El resurgir del 'Ave Fénix'
Foto: AC Milan

El AC Milan siempre ha sido uno de los equipos más laureados de Italia. No solo queda ahí, sino que por historia, es un club icónico en Europa. Hasta siete Champions League relucen en las vitrinas de San Siro -el segundo equipo con más trofeos en esta competición-. Una gesta que comenzó en 1963 ante el Benfica y cuya última conquista data en el año 2007 ante el Liverpool. Desde entonces, se podría decir que las sombras se apoderaron del Milan. Aunque la historia podría volver a cambiar. 

Para el 'Deporte Rey' es una gran noticia ver como el Milan da síntomas de su resurrección. Hacía tiempo que el fútbol italiano andaba de capa caída. Tan solo la Juventus ha sabido defenderlo en Europa alcanzando dos finales de Champions. Equipos que siempre habían estado en la pomada se desinflaron, dejando un campo de rosas hacia el Scudetto a la Vecchia Signora. El Milan se encontraba entre ellos. Desde la época de Ancelotti, el equipo rossonero deambulaba por la tabla y por las competiciones europeas. 

De Leonardo a Allegri

Tras la marcha de Ancelotti del banquillo y fichar por el Chelsea, el ex jugador rossonero, Leonardo, asumió el cargo de director técnico. Sin embargo, la temporada 09/10 fue para el olvido. Además de la marcha del míster italiano, jugadores como Kaká o Shevchenko abandonaron el barco lombardo. El primero se dejó cautivar por el Real Madrid y el segundo se marchó al final de la cesión que Milan y Chelsea acordaron. 

A esto se le sumó la inactividad en el mercado, integrando durante el proceso a jugadores filiales, como Ignazio Abate y Luca Antonini. El fichaje con mayor repercusión fue Klaas-Jan Huntelaar. Llegó procedente del Real Madrid a cambio de 15 millones de euros. Sin embargo, estuvo a la sombra de jugadores como Borriello y Pato y solo anotó 7 goles en 30 partidos. Hecho que le abrió la puerta de salida al Schalke 04. 

Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Los pocos fichajes, la avanzada edad de los jugadores y las lesiones hicieron que el Milan mostrase una paupérrima cara en los partidos más importantes. Esta temporada acabó tercero en el Calcio, eliminado en los cuartos de final de la Coppa ante el Udinese y fracasando en la Champions League en los octavos de final por un global de 7-2 ante el Manchester United.

Al terminar la temporada, Leonardo fue destituido, asumiendo su cargo el prometedor Massimiliano Allegri. La campaña 10/11 comenzó ilusionante. La entidad cerró importantes incorporaciones como Zlatan Ibrahimović y Robinho,​ además de Kevin-Prince Boateng, Marco Amelia o Mario Yepes. Se proclamaron como campeones de invierno.

Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

En Champions League cayeron de nuevo en los octavos de final ante otro equipo inglés. Esta vez fue el Tottenham quien eliminó a los italianos. En la Coppa Italia fue eliminado en semifinales. No obstante, la temporada quedó maquillada con la conquista del Scudetto a falta de dos jornadas, después de un año en blanco. Parecía que Allegri llegó para quedarse.

El siguiente curso, 11/12, la temporada comenzó como terminó, con títulos. El Milan venció al Inter en la Supercopa de Italia en Pekín. En el plano de las llegadas, el Milan no se reforzó como debía. Llegaron jugadores como Nocerino, Maxi López o Mexès, que no mejoraron lo que había. Del mismo modo, afrontó importantes salidas, como las de Pirlo o Borriello.

Maxi López fue uno de los fichajes que aportaron poco en el Milan | Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Tras un comienzo dubitativo, el Milan acabó como campeón de invierno junto con su principal contrincante al Scudetto, la Juventus, que comenzaba a gestar un competitivo equipo. La ilusión volvía a San Siro para la segunda vuelta. En la Champions League se enfrentó, de nuevo, a un equipo inglés. El Arsenal fue el escollo esta vez, aunque acabó siendo goleado. En los cuartos de final, el Milan se enfrentó al Barcelona y aquí acabó su andadura en Europa tras una polémica eliminación. En la Coppa Italia, volvió a quedarse en las semifinales ante la Juventus y fue la Vecchia Signora quien levantó el Scudetto finalmente. La temporada acabó siendo frustrante y los fantasmas de la crisis deportiva volvían a Milán.

Renovación en la plantilla

Allegri continuaba a la cabeza del proyecto milanista. El verano de 2012 fue uno de los más duros para el Milan. Se marcharon jugadores muy importantes: Ibrahimovic, Thiago Silva, Pato, Van Bommel y piezas importantes como Nesta, Gattuso y Seedorf. Era la hora de marcar una nueva era. En las entradas, arribaron futbolistas como Balotelli (llegó en enero), Constant, Pazzini, Bojan, Montolivo, Zapata, Acerbi o Nigel de Jong. Estos fichajes dejaban bien clara la intención de la renovación generacional en la escuadra lombarda, dando mucha juventud al plantel. Sin embargo, tiempo al tiempo y el Milan solo pudo alcanzar el tercer puesto en el Calcio gracias a ''Super Mario''.

Balotelli fue umportante en la temporada 12/13 | Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Crisis futbolística

En la campaña 13/14 salió Boateng, futbolista que estaba destinado a llevar el futuro del Milan. Con la entrada de dinero por la venta del ghanés, los rossoneri incorporaron a Pioli y Matri entre otros, antes del gran bombazo del verano. Y es que en el verano de 2013 volvía a Milán el hijo pródigo, Kaká. Tras finalizar contrato con el Real Madrid, el carioca volvió al equipo lombardo para intentar retomar el vuelo. 

Kaká, en su segunda etapa como rossonero | Foto: Getty Images
Kaká, en su segunda etapa como rossonero | Foto: Getty Images

El comienzo de los rossoneri en el Calcio no fue el esperado, ya que se encontraban perdidos en mitad de la tabla tras 12 jornadas, siendo uno de los peores arranques de campeonato en décadas y en la jornada 19, Allegri fue destituido. Fue relegado por Clarence Seedorf, que tampoco pudo arreglar la mala primera vuelta. El Milan fue apeado en los cuartos de la Coppa Italia y en los octavos de la Champions League. Sin embargo, la segunda vuelta fue muy positiva, aunque no pudo clasificarse para ninguna competición europea, algo que no sucedía desde 1998. 

Tras esta decepcionante temporada, el Milan decidió apostar por Filippo Inzaghi como nuevo técnico para el curso 14/15. La crisis finaciera del Milan hizo que llegaran hombres como Fernando Torres, Adil Rami, Menez, Bonaventura y Diego López; salieron otros como Balotelli, Kaká y Constant. En enero tuvo que acudir de urgencias al mercado, firmando a jugadores como  Alessio Cerci, procedente del Atlético de Madrid, Mattia Destro cedido hasta final de temporada por el AS Roma, Suso, Gabriel Paletta, Salvatore Bocchetti y Luca Antonelli, fichajes que trajeron algo más de juventud y ataque a un equipo que carecía de jugadores con estas características.

Torres no pudo reencontrar su mejor nivel en Italia | Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

La cosa no mejoraba y la irregularidad fue la característica más regular del Milan, valga la redundancia. A falta de 3 jornadas para terminar el campeonato, el equipo milanista se quedó sin opciones de jugar competiciones europeas por segundo año consecutivo,​ terminando como 10º clasificado.

Pocos días después, la entidad anunciaba el cese de su entrenador Filippo Inzaghi,​ quien fue relevado por Siniša Mihajlović. Así comenzaba un nuevo ciclo y la campaña 15/16. Tras dos campañas mediocres, el club realizó grandes inversiones en el mercado de fichajes 2015-2016: el delantero colombiano Carlos Bacca, comprado por 30 millones de euros al Sevilla, el mediocampista italiano Andrea Bertolacci, adquirido por 20 millones de euros desde la Roma pero que jugó en el Genoa, el delantero brasileño Luiz Adriano, que llegó por 8 millones de euros desde el Shakhtar Donetsk ucraniano o el italiano Alessio Romagnoli. Estos fichajes esperaban potenciar la producción goleadora del equipo.

Foto: AC Milan
Foto: AC Milan

La afición parecía volver a ilusionarse ante el reto y regresar a las competiciones europeas.  Después de la derrota ante la Juventus por 2-1 en San Siro, el entrenador serbio Siniša Mihajlović es reemplazado por el ex jugador milanista Cristian Brocchi. El cambio en el banquillo no sirvió para que el Milan se clasificara para ninguna competición europea, pues pasó de 6º a 7º en la Serie A y perdió la final de la Coppa. La oscuridad seguía vistiendo de rossoneri.

Vincenzo Montella: el nuevo Emperador

El 26 de junio de 2016, Brocchi renuncia a su cargo en el club.​ Dos días después, Vincenzo Montella es nombrado como nuevo director técnico del equipo rossonero; a su llegada se suman las de Gianluca Lapadula y la de Leonel Vangioni. El baile de entrenadores en San Siro era constante pero Vincenzo Montella llegó para quedarse, esta vez sí. El Milan también se reforzó con jugadores como Mati Fernández, Pasalic o Deulofeu, que arribó en enero. El 23 de diciembre de 2016 se coronó campeón de la Supercopa italiana bajo la dirección de Vincenzo Montella superando a la Juventus en la tanda de penaltis, después de empatar 1-1 en el tiempo reglamentario, volviendo a conquistar un nuevo título, algo que no databa desde el Scudetto de Allegri. 

Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Montella consiguió el paso que el Milan necesitaba. El 21 de mayo del 2017 en un partido contra el Bologna en la fecha 37 de la Serie A, con resultado 3-0 a favor de los locales, el Milan asegura el Sexto puesto de la Liga, por lo que ocupa la última plaza disponible para participar en la Europa League, pudiendo jugar la Tercera Ronda Previa para la siguiente temporada. Esta sería la primera vez que el Milan jugaría en competencias europeas desde la temporada 2013-2014. Se acercaba el inicio de algo nuevo.

La revolución china

El 5 de agosto de 2016, se confirma que Silvio Berlusconi vende el 99,93% de sus acciones del equipo al grupo inversor chino Haixia Capital por aproximadamente 740 millones de euros, convirtiéndose en el máximo accionista del club. Luego de varios meses de intensas negociaciones, el 13 de abril de 2017 se hace oficial y de manera formal, la venta del club, convirtiendo a Li Yonghong, número uno del grupo chino, en nuevo presidente de la entidad. 

Foto: AC Milan
Foto: AC Milan

La nueva dirección del club ha surtido al Milan de un gran flujo económico que se ha traducido en la llegada de hombres muy importantes y que hacen traer la ilusión consigo. La escuadra lombarda ha gastado 204 millones en nueve incorporaciones: Musacchio (€18M), Kessié (€20M), Ricardo Rodríguez (€18M), Conti (€25M), Çalhanoğlu (€22M), André Silva (€38M), Borini (€6M), Biglia (€17M) y Bonucci (€40M). Ha sido el mayor protagonista del mercado hasta ahora, además de ser el actor principal en el 'caso Donnarumma'. 

Foto: AC Milan
Foto: AC Milan

Las bases están asentadas en el nuevo proyecto. Un nuevo comienzo está a punto de despegar en San Siro. Es por ello que el Milan tiene motivos de sobras para encandilar a su afición esta temporada y volver a conseguir grandes gestas y comprobar si el Milan está preparado para volver a competir por todo. Montella, Li Yonghong y un plantel a la altura de pocos equipos. ¿Que más se puede pedir?

VAVEL Logo