Rooney, de penalti, salva un punto de Anfield
Rooney y Robertson pelean bajo la nieve por el balón en el Derby. | Imagen: @Everton

La nieve fue un aliciente más para el primer Derby de Merseyside de la temporada. Los Reds, lanzados tras un gran mes de noviembre, recibían al Everton de Allardyce, que llegaba con tres victorias consecutivas en todas las competiciones. Además, Klopp aprovechó el partido para hacer algunas rotaciones. Dejó en el banquillo a Firmino y Coutinho, destacados en el último encuentro.

Salah refleja la superioridad Red

Los primeros minutos transcurrieron con más corazón que cabeza en ambos conjuntos. Aunque el Liverpool era el encargado de tener la pelota, su rival esperaba algún error en el movimiento de balón que les diera la oportunidad de romper con un contragolpe. El único gesto que hacía el Everton era buscar el balón largo desde la portería, pero Pickford no era capaz de encontrar a los hombres más adelantados.

Imagen: @Everton
Imagen: @Everton

La primera internada con peligro del partido cayó del lado de los locales, con un buen control orientado de Robertson hacia Mané. El senegalés intentó girarse en el área y resbaló. Esto despertó a las piezas ofensivas de los Reds, y en la siguiente jornada fue Salah el que apareció con un buen centro del egipcio que remató bien Milner, pero taponó la defensa. Al fin Niasse pudo recibir un balón largo, pero cuando el delantero buscaba controlar, salió Mignolet de manera expeditiva y despejó. El control de los locales era muy superior.

De nuevo por banda izquierda causó peligro el Liverpool con un pase filtrado hacia Andrew Robertson, que encontró tiempo y espacio para poner un buen pase, pero la defensa se adelantó de nuevo y salvaron el tanto local. De una de las ofensivas de los Reds, lograron el primer córner. La defensa del Everton dejaba muchas dudas en los balones divididos.

Imagen: @LFC
Imagen: @LFC

Tras unos minutos de control sin peligro, de nuevo percutieron los de Klopp, que jugaban con gran intensidad. Sin embargo, cuando el juego local discurrió hacia los centros laterales, perdieron algo de peligro sus acercamientos.

La primera llegada con peligro sobre el área del Liverpool fue superado el minuto 25, con un control de Sigurdsson en zona de peligro que terminó perdiendo entre los defensores locales. De esa acción surgió la primera contra del conjunto de Anfield que, sin embargo, no tuvo consecuencias.

Imagen: @LFC
Imagen: @LFC

Los minutos caían sobre Anfield pero seguían sin aparecer los goles. El Liverpool cada vez era más impreciso por el cansancio y las ganas de marcar rápidamente. El Everton se mantenía en dos líneas de cuatro y sin ser capaz casi ni de pasar la línea del centro del campo. Aunque el choque seguía volcado sobre Pickford y su línea defensiva, los Reds tenían menos clarividencia. Pero fue Salah –otra vez- el que abrió el marcador.

Apareció por la derecha Gómez para ceder la pelota el egipcio y, como si de baloncesto se tratara, el ‘11’ pivotó sobre Martina, salió de la entrada de Gueye, que estaba amonestado, y disparó al palo largo del meta inglés haciendo imposible detenerlo. Al filo del descanso, los locales encontraban el tanto que merecía su dominio territorial y futbolístico.

Imagen: @LFC
Imagen: @LFC

Ahí no terminaron los minutos mágicos del Liverpool. Solanke hizo un pase estupendo para Mané que dribló sobre Holgate, encaró a Pickford con dos apoyos que habrían terminado en gol, pero el senegalés decidió disparar a puerta y erró una ocasión clarísima.

Rooney desecha el dominio del Liverpool

El Everton arrancó la segunda mitad con dos cambios de estilo. Entraron Schneiderlin y Lennon por uno de los delanteros, Niasse, y Davies. Con esto, el 4-4-2 inicial pasaba a ser un 4-2-3-1. Al menos así, en teoría, los toffees tenían más posibilidades de tener la pelota. Pero la primera ocasión fue de nuevo para los Reds, con un centro de Oxlade-Chamberlain que no llegó a rematar Solanke y después, con otro envío desde la banda que remató Salah picado muy pegado al palo izquierdo de Pickford.

Imagen: @LFC
Imagen: @LFC

Con la nueva posición de Rooney por detrás del delantero, empezó a tener más clarividencia. Pudo meter un buen balón para Calvert-Lewin que el joven no pudo dirigir ni a puerta. Esto no hizo más que abrir más espacios para los de Klopp. La velocidad es una de las fortalezas de los locales y con el cambio de sistema aparecían espacios donde correr.

También a balón parado la tuvo el conjunto local, con un despeje de Holgate en el segundo palo que le negó el tanto a Lovren. El asedio, además de posicional, se convirtió en ocasiones sobre la meta de Jordan Pickford. Además, los saques de esquina se iban sucediendo, lo que provocaba más tensión en el área de los Toffees.

Imagen: @LFC
Imagen: @LFC

No les duraba absolutamente nada la posesión a los visitantes, que no tenían capacidad de salir de su mitad de campo. Incluso Solanke, algo desaparecido durante el partido, tuvo opciones de marcar para el Liverpool en un mal despeje de Martina que dejó muerta la pelota en el punto de penalti.

Tras unos minutos de sosiego, donde los jugadores del Liverpool se tomaron un descanso ofensivamente, volvieron a percutir con un gran centro de Oxlade que no remató Mané por apenas unos centímetros. Otro balón colgado al área sirvió para que Joe Gomez rematara en el centro del área y se le marchó ligeramente alto.

Imagen: @LFC
Imagen: @LFC

Si la primera parte había sido un control absoluto pero sin ocasiones, en los segundos 45 minutos llegaban a la portería rival con mucho peligro.

Lo cambios también empezaron en el Liverpool con la entrada de Firmino por Salah. El esquema se mantuvo, con Solanke en punta y el brasileño tirado algo a la derecha, ayudado por Chamberlain en las dos facetas, ofensiva y defensiva.

Imagen: @Everton
Imagen: @Everton

En el minuto 72 llegó la primera jugada ofensiva del Everton, con un centro lateral que despejó Gómez a córner. Pero la ocasión la salvó Mignolet, primero en el envío de Sigurdsson y después capturándola en el envío al área posterior.

En el único envío que recibió en condiciones Calvert-Lewin, recibió un ligero contacto de Lovren y su caída la señaló el colegiado como penalti. Rooney transformó el primer disparo a puerta del Everton en el tanto del empate. La reacción de Klopp fue la entrada de Coutinho por Chamberlain.

Imagen: @Everton
Imagen: @Everton

Le entraron las prisas a los locales, que tenían que reaccionar con un tanto para recuperar el triunfo y eso podía a espacios mal cubiertos. Se intentó aprovechar el Everton, con la velocidad de Lennon y Calvert-Lewin. El Liverpool buscó recuperar su liderazgo en el encuentro con el regreso de Danny Ings. Reemplazó a Solanke en los minutos finales en busca de solucionar el partido.

El dominio siguió siendo de los locales, que movían la pelota en busca de huecos. Pero ni una falta precisa de Coutinho, cerca de la escuadra, sorprendió a Pickford. El inglés detuvo con solvencia el disparo. A base de empuje, los de Klopp se acercaron a la portería rival durante los minutos finales.

Imagen: @LFC
Imagen: @LFC

En el tiempo añadido ya, Robertson quiso centrar hacia el segundo palo, donde Roberto Firmino se deslizó, pero no pudo llegar al remate. Se le acabó el tiempo a los Reds, que no supieron aprovechar a lo largo del encuentro las ocasiones y el dominio total del partido.

Tras este empate, los Toffees se mantiene décimos, con 19 puntos, enlazando tres partidos consecutivos sin perder. El Liverpool rompe su racha victoriosa, aunque este punto le mantiene cuarto, ahora a dos del Chelsea, tercero.

VAVEL Logo