Luchar por triunfar fuera o volver a casa
Dos de las revelaciones de la temporada pasada luchan por ganar minutos en la Premier. Fotos: Swansea City y Everton

Las Islas Canarias son un continuo hervidero de jugadores de fútbol. Desde hace mucho, en las islas se pueden encontrar grandísimos jugadores y buenos proyectos de estrellas en un fútbol base que cada día se cuida más y se le da mayor importancia. Modelos como el que lleva implantado hace tiempo en la UD Las Palmas y hace algunos años en el CD Tenerife han potenciado en sí a los demás equipos del archipiélago a trabajar con el objetivo de proyectar a sus jugadores en una escala mayor.

Hace siete años, David Silva inició lo que sería posteriormente un desembarco progresivo en la Premier League de jugadores canarios, hasta llegar a los seis que podemos encontrar esta temporada: el propio David Silva (Manchester City), Pedro Rodríguez (Chelsea), Ayoze Pérez (Newcastle), Jesé Rodríguez (Stoke City), Sandro Ramírez (Everton) y Roque Mesa (Swansea City). Sobre estos dos últimos nos centraremos hoy. Sandro y Roque, ambos nacidos en Las Palmas de Gran Canaria, fueron dos de los jugadores que más destacaron la temporada pasada al frente del Málaga y Las Palmas, respectivamente.

El delantero de veintidós años sonó para muchos equipos de la Liga española. Su cláusula de tan solo seis millones era un precio irrisorio para cualquier equipo viendo cómo estaba el mercado. Parecía que el Atlético de Madrid se lo llevaría, pero finalmente la sanción impuesta a los colchoneros impidiendo la inscripción de nuevos jugadores paró las negociaciones y el Málaga acabó vendiendo a su jugador al Everton, muy interesado en el jugador canario. Después de una temporada en la que había anotado dieciséis goles en treinta partidos se esperaba que Sandro rompiese del todo en una liga que se le acopla tan bien a sus características como es la Premier League.

Pero la historia no ha sido así: el Everton, que ahora mismo se encuentra noveno, comenzó la temporada de manera irregular, con malos resultados tanto en la competición doméstica como en la Europa League, de la cual ha sido eliminado a las primeras de cambio. Esta irregularidad llevó a Ronald Koeman a probar distintas variantes, en las que Sandro entraba y salía constantemente de la rotación del equipo. La séptima jornada fue la última en la que el técnico holandés se sentó como entrenador del Everton y llegaba David Unsworth de forma interina.

Sandro busca la manera de convencer a Sam Allardyce y tener los minutos que necesita. Foto: evertonfc.com

Con el entrenador inglés Sandro vio como se acrecentaba más su falta de minutos: de los ocho partidos que dirigió Unsworth, los cuatro primeros no fue ni siquiera convocado con el equipo; al siguiente, frente al Crystal Palace, jugó algunos minutos al final del partido en busca de un gol que rompiera el empate a dos. Los siguientes dos partidos de liga el canario pudo ver los encuentros desde el banquillo pero sin entrar al terreno de juego. Su único momento destacado fue en la derrota en la Europa League por un gol a cinco frente a Atalanta, donde jugó los noventa minutos y marcó el gol local.

En la decimotercera jornada se sentaba en el banquillo de los toffees Sam Allardyce como verdadero sustituto de Ronald Koeman. Con el exseleccionador inglés la presencia de Sandro ha brillado por su ausencia. No ha sido convocado en ninguno de los cuatros partidos que ha dirigido y por lo que sabemos el delantero no está aquejado de ninguna dolencia o padece algún tipo de lesión. A las puertas del mercado de invierno, ya suenan equipos para repatriar al jugador para España, siendo el Valencia el equipo que parece pujar con más fuerza por el jugador del Everton.

Roque Mesa fue el ancla de la UD Las Palmas que maravilló al público durante una primera vuelta en la que los chicos de Quique Setién se codearon con los grandes equipos del panorama español. Su buena temporada le valió para que, pese a sonar durante varios mercados de fichajes como futuro jugador del Sevilla, fichase por el Swansea galés a cambio de doce millones y medio. El equipo dirigido por Paul Clement buscaba con el jugador canario un centrocampista con el que poder practicar un juego algo más elaborado al que se llevaba practicando en el equipo las últimas temporadas.

Tras debutar en la segunda jornada de liga frente al Manchester United y perder de forma contundente por cero goles a cuatro, dejó de contar para su entrenador, conformándose con dos partidos de Carling Cup frente al modesto MK Dons y Reading. Tuvo que esperar más de un mes para volver a verlo jugar un partido de Premier, esta vez saliendo desde banquillo en la derrota frente al Watford. La jornada siguiente volvió a contar con minutos ante el West Ham el 30 de septiembre, pero sería la última vez que viésemos jugar al centrocampista canario hasta finales de noviembre. Casi dos meses en los que Roque no tuvo participación alguna en el campeonato inglés.

Roque ha conseguido la confianza de Clement en las últimas jornadas de liga. Foto: swanseacity.com

Pero repentinamente su situación ha cambiado en las últimas semanas. Paul Clement le ha dado la batuta en el centro del campo al jugador canario, jugando de titular en cuatro de las últimas cinco jornadas: noventa minutos frente a Bournemouth, West Bromwich y Manchester City y más de una hora frente al Chelsea. El jugador ha respondido a la confianza depositada por el técnico francés en el campo, y parece haberse ganado un puesto en el once titular. Tras haber sonado para volver a Las Palmas en el mercado de invierno, el jugador, que no quiere abandonar la Premier como aseguró en una entrevista a VAVEL, está en disposición de callar esas voces que auguraban su fracaso en el campeonato inglés e intentar salvar a su equipo de una situación que comienza a ser preocupante, ya que se encuentran colistas de la liga.

La situación de ambos ahora mismo es distinta: Sandro debe demostrar en los entrenamientos a su entrenador que tiene calidad suficiente para jugar en el Everton; mientras que Roque debe devolver la confianza que ha depositado Clement durante los últimos partidos. Pero lo que si es cierto es que, hasta ahora, la temporada está siendo un cúmulo de sinsabores para los dos, que llegaron a la Premier League con la intención de demostrar la grandeza de su fútbol y que por el momento no han podido enseñar al público. En un mundo tan volátil como es el futbolístico nada está escrito y todo puede pasar, por lo que no deben perder la confianza y trabajar para volver a copar las portadas con sus actuaciones dentro del césped.

VAVEL Logo