Previa Olympiacos –Juventus: los de Allegri no quieren sustos
Los de Allegri no quieren sustos (Foto: juventusfc.com)

Llega la Juventus a la última jornada de la fase de grupos de esta Champions League 2017/18 sin haber sellado definitivamente su clasificación, aunque cierto es que con todo a su favor. Una fase de grupos no excesivamente brillante de los de Allegri, en la que acumulan ocho puntos en cinco jornadas, merced a dos victorias (en casa ante su rival de mañana y ante el Sporting de Lisboa) y dos empates (ante el FC Barcelona en casa y ante el mismo conjunto lisboeta en Portugal), amén de la contundente derrota inicial en el Nou Camp.

Se presenta en Grecia sin opción alguna de alcanzar la primera plaza del grupo D (será para el Barcelona) pero, como ya se ha reseñado, con todo a favor para ser segundos y, por lo tanto, estar en el bombo de los dieciséis mejores equipos del continente esta temporada. Llega a la cita griega con ocho puntos, por siete del Sporting de Lisboa, su único rival por la segunda plaza pero con una gran diferencia: mientras que los de Allegri juegan ante el Olympiacos, ya eliminados, los lisboetas se la juegan en el Camp Nou ante un Barcelona que, aunque solo se juegue el prestigio (y un puñaado de euros), parece opondrá bastante más resistencia. Además, la ventaja de un punto de la Juventus en la clasificación hace que, con obtener en Grecia el mismo resultado que el Sporting en Barcelona, está ya automáticamente clasificada. La victoria le asegura matemáticamente el pase y hasta una derrota podría valerles, siempre y cuando el Sporting no gane en Barcelona.

Moral por las nubes

Llega la Juventus a Atenas con la moral por las nubes tras su importantísima victoria del pasado viernes en el estadio San Paolo de Nápoles y es que la victoria le engancha de forma definitiva a la lucha por el título, pero una derrota le hubiese dejado a siete puntos de los partenopeos, distancia que empezaría a ser preocupante viendo las pujantes temporadas de los de Sarri y del impresionante Inter de Spaletti.

Tras lo acontecido el viernes, tiene la Juventus la opción de completar una semana mágica, tras unos inicios un tanto titubeantes de temporada, con demasiadas lesiones y con bajas que se están haciendo notar más de lo estrictamente deseable.

En el antiguo infierno griego

Si este partido se hubiese disputado hace algunos años, uno de los mayores escollos que podría haberse encontrado la Juventus de Turín hubiera sido el infernal ambiente que solía vivirse en los estadios griegos hace quince o veinte años: ambientes muy ‘calientes’, público en el estadio desde varias horas antes de iniciarse los encuentros y permisividad absoluta de la policía y las autoridades ante actitudes y actos vandálicos que poco o nada tienen que ver con el fútbol como deporte. Afortunadamente para el mismo fútbol, las sanciones y la concienciación de las autoridades han hecho que este tipo de actos se reduzcan drásticamente y, como consecuencia, ese ambiente creado por las bengalas, los insultos y el lanzamiento de todo tipo de objetos que atemorizaban a los conjuntos rivales ha desaparecido.

Se encontrará, por tanto, la Juventus con un Olympiacos con poca motivación ante el choque (mas allá, como en el caso del Barcelona y por motivos muy diferentes, del prestigio y unos cuantos miles de euros) ya que, por no tener, ni siquiera tienes opciones de pelear por la tercera plaza que da acceso a la UEFA Europa League. Un conjunto, el griego con un puñado de teóricos buenos jugadores que trataron un día de hacer carreras en países y clubes más potentes de Europa: el español Botia, el portugués Diogo Figueiras, el griego Tachtsidis o el alemán Marko Marin.

Un conjunto que, a poco que la Juventus plantee un partido la mitad de serio que o que presento el viernes en San Paolo, poca resistencia debería de ofrecer.

Posibles alineaciones

VAVEL Logo