El Mónaco da continuidad a un modelo imperecedero
La llegada de Leonardo Jardim al banquillo monegasco coincidió con el cambio de estrategia en los despachos. | FOTO: ASMonaco.com

La llegada de la propiedad rusa al Mónaco durante el año 2011 -con el club todavía en Ligue 2- implicó, según venía anunciando en aquel momento el propio grupo presidido por Dmitri Ribolóvlev, un enorme cambio de mentalidad en el comportamiento del club del Principado en el mercado. Como ya estaban haciendo otros inversores extranjeros en diversos clubes europeos, la nueva línea a seguir en el inicio del mandato consistiría en competir por firmar a los mejores jugadores del continente, sin importar el precio que se tuviera que pagar por ellos.

Tras varios años de elevado gasto, habiendo incorporado diversos jugadores de primer nivel, el verano de 2014 supuso un volantazo que invirtió, a todas luces, el hasta entonces faraónico proyecto ruso en la Costa Azul. Coincidiendo con el fichaje de Leonardo Jardim como nuevo entrenador, la directiva monegasca decidió apostar por una filosofía radicalmente distinta para el proyecto. El objetivo pasaría a ser el de contratar a los jugadores jóvenes más destacados a un precio razonable, y darles la oportunidad de explotar en un entorno de reducida presión pero dentro del máximo nivel. El Mónaco pasó, en unos meses, de ser un conjunto netamente comprador, a un equipo formador que no rechazaría ofertas por sus perlas, con el fin de continuar mejorando el equipo a varios años vista.

Pese a las ofertas, Fabinho Tavares continuará en el Mónaco un año más. | FOTO: ASMonaco.com
Pese a las ofertas, Fabinho Tavares continuará en el Mónaco un año más. | FOTO: ASMonaco.com

La primavera de 2017 significó, sin duda, la culminación del nuevo modelo y, por ende, del proyecto de Rybolóvlev en el Mónaco. La consecución del título de liga, unida a las semifinales alcanzadas en la Champions League, despertó el interés de los grandes clubes del continente por los artífices de tan brillante temporada. De este modo, jugadores como Kylian Mbappé, Bernardo Silva, Tiemoué Bakayoko o Benjamin Mendy han hecho las maletas, dejando en caja una cantidad que se acerca a los 350 millones de euros.

Con un gran montante disponible para gastar, un mercado global particularmente inflado, la responsabilidad de defender el título de liga y la presencia imponente de un reforzadísimo PSG en la lucha por el metal en Francia, el contexto que rodeaba a la entidad, pues, era propicia para regresar al modelo de mayor gasto, intentando volver a por figuras importantes del panorama europeo. Sin embargo, la realidad con la que llegamos a septiembre es bien distinta, y demuestra que el club cree de forma ciega en la filosofía que les ha aportado la mayor cuota de éxito en décadas durante los últimos tiempos.

En el recién terminado mercado estival, el Mónaco ha firmado un total de nueve jugadores -se les ha de sumar a los repescados Rony Lopes y Adama Traoré-, invirtiendo un total de 102 millones de euros, según datos de Transfermarkt. Es decir, el conjunto del Principado ha gastado menos de un 30% de lo ingresado, y ha conseguido armar, aun así, con muy buenos mimbres, una plantilla muy competitiva, y que mantiene la esencia del gran rendimiento mostrado el año pasado -sigue siendo una plantilla joven y resolutiva- pese a perder gran parte de la columna vertebral.

Youri Tielemans  busca desarrollar todo su potencial en el Principado. | FOTO: ASMonaco.com
Youri Tielemans busca desarrollar todo su potencial en el Principado. | FOTO: ASMonaco.com

El talento joven sigue muy presente en el club, pues se ha podido reclutar a nombres muy cotizados en el mercado, como Keita Baldé -22 años, 30 millones- o Youri Tielemans -20 años, 25 millones-. No ha faltado tampoco el tipo de fichaje más habitual en los últimos años: el del jugador joven todavía desconocido para los grandes clubes, y que es adquirible a un precio razonable. De este modo aterrizaron en el Principado Jordi Mboula desde La Masía-18 años, 3 millones- o Adama Diakhaby -21 años, 10 millones- tras demostrar en el Rennes su enorme potencial. Más forjado está Rachid Ghezzal, que a sus 25 años llega libre del Lyon, donde cuajó grandes temporadas en la banda.

La guinda del pastel en un pobladísimo frente ofensivo -Jardim tiene muchas opciones de nivel para armar sus onces- la puso en los últimos días de mercado el montenegrino Stevan Jovetic. Tras sus extraordinarios meses en Sevilla, el talentoso atacante atrajo interés por parte de medio continente, y ha sido el Mónaco el que se lo ha acabado llevando por una cantidad digna de ovación: tan sólo 11 millones de euros. Otra de las bajas importantes, la de Benjamin Mendy, la cubrirá el polivalente holandés Terence Kongolo, que ha dejado el Feyenoord tras ganar el título de liga por 15 millones de euros.

Stevan Jovetic se presenta como uno de los grandes refuerzos del curso. | FOTO: ASMonaco.com
La llegada Stevan Jovetic se presenta como uno de los grandes refuerzos del curso en Francia. | FOTO: ASMonaco.com

Pese a la llegada de un veterano como Diego Benaglio (33), la media de edad de los nuevos hombres a disposición de Leonardo Jardim es de 23 años. En el año en el que era más difícil, pues, apostar de nuevo por una inversión potente y por jugadores consagrados de cara a pelear de nuevo contra el PSG en Francia y contra las grandes potencias en Europa,  el Mónaco ha mantenido la apuesta por el modelo sostenible y basado en los jóvenes que el Mónaco ha estado promoviendo desde la llegada del técnico portugués en 2014.

La elevada cantidad ingresada no ha modificado la hoja de ruta, lo que implica una creencia ciega, por parte de la dirección deportiva, en que la filosofía establecida es la más idónea para que la entidad siga creciendo. Una de las mejores temporadas de su historia ha asentado definitivamente un proyecto que no se conforma con pensar a corto plazo.

VAVEL Logo