Nord-Süd-Gipfel: el derbi que decidió una liga

Nor-Süd- Gipfel (Cumbre Norte-Sur, en castellano), así se llama la rivalidad histórica entre Hamburgo SV y FC Bayern Múnich. Este es uno de los enfrentamientos deportivos más importantes de Alemania, y es que son los equipos situados geográficamente más al norte y más al sur, de la competición, de ahí el nombre. Este encuentro también representa a los clubes más destacados de la segunda y tercera ciudades más grandes del país, detrás de Berlín. Tan sólo el Nordderby (Hamburgo SV - Werder Bremen) se ha jugado en más ocasiones que este encuentro.

Nacimiento de la rivalidad

Si bien la rivalidad es longeva, no explota como tal hasta finales de los años 70 y principios de los 80, y es que eran los dominadores de la Bundesliga en la época, además de ser los dos únicos equipos con el Borussia Dortmund que han conseguido ganar el mayor título europeo de fútbol, la Liga de Campeones de la UEFA, así como de obtener el doblete de Liga y Copa de Europa.

Duelo europeo del HSV. Foto: getty images

En los años 80, Norte y Sur se enfrentaban entre sí para levantar títulos de Bundesliga, sin embargo los Dinos poco a poco fueron cayendo en un pozo en el que siguen metidos hoy en día, mientras el equipo del sur compite por levantar el mayor número de títulos posible, el conjunto del norte de Alemania quiere evitar, a toda costa, parar el reloj que impera en el Volksparkstadion marcando cronológicamente el tiempo que lleva el HSV en la élite del fútbol alemán.

Los 4 minutos de mayo de 2001

Era la temporada 2000/01, y el Nord-Süd-Gipfel se celebraba en la última jornada de Bundesliga, en la 34. El Bayern de Otmar Hitzfield se jugaba nada más y nada menos que, la Bundesliga, mientras que el Hamburgo, aparte de quedar en la historia cómo el conjunto que le podía quitar la liga a uno de sus máximos rivales, no se jugaba nada.

Al Bayern le valía todo lo que no fuera perder, porque de esa forma si el Schalke ganaba su partido se proclamaba campeón. Los aficionados mineros tenían los dos ojos en este encuentro, un partido que pasaría de la tranquilidad a la locura en apenas 5 minutos.

El Bayern campeón. Foto: fcbayern.de

Corría el minuto 87 de partido con 0-0 en el marcador, resultado que hacía campeón al club bávaro cuando después de un centro lateral por la banda izquierda, un testarazo iba directo a la red y provocaba la locura del Volksparkstadion. El Hamburgo lo estaba consiguiendo, iba a quitarle el título a su enemigo para servírselo a un Schalke, que había explotado de júbilo con el tanto de los Dinos.

"Vamos a ganar la liga, vamos, seguid"

Las caras en el banquillo del gigante alemán representaban tal cual, lo que estaban viviendo, iban camino de perder la liga en la última jornada y con un gol en el minuto 87. Oliver Kahn, el mítico guardameta alemán era el único que animaba a sus compañeros diciendo "vamos a ganar la liga, vamos, seguid".

El estadio del Schalke ya había sufrido una invasión de campo, y ya estaban celebrando un título que todavía no sabían si sería para ellos. Y es que en el minuto 90, un inoportuno pase a las manos del portero por parte del Hamburgo, hizo que el Bayern tuviera la opción de ganar el título con una falta indirecta.

"Las esperanzas existían pero eran pocas", según relata Hitzfield, una portería llena de piernas contrarias, y con dos toques debería ir para dentro. Andersen sería el encargado, y justo cuando se cumplían cuatro minutos desde el gol del Hamburgo, la locura estalló.

El Bayern se proclamó campeón de Bundesliga, con la decepción del Schalke que ya se veía campeón, el mismo año que conseguirían levantar la Champions League.

Bayern campeón. Foto: getty images

Realidad muy distinta

Ahora mismo se ve improbable una situación como la que se dio en aquel mayo de 2001, el Hamburgo no tiene las armas ni los jugadores suficientes para competir frente al gigante alemán, que por su parte, va a tener más complicado que nunca levantar el título.

Sin embargo, la mano de Heynckes se está empezando a notar, y es que nada más llegar puso una serie de normas que en la era Ancelotti no existían, como por ejemplo: hacer una comida grupal todos los días, castigar la impuntualidad, o actuar en equipo, y dejar atrás las individualidades son algunas de ellas.

Desde la llegada del técnico alemán, no es que solamente haya sumado tres puntos con una goleada el Bayern, sino que también ha visto cómo su distancia con el Dortmund ha bajado tres puntos gracias a la victoria del Leipzig en el Westfalen.

Esto significa que si gana el próximo Nord-Süd- Gipfen podrá colocarse como líder, por primera vez en la temporada.

Nord-Süd-Gipfen. Foto: bundesliga.com

VAVEL Logo