OM - AS Mónaco, tres décadas de duelos para recordar
Disputa de un córner en la final de Copa de 1989 | Foto: Olympique de Marsella

OM y AS Mónaco se han enfrentado 93 veces en el campeonato doméstico, y a pesar del claro dominio monegasco en los últimos años, es el conjunto marsellés quien se ha llevado el gato al agua en más ocasiones, con 37 victorias frente a las 34 de los rojiblancos.

Como se ha comentado antes, a día de hoy no es una de las mayores rivalidades de Francia, pero no deja de ser un derbi, uno de los conocidos como “derbis del Mediterráneo” y ambas aficiones cariño no es precisamente lo que se tienen. Y si a esto le sumas el aliciente de que el equipo local llega como tercer clasificado, solo un punto por encima del conjunto del Principado, va a ser un partido frenético, donde habrá en juego algo más que tres puntos.

Es cierto que aún estamos en enero y que quedan muchos partidos de liga, pero pocos son los que dudan que no vaya a ganarla el PSG. Sin embargo, para los mortales hay otro premio en juego, la clasificación directa para la Champions League 2018/19, y respetando al Olympique de Lyon que es quien actualmente ocupa esa posición, OM y AS Mónaco van a dejarnos una batalla épica lo que resta de temporada por alcanzar ese segundo puesto, que puede recordar a los duelos que tuvieron en los años 80 y 90, donde llegaron a disputarse entre ellos copas e incluso ligas.

Gol milenario

El partido de la primera vuelta de la temporada 1974/75 entre OM y AS Mónaco, a pesar de la contundente victoria por 4-1 de Les Olympiens, dejó grabado un nombre en la historia del club monegasco, el de Jean-Louis Samuel, que fue quien marcó el milésimo gol del AS Mónaco FC en la máxima categoría del fútbol francés.

Jean-Louis Samuel, segundo de arriba por la izq. | Foto: AS Mónaco
Jean-Louis Samuel, segundo de arriba por la izq. | Foto: AS Mónaco

Final de copa legendaria

El Olympique de Marsella ganó su última Copa de Francia precisamente ante el AS Mónaco. Esto ocurrió en la temporada 1988/89, en una final trepidante celebrada en el Parc des Princes de París ante más de 44000 espectadores, donde hubo goles, emoción y tensión por partes iguales hasta el último minuto de partido.

Por entonces, el conjunto monegasco estaba dirigido por un joven Arsène Wenger, que en su plantilla disponía de jugadores como George Weah, quien seis años más tarde ganaría el prestigioso Balón de Oro, Claude Puel, actual entrenador del Leicester City, o Emmanuel Petit, campeón de Europa y del Mundo con Les Bleus.

Por su parte, el Olympique de Marsella cuyo entrenador era Gérard Gili, ese mismo año consiguió ganar tanto la Copa de Francia como la Ligue 1 y destaca sobre todo la figura de Jean-Pierre Papin, héroe de esta final de copa y autor de 185 goles con la camiseta del conjunto marsellés, con quien consiguió llegar a la final de la Liga de Campeones en la temporada 1990/91, hazaña gracias a la cual fue reconocido como Balón de Oro ese año.

Volviendo al partido en cuestión, fue una final apasionante, donde el OM empezó muy fuerte y consiguió abrir brecha en el marcador rápidamente con un doblete de Papin, pero el AS Mónaco no se rindió y a la media hora de juego consiguió recortar distancias por medio de Marcel Dib.

El partido se fue al descanso con 2-1 a favor del Olympique, pero todo hacía indicar que el AS Mónaco con ese gol había conseguido volver a meterse en el encuentro y que no había que darlo por muerto todavía. Sin embargo, nada más empezar la segunda mitad, en el minuto 47, Papin lograba su hat-trick y ponía dos goles arriba a su equipo. Estos goles justo después de la reanudación siempre hacen daño y en este caso no fue diferente, ya que en el minuto 65, el Olympique conseguiría anotar el cuarto, esta vez fue obra del alemán Klaus Allofs.

Todo hacía indicar que la final ya estaba sentenciada, pero el AS Mónaco no se rindió, y en el minuto 72 Dib anotaba su segundo gol del partido y daba algo de esperanzas a su equipo. Pocos minutos antes del final del encuentro, un penalti anotado por Manuel Amoros, ponía el 4-3 en el marcador, pero a pesar de que los rojiblancos lo siguieron intentando, este resultado fue definitivo y el OM lograba de esta forma su décima y última Copa de Francia hasta la fecha.

Foto: franceculture.fr
Foto: Olympique de Marsella

La revancha

El fútbol siempre te da una segunda oportunidad y con el AS Mónaco no fue menos. Dos años después, en la temporada 1990/91Olympique de Marsella y AS Mónaco volvían a verse las caras en una final de Copa, otra vez en París, otra vez en el Parc des Princes. La historia se repetía, sin embargo, esta vez la Copa se fue para el Principado.

Arsène Wenger seguía al mando del conjunto rojiblanco y en su plantilla seguía disponiendo de jugadores como Ettori, Petit, Dib, Puel, Fofana o el gran Weah, además de nuevas incorporaciones como el portugués Rui Barros, fichado esa misma temporada procedente de la Juventus de Turín.

En cambio, el Olympique esta vez estaba dirigido por el belga Raymond Goethals y en el once titular solo repetían Germain, Vercruysse y Papin respecto de la final de 1989. De las incorporaciones que hizo el conjunto de Marsella, sobre todo destacar la de Manuel Amoros, autor del tercer gol del AS Mónaco en la final del 89.

El partido no tuvo nada que ver con la final de dos años antes, en esta ocasión el encuentro estuvo mucho más reñido y esto en parte se debió al planteamiento táctico que llevo a cabo el Olympique, que jugó ese partido con un libero más cuatro defensas, además de Bruno Germain que ocupó la posición de mediocentro defensivo y en fases del partido podía actuar como tercer central. Todo lo contrario que el AS Mónaco, que saltó a la cancha con cuatro medios, seguramente a sabiendas de que sus opciones pasaban por controlar el centro del campo.

Pero el partido no se decidió hasta el minuto 90, cuando Ramón Díaz, que había entrado al terreno de juego en sustitución de Fofana, asistió a Gérald Passi que logró marcar el único tanto del partido y que sirvió para que el AS Mónaco se alzara con su quinta Copa de Francia, trofeo que no han conseguido ganar desde entonces.

Foto: francefootball.fr
Foto: AS Mónaco

Cara a cara en Europa

En la temporada 1998/99, el Olympique de Marsella llegó a disputar la final de la UEFA, en la que caería por 3-0 ante el Parma de Buffon, Thuram, Cannavaro, Baggio, Verón, Crespo… Un auténtico equipazo.

Para llegar a esa final tuvo que deshacerse en octavos de un AS Mónaco que contaba en sus filas con jugadores como Barthez, Trezeguet, Giuly o Henry, un equipo que tampoco estaba nada mal.

La ida se disputó en campo del AS Mónaco y acabó 2-2, encuentro en el que el conjunto local siempre fue a remolque y a pesar del empate final, resultado muy valioso para el OM, que con el 1-0 de la vuelta, obra de Titi Camara, quien también consiguió marcar en la ida, le sirvió para clasificarse para los cuartos de final.

Titi Camara celebrando el 1-0 de la vuelta | Foto: Olympique de Marsella
Titi Camara celebrando el 1-0 de la vuelta | Foto: Olympique de Marsella

Mayor goleada

Es curioso que habiéndose enfrentado en casi un centenar de ocasiones en la Ligue 1, la mayor goleada se haya producido esta temporada, en el partido de la jornada 4 disputado en el Louis II. Sorprende sobre todo porque mirando ahora la clasificación se aprecia como los dos equipos están igualadísimos. Fue un partido dominado por el AS Mónaco, que se adelantó en el minuto 2 gracias a un tanto de Glik y a partir de ahí el conjunto monegasco fue un vendaval imparable. Un doblete de Falcao y otro tanto de Diakhaby pusieron el 4-0 en el marcador antes del descanso. El partido ya estaba sentenciado, pero el equipo local quería más y Sidibé logró el quinto de los rojiblancos. Minutos después Cabella marcaría el gol del honor para el OM y finalmente Fabinho, de penalti, anotaría el definitivo 6-1.

El AS Mónaco ha sido la bestia negra del Olympique estas últimas temporadas y así se ve reflejado en que en las tres últimas veces que se han enfrentado en liga, el club del Principado ha marcado 14 goles por solo dos de los marselleses. Pero este domingo el OM querrá revertir la situación y se espera un partido muy diferente a estos últimos.

Foto: football365.fr
Foto: AS Mónaco

Germain, el último

Este verano, Valère Germain cambiaba Mónaco por Marsella a razón de unos 8 millones de euros. El delantero francés ha sido el último de muchos jugadores que han vestido las dos camisetas a lo largo de su carrera.

Foto: FIFA
Foto: FIFA

Por ejemplo, su compañero hasta hace un par de meses en el OM, Patrice Evra, jugó cuatro temporadas en el AS Mónaco antes de hacer las maletas rumbo a Manchester. El mítico portero Fabien Barthez es uno más de una larga lista donde también se puede destacar a Manuel Amoros, Marcel Dib, George Weah o Fernando Morientes, entre muchos otros. Como entrenador destacar al actual seleccionador francés Didier Deschamps, quien fue entrenador del AS Mónaco y años después dirigió al Olympique de Marsella.

VAVEL Logo