El Shakhtar logra superar a la Roma a pesar de un colosal Alisson

La Roma afrontaba el partido de ida de los octavos de Champions League con la idea de conseguir anotar algún gol que allanase el camino de cara a la vuelta frente a su público en el Olímpico. Siendo conscientes de la dificultad del desafío, puesto que a pesar de contar con la vitola de ligero favorito por haber clasificado como primero de grupo, no hay que olvidar que el Shakhtar consiguió pasar de ronda por encima del Napoli en un grupo donde compartía además sitio con el todopoderoso Manchester City de Pep Guardiola. Con el añadido también de las condiciones climáticas, y es que además de tener que luchar contra el fluido estilo de juego de los de Paulo Fonseca, el frío representado en los -7ºC de la ciudad de Kharkiv son un condicionante importante al que debían hacer frente los gladiadores romanos.

Ünder volvió a arrancar motores de nuevo

La Roma comenzó el partido tan fría como el ambiente. Los primeros minutos fueron de total dominio de un Shakhtar que se mostró muy cómodo con la pelota, pero con una falta de profundidad tal que le impedía inquietar las inmediaciones de la portería de Alisson, a pesar de los continuos intentos de un activo Marlos que estaba desbordando continuamente a su defensor. Los ucranianos eran dueños del balón pero no de las ocasiones, mientras la Roma poco a poco iba entrando en el partido y que apenas necesitaba encontrar adelantado a Dzeko y colgar centros laterales, sobre todo desde el carril de Kolarov, para llevar el peso del encuentro en cuanto a ocasiones de gol.

Poco a poco la Roma iba calentando motores, algo que se notaba ya desde la disputa de la posesión a los ucranianos y la frecuencia de llegadas al área de Pyatov. Sobre todo a raíz de la aparición de un enrachado Ünder que sigue de dulce y que con su mayor participación en el juego, hizo también aparecer con mayor peligro tanto a Dzeko como a Perotti, favoreciendo al conjunto giallorosso asentarse en el campo rival. Fue precisamente a través de una combinación de estos tres hombres de ataque, una jugada que arranca por la banda de Perotti, pasa por los pies de Dzeko que filtra un balón preciso para la llegada y definición exquisita de Ünder. Cuarto partido consecutivo en que el turco logra anotar gol. Debut en Champions como titular y hace su primer gol, una de las sensaciones sin dudas en el fútbol italiano actualmente. Un gol este último que se antoja clave de cara a la vuelta de la eliminatoria, ya que en la segunda mitad el guion cambiaría radicalmente.

Facundo Ferreyra volvió a congelar a la Roma

Los segundos cuarenta y cinco minutos comenzaron similares al inicio del partido. El descanso volvió a enfriar a los jugadores romanos mientras que el Shakhtar salió con todo desde el primer momento, haciendo trabajar a un Alisson que acabaría firmando una actuación de héroe. Fue la noche de los porteros en la Champions League. Pero sobre todo se lució después de haber encajado un gol que define perfectamente lo que es Facundo Ferreyra: el argentino atacó el espacio en una arrancada imparable cuando el balón aún lo tenía uno de sus centrales, Rakistkiy exactamente, y aprovechó un pase en profundidad perfecto de éste para sacar todo el jugo a su velocidad y su capacidad para cuerpear y así irse de Manolas y definir con facilidad ante la salida de Alisson. 

El gol dejó totalmente helada a una Roma que se dedicó a defender lo que quedaba de partido. La posesión volvía a ser mayoritariamente para los ucranianos, y en este contexto de juego se mostraron mucho más cómodos y fluidos. Los ya clásicos jugadores brasileños del conjunto minero comenzaron a aparecer en el juego en la zona de tres cuartos y la Roma empezó a sufrir. Alisson se convirtió en una de las estrellas de la noche a partir de aquí, pero en torno al minuto 70, poco después de su última gran parada, Strootman realizó una falta a unos pocos metros de la frontal y fue el brasileño Fred, que ya había avisado con anterioridad, el que colocó el balón en la escuadra, haciendo totalmente imposible la estirada del meta carioca. Un auténtico golazo con el que el Shakhtar logró remontar el encuentro, de forma totalmente merecida, para alegría de sus aficionados. El conjunto romano desapareció por completo en la segunda mitad, borrado del mapa por los ucranianos, que dominaron el encuentro desde el centro del campo, y que ahora viajan al partido de vuelta con ventaja en el marcador, pero con mucha cautela por ese gol de Ünder que le da muchísima vida a los de Di Francesco. Todo se resolverá en el Olímpico ante un Shakhtar que aspira a ser el verdugo de los italianos en esta edición de la Champions League.

VAVEL Logo