con el Parma bordeando los puestos de descenso, el club destituyó a Marino y contrató a Franco Colomba con la única misión de evitar el desastre de hace dos temporadas. Con solo una derrota en los últimos siete encuentros el Parma volvió a asegurar su presencia durante un año más en la Serie A. El defensa Zaccardo, Candreva, Giovinco, Amauri y Hernán Crespo eran sus grandes estrellas, era complicado pensar que el equipo sufriera tanto con semejantes futbolistas pero sucedió.

El técnico Roberto Donadoni hizo unas grandes temporadas

Como era costumbre en el Parma FC la inestabilidad volvía a penalizar a los del Ennio Tardini, estadio que siempre presentaba un gran aspecto en cada uno de sus partidos. Franco Colomba fue destituido en la jornada 17, de la campaña 2011/2012, después de recibir un duro varapalo a manos del Inter (5-0). El gran Roberto Donadoni sería el siguiente inquilino en el banquillo de Los Cruzados, uno de los apodos con el que se conocen a los parmesanos. El equipo, después de una gran final de temporada, en la que lograron seis victorias consecutivas  estuvo muy cerca de llegar a los puestos europeos. La contratación del ex jugador del Milan fue un acierto, los números y el fútbol desarrollado así lo afirmaban. El Parma contaba con una gran delantera con nombres de la talla de Hernán Crespo, Graziano Pellè, Stefano Okaka y Sergio Floccari.

Hernán Crespo celebrando un gol con la camiseta del Parma. | Foto: Fichajes.net

En la temporada 2012/13 Roberto Donadoni fue el técnico durante todo el año. Completó una campaña con muchos altibajos para acabar en el decimo puesto de la clasificación, en ningún momento sufrió para lograr la permanencia. El club seguía contando con jugadores de mucha calidad como eran Manuele Blasi, el argentino Hernán Crespo y Borini. El sueño de conseguir jugar competición europea volvía a desvanecerse a pesar de la gran plantilla de las que disponía Donadoni y el Parma FC.

La campaña 2013/14 iba a ser la última etapa con cierta tranquilidad para el Parma FC. Después de un comienzo un tanto irregular, el equipo de la mano de Roberto Donadoni consiguió alzarse con el sexto puesto de la Serie A. Este sería el final de una gran etapa para el club. Su gran estrella era el delantero Amauri, los problemas internos empezaban a aparecer y los grandes futbolistas decidieron abandonar al equipo.

El Parma desapareció debido a sus problemas financieros

En la siguiente temporada, la 2014/15, Roberto Donadoni, los jugadores y los aficionados empezaron a sufrir el desastre que iba a desencadenar la desaparición. El equipo terminó en el último puesto de la clasificación y por el club pasaron hasta cinco presidentes en apenas siete meses. Los distintos mandatarios, el último fue Gianpietro Manenti, no pagaron a los futbolistas ni a los empleados y el histórico club italiano, fundado en el año 1913, estaba abocado a la desaparición. El 22 de junio de 2015 se hizo oficial la desaparición del Parma FC, las deudas y que no apareció ningún comprador acabó con el club. Tocaba reinventarse. Seis días más tarde, se anunciaba la creación del Società Sportiva Dilettantistica Parma Calcio 1913.

El Parma Calcio 1913 se creó el 28 de junio de 2015. | Foto: Parma Calcio

El Parma Calcio 1913 comenzaba en la Serie D

En el año futbolístico 2015/16 los dirigentes que comenzaban esta nueva andadura decidieron contratar a Luigi Apolloni, ex jugador del Parma. Su aventura hacia la élite del fútbol italiano se iniciaba desde la Serie D. El equipo dio un gran rendimiento y consiguieron el ascenso a la Lega Pro después de acabar en la primera posición del campeonato. El estadio Ennio Tardini volvía a vibrar con sus futbolistas después del desastre del verano anterior.

Esta temporada, que ha comenzado hace escasos meses, las cosas han comenzado de gran manera para los parmesanos. En 12 partidos tan solo ha caído en dos y está en el tercer puesto de la clasificación con 24 puntos, a uno del primer clasificado. Luigi y sus hombres desean conseguir el ascenso a la Serie B y en dos años llevar al histórico Parma FC, ahora Parma Calcio 1913, al lugar que nunca debió abandonar, la Serie A.

VAVEL Logo