Trámite superado sin juego y sin Neymar
Di María se reencontró con el gol (Foto: PSG.fr)

El PSG no está bien. Las derrotas consecutivas tanto en Ligue 1 ante el Estrasburgo como en Champions League ante el Bayern en Alemania han hecho mucho daño al equipo parisino en lo anímico y en lo que al juego se refiere. Tanto es así que el puesto del entrenador español Unai Emery ya está puesto en entredicho y se asegura que no continuará la próxima temporada en el equipo de la capital francesa.

Hoy era un día para despejar dudas y más aún con la falta de la estrella, Neymar JR. Pues esas dudas no se han alejado de la entidad parisina, ya que el partido disputado ante el conjunto del Lille no ha sido muy vistoso.

Destellos de calidad que desequilibran la balanza

Primera mitad en el Parc des Princes muy plana, con pocas alternativas entre dos equipos que llegaban a esta cita muy mermados por los últimos resultados. El conjunto visitante salía a especular, a merced de lo que hacía el PSG planteando un encuentro defensivo y a la espera de las veloces contras con el trío atacante: Benzia, Pépé y Ezequiel Ponce.

Las ocasiones no llegaban en el partido. El control del juego por parte del PSG era patente pero no se producían acciones de peligro dada la parsimonia con la que los jugadores del equipo local manejaban el balón. Parecían cansados desde el minuto 1 y eso hacía que el Lille, con el paso de los minutos, llegara a zonas más adelantadas.

Mbappé dejaba destellos de su enorme calidad en acciones individuales que terminaban en nada. Cuando menos parecía que el partido iba a arrancar, un robo en mediocampo del incansable Verratti propicia una jugada de peligro del PSG que acaba con apertura a banda hacia Mbappé, que partía en posición de fuera de juego, para servir un centro medido a la cabeza de Di María, que entraba como una bala desde atrás para hacer el primer gol del partido y 'mostrar las costuras' de la débil defensa del Lille. Gol importante el del argentino para demostrar que puede contar con más minutos de los que está teniendo esta temporada, aprovechando la baja de Neymar en el día de hoy.

El partido, en contra de toda previsión, siguió por sus derroteros de ser aburrido para el espectador. Juego muy plano del PSG con basculaciones de balón de un lado al otro del campo muy lentas y un Lille que las veía venir para no 'llevarse un carro' de su visita al equipo parisino.

Mbappé y poco más

El joven delantero francés fue lo más destacado en la soporífera primera mitad y no iba a ser menos en los segundos 45 minutos de partido. En esta segunda parte el Lille salió con un grado más de orgullo y amor propio y tiró más de corazón que de cabeza para levantar un duelo que se antojaba complicado no solo para ganar, sino para puntuar.

A pesar de eso, jarro de agua fría para los visitantes. Error en la salida de balón del conjunto blanco que aprovecha la habilidosa delantera del PSG, para que Pastore anote el segundo gol del partido gracias a un disparo a media altura pero muy potente que Maignan no es capaz de desviar. Ya sí que el partido parecía cerrado en el Parc des Principes con un PSG adquiriendo una ventaja considerable en el marcador sin hacer un juego espectacular y un Lille que parecía que iba a bajar los brazos y que se limitaría a defender para no encajar más goles.

Después del gol del argentino, el partido tuvo más ocasiones pero no se volvió loco, sino más bien todo lo contrario. Emery hacía cambios para contener la ventaja en el marcador mientras que el juego de los suyos se limitaba a mantener la pelota para que no le hicieron daño a la contra. Cavani buscaba anotar su siempre particular gol pero sus ocasiones siempre eran infructuosas.

En los últimos minutos, fruto de esa relajación (normal en parte por el minuto que era y por el resultado), una pérdida de balón de Marquinhos desencadenaba una ocasión en ataque del Lille que termina en gol de Benzia a tan solo tres minutos del final, cruzando el balón a la perfección. El partido no estaba cerrado ni mucho menos y los ánimos de los visitantes estaban por las nubes para intentar anotar el gol del empate, un gol que les habría sabido a victoria.

Debido a ese empuje por conseguir el empate, el Lille metió en el área parisina a todos sus jugadores (incluso al portero) en lo que parecía la última jugada del partido, pero finalmente acabó en una contra del PSG que aprovechó el mejor jugador del partido, Kylian Mbappé, para marcar a portería vacía el tercer y definitivo gol del partido para los suyos.

Así se cierra un partido sin brillo del PSG, que vuelve a sumar tres puntos para mantener la ventaja con los perseguidores y que también le sirve para olvidar los fantasmas que aparecieron con las últimas derrotas de los parisinos. Por su parte, el Lille competió muy bien aunque no le bastó para sacar algún punto en el día de hoy y se acerca peligrosamente a la zona de promoción de descenso, de la que se encuentra a dos puntos con un partido más.

VAVEL Logo