El Everton sufre una nueva goleada a manos de los Saints
Davis en el disparo que supuso el 4-1. Foto: Premier League.

El calvario del Everton continúa y en otra jornada más han encajado una goleada. Los toffees tienen grandes problemas tanto ofensivos como defensivos y ni Koeman ni ahora Unsworth han podido solucionarlos por lo que se hace urgente la contratación de otro entrenador que pueda redirigir el proyecto de los de Liverpool. El Southampton llegaba al partido con un problema en ataque, con solo nueve tantos en doce jornadas pero en el encuentro aprovecharon los problemas defensivos del Everton para marcar cuatro goles y cuajar un partido muy bueno, dominando de principio a fin y siendo muy superiores a sus rivales. 

Los de Pellegrino se adelantaron por medio de Tadic en la primera parte pero el Everton en su único acercamiento puso el empate antes del descanso con un gran disparo lejano de Sigurdsson. En la segunda parte los saints no dieron opción al Everton y consiguieron tres goles gracias a un doblete de Austin y a otro tanto de Davis para llevarse los tres puntos.

Poco premio para el Southampton

El Southampton comenzó muy bien el partido y rápidamente se hizo con el dominio de la posesión, consiguiendo acercarse en numerosas ocasiones a la portería de Pickford. Los de Pellegrino supieron aprovechar muy bien las internadas de los laterales por banda y causaron mucho peligro con centros desde la banda. En una de estas jugadas, Cédric puso un centro desde el costado derecho que remató de volea Austin pero el cuero se estrelló contra el palo en el que era el primer aviso de peligro serio de los locales.

El poco peligro que creó el Everton se produjo en algún error en la salida de balón del Southampton pero los de Unsworth no pudieron aprovecharlos y aún así los locales daban la imagen de tener el partido controlado. 

En el minuto dieciocho el Southampton se adelantó en una combinación rápida en la que Bertrand dio un pase adelantado para Tadic para que el serbio hiciese el 1-0 con un leve toque para evitar la salida de Pickford. Poco después las cosas empeoraron para el Everton con la lesión de Baines, que obligó a Unsworth a hacer un cambio de sistema y poner tres centrales con dos carrileros, aunque esto no cambió prácticamente nada en el juego.

En los minutos finales el Everton consiguió devolver la igualada al marcador en un gran disparo desde fuera del área de Sigurdsson que acabó en el fondo de la portería después de tocar hasta en tres ocasiones en el palo, en el que fue el único acercamiento de los toffees y significó el 1-1.

Tadic en el momento del 1-0. Foto: Premier League.

Goleada de los saints

La segunda mitad empezó igual que la primera, con el Southampton con el protagonismo ofensivo. Pronto los locales se pondrían por delante con un gran centro desde la izquierda de Bertrand que remató de cabeza Austin en el área pequeña sin que Pickford pudiese hacer nada por evitar el 2-1.

Poco después el Southampton aumentó su ventaja en una jugada idéntica a la del segundo gol. En una jugada por banda izquierda Tadic llegó a línea de fondo y puso un centro que volvió a rematar Austin libre de marca en el área pequeña poniendo el 3-1. Estos dos goles mostraban los problemas defensivos del Everton que con tres centrales dieron la posibilidad de que el único delantero de los saints rematase solo en el área pequeña.

Este gol dio mucha confianza al Southampton que empezó a desplegar su mejor juego en todo el partido y con el Everton sin mostrar ninguna reacción. Las malas noticias seguían para los de Unsworth cuando tuvo que retirarse lesionado Keane, entrando Vlasic en su lugar. Esto significaba que Rooney no jugaría ni un minuto en el partido, algo que no todo el mundo entiende que al ir perdiendo su equipo, un goleador como Rooney no dispute ni un minuto.

El poco peligro que generaba el Everton se debía a algunas jugadas individuales que no creaban mucho peligro y se notaba a los jugadores del Everton con poca confianza. Pudo aumentar su ventaja el Southampton en un error de Jagielka que dejó a Long frente a Pickford pero el portero inglés mando el balón a córner. El 4-1 llegó en los minutos finales, en una jugada por el costado derecho en la que Ward-Prowse puso un paso atrás para que Davis sentenciase el partido con un disparo desde la frontal del área.

Austin en su segundo gol del partido. Foto: Premier League.

Esta victoria deja al Southampton en una posición cómoda en la tabla ocupando la undécima posición con 16 puntos. El Everton en cambio está en una situación muy comprometida, en la decimosexta plaza y a dos puntos del descenso por lo que algo tiene que hacer la directiva para cambiar esta dinámica.

VAVEL Logo