El acorazado 'nerazzurro' sale vivo de Bolonia
Icardi transforma el penalti que dio el punto al Inter. / Foto: inter.it

Noche de estreno de lo que sería la primera jornada intersemanal de la temporada (la 5ª de la campaña 17/18). Una Serie A que ya empieza a vislumbrar las rutas de los 20 equipos integrantes de la carrera. Este martes, medían fuerzas dos escuadras con inicios dispares. Por un lado, los locales, el Bologna de Roberto Donadoni, quienes encadenaban dos derrotas consecutivas (cierto que fueron ante Napoli y Fiorentina) tras cosechar una victoria  y un empate. Y, en el otro bando, el 'nuevo' Inter. En su caso, los de Luciano Spalletti acumulaban a su llegada un inicio impecable: cuatro victorias, con diez goles a favor y solamente uno en contra. Compartían liderato junto a Juventus y Napoli. 

Para tratar de cambiar la dinámica, y hacerlo ante un gran rival, los rossoblù incluían hasta tres cambios en el once con respecto al pasado partido. Mbaye, Donsah y Petković partían como titulares. Así, se caían de la alineación jugadores como Krafth, Taïder y Palacio (estos dos últimos con pasado neroazzurro). Mientras que en el Inter se quedaban en el banquillo Dalbert y Gagliardini para dar entrada a Nagatomo en el lateral izquierdo y Vecino en la sala de máquinas. Un centro del campo visitante que empieza a tomar formar, con un Borja Valero con el timón. El otro puesto, intercalado entre Gagliardini y el charrúa Vecino. Otra pieza clave, es la de João Mário en la posición de mediapunta, ejerciendo de martillo pilón y quebrantar defensas rivales con su potente llegada. Y si hay alguien que se aproveche de eso, es el capitán Mauro Icardi -lucía un nuevo look, completamente rapado-.

Verdi, un déspota sobre el verde

El arranque del encuentro fue fulgurante. Ni un solo minuto indicaba el reloj y Candreva, tras realizar un túnel a Masina con un gran gesto técnico, realizó un envío a la zona de castigo. Pero João Mário, totalmente solo en el punto de penalti, erra a la hora de golpear el balón. El Bologna no se quiso dejar amedrentar, y en la réplica, Di Francesco trazó una diagonal desde su carril hacia dentro, sacándose un disparo duro, el cual pasó rozando el palo izquierdo del arco neroazzurro. Seguidamente, Donsah filtró un preciso pase a Verdi, que chuta potente pero aparece el guardameta esloveno con un antebrazo prodigioso para evitar que abriese la lata. Y en el rechace, Pulgar realiza otro disparo que, esta vez, salió lamiendo el poste. 

Proseguía sufriendo el Inter con las llegadas locales, principalmente por la vía de agua interna con un claro protagonista: Simone Verdi. Primero en una nueva intentona desde el balcón del área. Y, segundos después, con un error en la salida de balón. Borja Valero pierde el cuero ante su presión, pero el '9' rossoblú envió su disparo fuera de la portería. Unos minutos que recordaban por momentos al duelo que tuvieron los de Donadoni ante el Napoli (cayeron 0-3). Dominio inicial con numerosas ocasiones, pero sin el premio del gol. Hasta que, quien si no, Verdi dijo basta. Recogió el cuero en la zona de tres cuartos, arranca, domina la posesión, y acaba sacándose un cañonazo con la pierna izquierda batiendo las redes de la portería de Handanovič. Por fin, el Bologna encontró justicia.

Verdi celebra su gol esta noche. / Foto: bolognafc.it
Verdi celebra su gol esta noche. / Foto: bolognafc.it

Se llegaba al descanso con un Inter al que, esta vez, no le estaba funcionando el chaleco salvavidas como sucedió en Roma semanas atrás. Los de Spalletti se ahogaban en Bolonia. Incapaces de penetrar el muro arquitectónico rossoblù, enjaulando cual presa salvaje a Icardi, quien apenas rascó dos balones dentro del área rival. Todo ello, también venía provocado por la gran labor defensiva de todo el bloque, defendiendo con las líneas muy juntas, con apenas espacio para colar balones por dentro -destacar el trabajazo de Donsah en la medular-. Esto obligaba a los neroazzurri a buscar salida por las bandas, donde faltó la proyección ofensiva de los laterales (Nagatomo y D'Ambrosio), dejando solos ante el peligro a  Perišić y Candreva, enfrentándose el 99% de las veces a un dos contra uno.

El Inter da señales de vida

La segunda mitad comenzó con la misma tónica: con un Bologna volcado sobre el área contraria. Tampoco hay que obviar los minutos de Petković, quien dejaba dudas cuando se hacía oficial su titularidad en el lugar de Palacio, pero las disipó con su trabajo de espaldas a la portería. Hasta que, como respuesta a este inicio, Spalletti retiró del césped a João Mário para dar entrada a Éder, en busca de una mayor electricidad en la zona de tres cuartos, y desordenar así a la zaga boloñesa.

Petković y Škriniar pujan por un balón. / Foto: inter.it
Petković y Škriniar pujan por un balón. / Foto: inter.it

E inmediatamente, el efecto fue palpable. El Inter empezó a cargar un torrente ofensivo por la derecha especialmente, empujando al Bologna contra su propia portería. A partir de ahí, llegaban los bombardeos a la zona de castigo de los de Donadoni, defendiéndose como 'gato panza arriba'. Y fue en un saque de esquina, cuando Mirante tuvo que intervenir por vez primera, desviando un gran cabezazo de Miranda.

No diga gol, diga Icardi

Los rossoblù, conscientes de ello, trataban de dar salida y recuperar el control con jugadores como Taïder y Palacio. Sin embargo, Di Bello señalaba penalti a favor del Inter tras confirmarlo con el VAR, después de que Masina derribase a Éder.  Icardi, desde los once metros, ponía la igualada en el luminoso con su sexto tanto esta temporada. De nuevo, el capitán inflando el chaleco para sacar a flote a su equipo.

Icardi, otra vez protagonista del Inter. / Foto: inter.it
Icardi, otra vez protagonista del Inter. / Foto: inter.it

Así se llegó al término del encuentro, con un Bologna que no aprovechó las numerosas ocasiones que tuvieron en el primer tiempo. Se colocan en la undécima plaza con cinco unidades. En cambio, si hay algo claro que ha demostrado el Inter de Spalletti en estas primeras jornadas, es que es un equipo hecho a prueba de balas. Al igual que salió vivo y victorioso hace semanas en Roma, también resistió las embestidas del Bologna para, después, salvar un punto. Un Inter, que sigue soñando con volver a dominar Italia. Y, al menos, esta noche lo harán como líderes de la Serie A. 

VAVEL Logo