El City se impone al Newcastle y mantiene la ventaja con sus perseguidores
Fotografía: Manchester City

El encuentro comenzó con un claro dominio del conjunto dirigido por Pep Guardiola, que tuvo la pelota tal y como nos tiene acostumbrados, desde el primer minuto, y llevó el peso de las ocasiones, gracias a su gran presión sin balón, ante un rival que había salido a replegarse, como ya hiciese en el partido de la primera vuelta, y al que le estaba costando enormemente mantener el esférico cuando el City cometía una imprecisión, o terminaba una jugada sin éxito.

Dominio del City sin generar demasiado peligro

Tras varios minutos en los que el equipo local concentró el juego en el último tercio de campo, perdió algo de regularidad, a la hora de acercarse a la portería contraria, debido al mejor repliegue del conjunto blanquinegro, que unió más sus líneas, y achicó el mayor número de espacios posible. A falta de diez minutos para el descanso, Agüero adelantó en el marcador al líder de la liga, tras rematar en el interior del área un centro desde la banda izquierda.

Tras el tanto, el equipo skyblue siguió llevando la iniciativa sin ninguna dificultad monopolizando la posesión, y gozó de ocasiones más peligrosas y constantes, debido a que el tanto, desestabilizó de gran manera a las urracas, que pese a que trataron de mantener el mismo orden defensivo, tuvieron mayores dificultades, ante su escasa contundencia defensiva, ante la avalancha del oponente, que estaba terminando todas sus jugada. 

Aunque salvo contadas excepciones en las que obligaron a Elliot a intervenir con firmeza, no generaron demasiado peligro. Sin embargo, conforme se iba acercando el tiempo de descanso, el equipo dirigido por Rafa Benítez trató de acercarse tímidamente a la portería de Ederson, como ya lo hizo en los primeros minutos de juego, aunque únicamente le sirvió para evitar que el rival le crease peligro.

Agüero marcó por triplicado | Foto: Premier League.
Agüero marcó por triplicado | Foto: Premier League.

Control del equipo de Guardiola más irregular en intensidad

El segundo tiempo comenzó con un claro dominio del conjunto citizen que siguió dominando el balón, y empujando contra su arco a los Bagpies, a base de una gran presión sin balón, y de una gran regularidad a la hora de acercarse al arco contrario. Mientras que los dirigidos por Rafa Benítez hacían lo posible por cerrar espacios juntando líneas.

Agüero puso tierra de por medio desde los once metros, tras una falta sobre Sterling tras una gran jugada de este en línea de fondo en banda izquierda. Tras este tanto, el equipo se relajó y dosificó su presión, tratando de aprovechar los errores del rival para salir al contraataque, y los blanquinegros se pudieron estirar algo más sobre el terreno de juego, y se empezaron a volcar más en ataque. De esta forma lograron recortar distancias en el marcador, por medio de Jacob Murphy que batió a Ederson de vaselina, tras un gran balón en largo del central Clark.

Murphy marcó el gol del descuento | Foto: Premier League.
Murphy marcó el gol del descuento | Foto: Premier League.

Tras este tanto, el cuadro mancunnian se despertó del letargo que le produjo la ventaja de dos goles en el marcador, y recuperó la intensidad en su juego, cuajando uno de los mejores tramos de juego, que ha realizado a lo largo del encuentro, con un dominio asfixiante sobre el rival, rodeando el área contraria moviendo el balón de un lado al otro, generando una gran sensación de peligro, que se le hacía interminable a los zagueros del Newcastle, que trataban de achicar aguas de la mejor forma posible, pero que no eran capaces de buscar una salida con el balón, dejando cada vez más claro que el tercer tanto  local estaba al caer.

Tal y como ocurrió tras una sensacional jugada individual de Leroy Sané, donde demostró toda su calidad individual y le puso el balón a Agüero, que desde el punto de penalti, batió al guardameta rival con un disparo de pierna izquierda. Tras ese tanto, el Manchester City siguió asediando la portería contraria, aunque dejó más de lado el ataque posicional, para dar lugar a las transiciones rápidas.

VAVEL Logo