Southampton dio un batacazo con mucha autoridad y dejó a Sunderland en el infierno
Manolo Gabbiadini celebrando su doblete (Fotografía: Premier League)

Sunderland goleó 4-0 a Crystal Palace en la jornada pasada, los gatos negros buscaban ratificar su recuperación en casa y brindarles una nueva alegría a sus fanáticos. Mientras que Southampton anhelaba romper la racha adversa de tres partidos consecutivos sin conocer la victoria.

Dos errores puntuales iniciaron el calvario

El encuentro inició intenso por parte de los santos, buscaban dar un batacazo histórico ante un conjunto urgido de resultados positivo.  Mientras que los gatos negros estuvieron imprecisos y les costó entrar en contacto con el balón.

A los dos minutos, Southampton estaba mejor asentado, controlaba el desarrollo del encuentro. Sunderland estaba obligado a sumar de a tres para tomarse un breve respiro del fantasma del descenso.

Dusan Tadic y Ryan Bertrand fueron los más desequilibrantes.   Los gatos negros apenas tuvieron algunos chispazos futbolísticos y no remataron a puerta.  Los santos se aferraban a su muralla defensiva e hicieron mejor las cosas desde el comienzo.

A los seis minutos, Adnan Januzaj se perfiló en el área y estuvo cerca de anotar el primero. Sunderland despertó del arranque dubitativo y el encuentro cambió por completo.

Los santos se complicaban con algunas faltas tácticas al borde del área chica, aunque estuvieron impecables en  los relevos defensivos.  Ambos conjuntos estaban imprecisos en definición y ello se reflejó en el marcador puesto que sólo hubo una ocasión clarísima.

Sunderland estaba incómodo, no generó peligro por las bandas y algunas individualidades aparecieron en algunos momentos. Adnan Januzaj remató y tampoco tuvo fortuna, los gatos negros dejaban pasar otra magnífica oportunidad.

A los 13 minutos,  Jermain Defoe y Sebastian Larsson intentaron asociarse y la línea defensiva de los santos los anuló a tiempo.  Los gatos negros buscaban romper el equilibrio del conjunto visitante.  Didier Ndong intentó contagiar a sus compañeros, arrastró algunas marcas  y  fue el tercer jugador más activo.

Southampton cedió un poco el protagonismo, su plan lo mantuvo a la perfección y apostaba por capitalizar los errores  de los gatos negros.  Sunderland  ganó uno de sus últimos cinco partidos, era crucial que aprovechará un envión anímico y aún estaba en deuda en el Stadium of Light.

En el momento más inesperado, Southampton estuvo cerca de sorprender a Sunderland, tras un gravísimo error en salida.  Un encuentro muy parejo e intenso en ambas áreas aunque no hubo un dominador absoluto.  Los santos jugaron mejor, aunque plasmaron su superioridad colectiva.   

A los 22 minutos, hubo un limbo de imprecisiones en el medio campo, poca circulación del balón y ninguno se animaba a demostrar toda su artillería ofensiva. Adnan Januzaj buscaba fabricar otra ocasión y cometió una falta en ataque.

Foto: Premier League
Foto: Premier League

Los gatos negros estaban volcados en ataque, Southampton se las ingenió y tuvo un segundo contragolpe letal.  De cara al complemento, alguno de los dos tendrá que animarse a tomar mayor protagonismo y aprovechar al máximo esta crucial oportunidad de cara a momentos decisivos.

Sunderland recibió un golpe anímico muy duro, Manolo Gabbiadini anotó el primero y los fanáticos de los gatos negros empezaban a preocuparse puesto que sufrían otra dolorosa derrota parcial en casa y en el complemento tendrán que corregir pequeños detalles. El delantero italiano anotó el segundo y extendió el sufrimiento del conjunto local, una pesadilla interminable. Los gatos negros recibieron dos baldazos de agua fría y sus opciones para remontar eran escasas.

Lluvia de errores defensivos

En el complemento, Sunderland estuvo falto de fútbol,  lento, con poco volumen ofensivo. Los gatos negros necesitaban resucitar tras dos fallos graves que les costaron dos goles en 15 minutos.  Los santos cuidaban la ventaja, aunque buscaban asegurarse los tres puntos de forma categórica.

Los gatos negros estaban perdidos, sin capacidad de reacción y no mostraban argumentos como para que sus fanáticos se ilusionaran con un desenlace diferente. Jermain Defoe buscaba asociarse, tampoco tuvo opciones. Southampton jugaba con la desesperación anímica del Sunderland,  Dusan Tadic volvió  a perfilarse y continuaba liado con el balón.

A los 52 minutos, los santos se acoplaban mejor, fueron más precisos cuando tuvieron la posesión del balón y siempre apostaron por jugar de contragolpe. Sunderland agonizaba y dejaba muchas dudas en el camino.

Nathan Redmond  se mostró muy activo, Southampton sostuvo la ventaja y le faltaba liquidar un encuentro redondo. Los gatos negros estaban al borde del infierno y tuvieron un rendimiento colectivo muy discreto.

A falta de 20 minutos para que finalice el encuentro, los santos fueron más certeros en momentos claves. Sunderland apenas tuvo un par de llegadas y nunca supo cómo recuperar su mejor versión colectiva.  Un encuentro para el olvido,  dos errores puntuales  que dejaban a la deriva el destino de los gatos negros en la máxima categoría del fútbol inglés.  Jason Denayer en propia meta y Shane Long sentenciaron el encuentro y Southampton dio un batacazo con mucha autoridad.

Foto: Premier League
Foto: Premier League

El próximo fin de semana no habrá Premier League puesto que se disputará la quinta ronda de la Copa FASunderland llegará descansado para la vigesimosexta jornada y Southampton se concentrará en la final de la Copa de la Liga.  Los gatos negros visitarán a Everton, mientras que los santos se medirán ante Manchester United.

VAVEL Logo