Guía VAVEL SSC Napoli 2.017/18: ahora o  nunca
Once que se enfrentó al OGC Nice en Champions League. / Foto: sscnapoli.it

Allá por el mes de junio en el año 2.015, Rafael Benítez abandonaba Nápoles para poner rumbo a la capital española y ponerse a los mandos del Real Madrid. Para cubrir su hueco, Aurelio De Laurentiis firmó a lo que se denominó como 'entrenador de perfil bajo'. Es decir, un técnico sin apenas experiencia en partidos grandes. Pero sería un hombre de la casa. De Nápoles, que sentía la ciudad y el equipo como suyo, como todo napolitano. El elegido fue Maurizio Sarri, procedente del Empoli. Lo que no sabía nadie es que, este tipo elegante en chándal, con cigarrillo en mano y sus clásicas gafas, iba a hacer que el Napoli practicase el mejor fútbol de Europa poco después. Tanto es así, que el mismo Pep Guardiola decía lo siguiente: "Para mí, es uno de los tres mejores equipos de Europa. El que mejor juega de Italia". Sarri es una persona peculiar, que se labró su carrera en los banquillos mientras se ganaba la vida en un banco. Tras bagar por las catacumbas del Calcio y 17 equipos después, tomaría las riendas de su amada escuadra.

17 equipos después, le llegó el premio de entrenar a su Napoli

En su primera edición, luchó codo con codo con la Juventus por el Scudetto, aunque acabaría perdiendo fuelle y desinflándose en su carrera. En la segunda, batió el récord de puntos, pero no sería suficiente para pasar del tercer puesto. Además, cayó eliminado en los 1/8 de final de Champions League a manos del Real Madrid, pero consiguieron 'tocarle las narices' como avisó Sarri en las vísperas del enfrentamiento. Ahora, en el año III de la 'Era Sarri', es el 'Ahora o nunca' para el Napoli. La oportunidad de oro de hacerse con un título. Tras modular varias piezas y mejorar así la plantilla de las dos campañas anteriores, unido obvio al fútbol champagne que practican, se sitúan como uno de los favoritos a destronar  a la Vecchia Signora

Maurizio Sarri. / Foto: sasoarts
Maurizio Sarri. / Foto: sasoarts

Ligeros retoques para el impulso final

El mercato del Napoli no ha tenido mucha historia en cuanto al capítulo de altas y bajas. Tan solo dos caras nuevas con respecto a la pasada temporada. Unos coletazos para aumentar el fondo de armario y la competitividad en la plantilla. Primero fue Adam Ounas, extremo argelino que llega del Girondins Bordeaux por una cifra que ronda los 10.000.000 euros más variables. Así, por fin Callejón tendría recambio, y de garantías, sin tener la necesidad de jugarlo todo. Además se convierte en una gran variante, al ser zurdo y poder romper por dentro los entramados defensivos de los rivales. Y, por otro lado, Mário Rui de la Roma. Un viejo deseo de Sarri (le entrenó en el Empoli), que viene para luchar con Ghoulam en el lateral izquierdo. 3.750.000 han pagado los azzurri por el préstamo (incluye opción de compra obligatoria) del portugués. No tuvo buena suerte de giallorosso, ya que se lesionaría de gravedad en el inicio liguero. Pero a tres días de su cierre, tiene pinta de que se verán obligados a peinar el mercado para fichar a algún portero (Rulli o Karnezis) y, una posible sorpresa: Keita Baldé (Lazio).

Ounas y Rui amplian el fondo de armario partenopeo

En cuanto a las bajas, copan los renglones nombres de jugadores descartados o del filial en su mayoría. Está la cesión de Jonathan de Guzmán al Eintracht Fráncfort; Grassi a la SPAL Ferrara; Łasicki traspasado al Wisła Płock; Gnahorè a préstamo en el Palermo y Dumitru se marchó con la carta de libertad al Alcorcón. Además, se está a la espera de lo que ocurre con Pepe Reina y el PSG -parece cerrado- Y las posibles salidas de Giaccherini (Sparta de Praga) y Pavoletti (Cagliari/Sassuolo).

Adam Ounas en su estreno como napolitano. / Foto: sscnapoli.it
Adam Ounas en su estreno como napolitano. / Foto: sscnapoli.it

'Sarrismo' en vena

Con el 4-3-3 por bandera, Maurizio Sarri ha plasmado en el Napoli un juego que enamora cada vez a más gente. Un juego coral en el que, poco a poco, ha ido puliendo defectos, como la salida de balón en la defensa, pero los automatismos engranan prácticamente a la perfección. Además, de haber encontrado 'casi' sin querer una de sus grandes bazas: Dries Mertens. El belga entró el once tras la grave lesión que sufrió Arkadiusz Milik con Polonia. Ante la escasez de efectivos y el pobre rendimiento que ofrecía Gabbiadini en la posición de nueve, el técnico napolitano apostó todo por el jugador de Lovaina. Pasó de ser un suplente habitual de Insigne, a formar uno de los mejores tridentes de Europa junto a la 'Vespa' napolitana y José Callejón. Y es que Mertens cerró la 16/17 con unos guarismos espectaculares: 46 partidos, 34 goles y 15 asistencias. 

El tridente ligero tras ganar a la Atalanta. / Foto: sscnapoli.it
El tridente ligero tras ganar a la Atalanta. / Foto: sscnapoli.it

Se necesitaban. Mertens, Napoli y Sarri. Y se encontraron. El belga en la posición de nueve (se le puede considerar ya como delantero) les ha venido como anillo al dedo a todos. Desequilibra y marca goles. Pone en alerta durante todo el partido a la defensa contraria. Un agitador nato. Si a este 'Tridente Ligero' le sumamos los nombres de Hamšík, Allan y Jorginho... Destacar especialmente el torrente ofensivo que acumula el cuadro partenopeo por el sector izquierdo. Una jugada clásica ya. Recibe Insigne a medida que Hamšík avanza en busca de una posible pared. A su vez, le dobla Ghoulam. Así, atraída la atención del rival en esa parcela del campo, Callejón rompe como una daga por el otro extremo, en diagonal, en busca del envío largo, a la par que Mertens se mueve de dentro-fuera arrastrando a sus marcas. Una cantidad ingente de triangulaciones, con toques rápidos. Un dominio palmario. Así, aturdido el contrincante, hincarle el colmillo de forma inesperada tantas veces como sea necesario. Sin anestesia, para llevarle a la lona y alzarse con el triunfo.

Un XI de memoria

Un once que suenan por las calles de la ciudad de Nápoles de memoria. Desde San Paolo al Vesubio: Reina en portería (si sigue, claro); la defensa no admite debate: Hysaj, Albiol, Koulibaly y Ghoulam. Dos laterales complementarios, ya que el albano es de corte más defensivo, todo lo contrario que el argelino quien en ocasiones peca de ofensividad; en la medular, el trivote lo componen: Allan, Jorginho y Hamšík. El brasileño y el capitán azzurro como fieles escuderos del brasileño y obreros de hacer lo más limpia posible la salida del cuero; y, arriba, los tres de siempre: Callejón, Mertens e Insigne. 

LAPIZARRADELMISTER

No obstante, esto es si nos fijamos en los titulares. Pero si Sarri necesita echar mano al banquillo, no supondría ningún problema. Salen nombres a la palestra como los de Milik, Diawara, Ounas, Rog o Zieliński. Gol, calidad o desborde por los cuatro costados. También en la zona defensiva tiene hombres de garantías como Chiricheș, Maksimović, Tonelli, Maggio, Strinić o el ya mencionado Mário Rui. En la meta, el debate está en quien será el segundo portero, si Rafael Cabral o Luigi Sepe. Conclusión, un 'roster' de garantías y merecedor de levantar algún trofeo.

Jugador a seguir: Lorenzo Insigne

La 'vespa' napolitana. Uno de los integrantes del famoso 'Tridente Ligero'. El segundo capitán. Napolitano de cuna, ha bebido del Napoli desde su nacimiento, como si de un mismísimo credo se tratase. Ahora, ejerce de profeta extendiendo la religión napolitana por toda Europa. Una historia de amor que parece no tener fin. Su sueño, ganarlo todo con el Napoli.

Y es que Insigne, desde que se curtiera en su cesión en Pescara, no ha dejado de ser siempre la primera opción en la banda izquierda. Desequilibrio, desparpajo, electricidad, regate... Y gol. Un jugador bastante completo. Sin olvidar claro su sacrificio en defensa cada vez que el equipo lo necesita. A cada temporada que pasa, no se ve el techo que puede alcanzar. Mejora año tras año sus números. Sin ir más lejos, en la 16/17 batió su récord de goles, anotando 18 en Serie A, además de repartir nueve asistencias. Recoge el cuero en el carril izquierdo, para ceder a Hamšík y buscar la pared (por fuera o por dentro); se mete hacia dentro para abrir la banda y llegue desde atrás Ghoulam; levante el periscopio y rompa en diagonal con un envío largo a Callejón; o bien, con una jugada individual, finalizando con su ya clásico disparo con rosca desde el balcón del área hacia el palo largo. Un martillo pilón. Lo que está claro es que, su voracidad no tiene fin, y Lorenzo quiere más. 

Insigne celebra su gol ante el OGC Nice. / Foto: sscnapoli.it
Insigne celebra su gol ante el OGC Nice. / Foto: sscnapoli.it

San Paolo, un templo

Como toda religión, el Napoli tiene su Dios (Maradona), su profeta (Insigne) y su templo: San Paolo. El campo, ubicado en la zona de Fuorigrotta, fue inaugurado en 1.959 bajo el nombre de Stadio del Sole, para acabar poco después con su actual nombre. Sufrió una remodelación en el 1.990. Actualmente, cuenta con una capacidad -homologada- de unos 60.000 espectadores. A pesar de tener la pista de atletismo y la lejanía de las gradas, el infierno que vive cada equipo cuando pisa el césped es palpable, especialmente en partidos de alto voltaje. 

San Paolo durante un partido de Champions League. / Foto: difiorefotografi
San Paolo durante un partido de Champions League. / Foto: difiorefotografi

En sus 57 años de vida ha albergado eventos de acontecimientos de gran talla como son los JJOO de Roma 1.960, Eurocopas del '68 y '80 o el Mundial de 1.990. No obstante, en los planes de Aurelio De Laurentiis sigue estando presente la opción de construir un nuevo estadio, más moderno y sin pistas de atletismo de por medio. 

Equipaciones

En cuanto a la indumentaria (Kappa) del Napoli para esta edición 2.017/18, hay novedades en la segunda equipación -cambia de color-. En lo que respecta a la primera, prácticamente un calco de la pasada campaña, aunque con unos ligeros detalles de azul más oscuro en los laterales. Mientras que vestirán de amarillo, cuando lo necesiten, lejos del San Paolo. Fue presentada durante el partido de la Audi Cup que les enfrentó al Atlético de Madrid. Lete (agua mineral del Matese) continuará siendo el patrocinador principal. Y Garofalo (marca de pasta) le seguirá como secundario. En la parte trasera, debajo del dorsal, también seguirá el cafe Kimbo de publicidad.

Primera equipación del Napoli. / Foto: sscnapoli.it
Primera equipación del Napoli. / Foto: sscnapoli.it
Albiol vistiendo durante la Audi Cup la que será la segunda equipación. / Foto: sscnapoli.it
Albiol vistiendo durante la Audi Cup la que será la segunda equipación. / Foto: sscnapoli.it
VAVEL Logo