Clint Dempsey, otra vez tú
Clint Dempsey, otra vez tú // Imagen: Seattle Sounders

Ante los más de 40.000 espectadores congregados en el CenturyLink Field de Seattle, los Sounders derrotaron a Minnesota United, por dos goles a uno, con remontada incluida,  para situarse en lo más alto de la Conferencia Oeste. El tanto inicial de Ethan Finlay para Minnesota quedó nutralizado por las dianas de Chad Marshall y Clint Dempesey en los últimos compases del choque.

Sin miedo

Minnesota United arrancó el choque sin miedo, sabiendo que ya no tiene nada que perder en esta liga. De hecho, la primera ocasión del partido sería para los visitantes. Aprovechándose de un error en la salida de balón del conjunto esmeralda, Finlay, con un disparo desde la frontal del área, obligó a Stefan Frei a estirarse para evitar el primer gol.

Puesto que "el que avisa no es traidor", en el siguiente acercamiento de los pupilos de Adrian Heath llegaría el primer y único tanto visitante. Finlay se cuela en el área ante la pasividad de la zaga local y, de exterior, envía el cuero al fondo de las mallas. Nada pudo hacer Frei en esta ocasión. Por desgracia, no se puede decir lo mismo de Joevin Jones. Demasiado blando en defensa el lateral de Trinidad y Tobago.

Poco después, Abu Danladi pudo poner el segundo tras superar a Román Torres en velocidad y plantarse en el mano a mano ante Frei. El ariete ghanés, sin embargo, no estuvo fino en la definición y acabó estrellando el esférico en el lateral de la red. Los Sounders se salvaban de milagro…

A perro flaco, todo son pulgas

Puede parecer un tópico, pero es la pura realidad: "cuando perdonas, lo acabas pagando". Minnesota United tuvo la oportunidad de poner tierra de por medio ampliando su ventaja, Danladi falló ante Frei y los Loons lo pagaron caro. En el minuto 30, una falta lateral magistralmente botada por Nico Lodeiro y rematada por Marshall en el primer palo sirvió para devolver la igualdad al electrónico. Un claro ejemplo de "la pegada de los campeones". Un Seattle Sounders ramplón igualaba el choque ante un Minnesota United superior y que,  dentro de sus más que evidentes limitaciones, estaba haciendo bien las cosas.

Lodeiro bota la falta que, a la postre, supondría el empate a uno // Imagen: Seattle Sounders
Lodeiro bota la falta que, a la postre, supondría el empate a uno // Imagen: Seattle Sounders

En la segunda parte, los Sounders siguieron cometiendo "errores no forzados" en la salida de balón, lo que aprovechó de nuevo Danladi para plantarse solo ante Frei. Nuevamente faltó calidad en la definición y la pelota se marchó fuera. Si pretendes al menos puntuar en casa de uno de los pesos pesados de la competición, no te puedes permitir marrar ocasiones tan claras…

Trágico final

El partido entró entonces en una fase de brega en el centro del campo y continuos balones divididos. Se podría decir que el encuentro estaba donde lo querían los de Minneapolis. El ataque esmeralda no carburaba y eso es siempre una buena noticia para el rival.

Ya en el tiempo de descuento, Dempsey gozaría de una de esas ocasiones en las que el veterano delantero estadounidense no suele perdonar. Contra todo pronóstico el remate con la testa se le iba alto y los Loons respiraban aliviados, conscientes de que el pitido final estaba ya muy cerca.

Con el tiempo cumplido, el clásico barullo en el área acabó en tragedia para los visitantes. El balón golpea en la mano de Jermaine Taylor tras un disparo a la desesperada de Dempsey e Ismail Elfath, el colegiado del encuentro, señala el punto fatídico ante las airadas protestas de los jugadores de Minnesota United. El propio Dempsey sería el encargado de materializar la pena máxima, convirtiéndose así, una vez más, en el héroe y salvador de su equipo.  ¡Bravo por él!

Dempsey celebra el gol de la victoria // Imagen: Seattle Sounders
Dempsey celebra el gol de la victoria // Imagen: Seattle Sounders
VAVEL Logo