New York Red Bulls se cuela en la fiesta de Villa
usatoday.com

Empate en el último enfrentamiento en temporada regular de ambos equipos, que otorga la victoria a los ‘citizens’, tras las dos victorias logradas con anterioridad. Desde el primer minuto, el conjunto local fue el claro dominador del encuentro, realizando una intensa presión a su rival, que apenas le dio posibilidades de salir con el balón controlado. Los goles llegaron en la segunda mitad cuando las defensas comenzaron a abrirse. Los visitantes se adelantaron en el marcador, pero su rival consiguió igualarlos desde los once metros.

Un equipo sobre el terreno de juego

Los primeros compases del partido estuvieron a la altura de lo que se podía esperar de este Hudson River Derby, en donde se pudo ver a un conjunto como el New York Red Bulls que salió muy intenso. Realizó una altísima presión en la salida de balón de su rival, lo que generó que en estos minutos tuviesen varios acercamientos de peligro.

Esto originó que los ‘citizens’ tuviesen muchas dificultades para poner en práctica su estilo de juego. La presión que su rival realizaba en campo propio les propiciaba que apenas pudiesen salir en escasas ocasiones con el control de la pelota.

usatoday.com

El dominio el balón estaba siendo total por parte del equipo de New Jersey. Pero su primera ocasión clara de peligro no llegó hasta pasado el minuto 15, cuando Murillo se incorporó al ataque, pero su disparo fue rechazado por el guardameta visitante. Les costaba mucho superar a una defensa que juntaba muchos jugadores a escasos metros del área.

Los minutos pasaban, y el planteamiento de los locales estaba saliéndoles a la perfección. La presión realizada a su rival en campo contrario, ocasionaba que las posibilidades de salir con la pelota jugada fueran prácticamente escasas, y la participación del delantero español se limitase a presionar a los defensas rivales.. Tanto fue así que la primera ocasión en la que pisaron el área rival fue cerca del minuto 30, con un disparo de Mickey Lopez que se marchó cerca del palo.

En el tiempo transcurrido hasta la finalización de la primera mitad, la intensidad y la presión de los locales no era igual que en los primeros minutos, pero si lo suficiente para continuar negando a su rival sus opciones de pisar campo contrario. En este periodo los Red Bulls acumularon varias acciones de peligro, sobre todo en acciones a balón parado, pero la defensa visitante estuvo muy atenta para desbaratarlas.

En la última jugada de la primera mitad, los locales tuvieron la mejor ocasión para haberse adelantado en el marcador. Amir Murillo volvió a incorporarse en el segundo palo y ante la salida del portero lo superó con una vaselina, pero el balón golpeó en el palo.

Goles y ocasiones

El conjunto local no estaba dispuesto a darle oportunidad a su rival y en los rimeros minutos, volvió a poner en peligro la portería defendida por Johnson. Felipe controló un balón en el borde del área y tras perfilarse, soltó un disparo que se estrelló en el larguero.

Este aviso sirvió para que el New York City reaccionase, y a los pocos minutos probarán también suerte Fue con una acción entre Ring y Harrison en la que el mediocentro finlandés mandó el balón fuera de la portería en un mano a mano con el portero.

Esta respuesta tuvo un efecto efervescente en el juego de los visitantes que fue poco a poco creciendo y sumando metros con respecto a la portería local. Esto ocasionó que en un contraataque, David Villa sirviese un balón magistral para Morález a la espalda de la defensa. 'El frasquito’ sólo tuvo que definir con un disparo cruzado al palo más alejado, que puso por delante a los visitantes.

usatoday.com

Los locales estaban atascados. La intensidad mostrada en los primeros 45 minutos comenzó a pasarle factura,  lo que generó que llegase tarde a la presión y beneficiando así el juego de su rival. A pesar de ello lo siguieron intentando y Bradley Wright-Philips contó con un par de disparos que no estuvo acertado y manó por fuera de la portería.

Sin embargo la suerte cambió a unos minutos para el final del partido para el New York Red Bulls. Un jugador de estos fue derribado en el interior del área, lo que permitió  que Gonzalo Verón ejecutase la pena máxima y empatase el  encuentro.

Con este resultado, el partido volvió a enloquecer y el control de la pelota paso de un equipo a otro de manera constante. Esta circunstancia dibujó una serie de acciones a la contra en ambos equipos en los que ninguno de ellos estuvo acertado en la definición. A punto estuvo de sorprender Villa en este ir y venir, cuando disparó desde el centro del campo, pero el balón golpeó en la red por la parte superior.

Fue entonces cuando los locales volvieron a hacerse con el control del balón y a tener una ocasión de peligro tras otra. Pero la defensa del New York City estaba realizando uno de sus mejores partidos en este aspecto.

Pero finalmente, ninguno de los equipos consiguió decantar el resultado a su favor, lo que hizo que se diese el primer empate entre ambos equipos desde que los ‘citizens’ llegaran a la liga hace tres temporadas. Este punto significó también la victoria de los del Bronx en el Hudson River Derby.

VAVEL Logo