El Udinese acaba con la condición de invicto del Inter
Foto: Inter

Sorpresa en el Giuseppe Meazza. El Udinese de Oddo asaltó el feudo del líder al vencer por 1-3 al conjunto del Inter de Milán. Lasagna puso por delante a los visitantes, Icardi igualó el choque en una primera mitad totalmente dominada por los de Spalletti. La segunda mitad fue una película distinta, los visitantes salieron con otra cara y Rodrigo de Paul de penalti, -señalado tras visionado del VAR- y de Barak en los últimos compases, certificaron un triunfo de prestigio para el equipo blanquinegro.

Llegaba a la cita el Inter con la intención de continuar defendiendo el liderato de la Serie A. Sin presiones al jugar antes que sus inmediatos perseguidores y después de pasar con más pena que gloria a los cuartos de final de la Coppa, el equipo de Spalletti quería volver a la senda del triunfo que en el campeonato regular. Udinese por su parte pese a estar llevando una temporada irregular se medía al líder sin demasiadas urgencias y con la idea de poder asaltar el feudo del invicto Inter.

Monólogo interista sin premio

Con el once de gala, los hombres neroazzuri salieron con la idea de mandar en el encuentro. Ya a balón parado, una de las armas de los interistas en esta temporada, llegaba el primer remate de Matias Vecino que no encontraba la meta de Bizzarri. En jugada elaborada Candreva de cabeza enviaba a las manos del meta de Údine un buen centro cerrado de Perisic. Llegaba muy fácil el club de Milán en los primeros compases, fruto del juego por banda. Icardi cayendo a veces como falso extremo buscó el centro para Perisic, que haciendo la función de delantero remataba de manera acrobática muy cerca de la portería de Bizzarri. Minutos de dominio absoluto de un Inter que se tomaba el choque muy serio.

Reacción inmediata de Icardi

Pero en este deporte pasan cosas que nadie espera. No había llegado al área de Handanovic el Udinese en ningún momento y en el primer acercamiento los blanquinegros se ponían por delante en el Meazza. Widmer realizaba un centro-chut que Lasagna embocaba a placer en área pequeña para adelantar a los visitantes. Las cosas del fútbol. Y sin tiempo para saborear el gol propio, llegaban las tablas del conjunto norteño. Candreva ejecutaba un control exquisito en la banda y su centro lo remataba sin dejar tocar el suelo un Icardi, que está de dulce, para poner las tablas. Partido nuevo tras dieciséis minutos de juego.

Icardi antes de anotar el primer gol | Foto: Inter
Icardi antes de anotar el primer gol | Foto: Inter

Seguía como un martillo pilón en busca del segundo gol el conjunto local que por medio de Candreva volvía a avisar a la meta del veterano Bizzarri. El monólogo era total del Inter, que por medio de Borja Valero volvía a probar a suerte tras una gran jugada dentro del área. Brozovic en dos ocasiones dejaba también en aviso a un Udinese que se defendía con uñas y dientes de numerosas llegadas de los locales. Al final tablas al descanso en un encuentro con una manifiesta superioridad de los de Spalletti que no se creían como no podían ir en ventaja al descanso.

Zarpazo visitante

Con ganas de no quedar a merced de su rival, salió a por todas el Udinese en busca de explotar las debilidades del Inter. A los treinta segundos de la reanudación el delantero Lasagna se aprovechaba del error de Skriniar para quedarse en el mano a mano con Handanovic, al que no pudo batir tras un paradón del portero del Inter. Volvió a la carga poco después por la derecha un Udinese que salía con más ritmo en el inicio del segundo acto. La presión adelantada de los de Oddo iba a ser clave.

El VAR entró en escena en la segunda mitad

No lo veía claro Spalletti que introducía un cambio pocos minutos después de comenzar el segundo acto. Gagliardini entraba por Brozovic, lo que adelantaba la posición de Valero. Lo que no esperaba el técnico local, era la aparición de un invitado de lujo, el VAR. Mano clara de Santón en área del Inter y pese a que el colegiado Mariani no apreció la mano del jugador local, tras la ayuda del videoarbitraje la pena máxima fue efectiva y Rodrigo de Paul transformó el penalti, para poner por segunda vez en el partido a los de Údine por delante en el Meazza.

Tras el gol el Inter quedaba algo noqueado en la lona de su estadio, y Fofana estuvo cerca de ampliar la renta de los de Oddo. Pese a ello, la calidad del Inter volvía a aparecer con un remate de cabeza de Skriniar al travesaño de la meta de Bizzarri. Gagliardini de cabeza volvía a poner en apuros a los de Oddo, que, aunque mejoraban sustancialmente en el segundo acto, pasaban muchos apuros en las jugadas a balón parado.

Pese a la intención de los de Spalletti, la sentencia iba a llegar a la contra. Jankto centró desde la izquierda y Barak en semifallo ponía el tercero y tierra de por medio para llevarse la victoria. A partir de ahí poco pudo hacer ya un Inter que lo intentaba a la desesperada pero que no podía con la zaga de Udinese. Al final triunfo por 1-3 del conjunto de Údine que asalta la casa del líder y pone patas arriba la parte alta de la tabla.

VAVEL Logo